Sotto Voce | Hablando Bajo

¿Y la Tecnópolis rosarina?

Pasaron cosas. Sin lugar a dudas, siempre pasan cosas. La cuestión está en prevenirlas y en donde no se pudo o supo estar preparado, trabajar y construir sobre el error o el devenir de lo impensado.

- ¿En qué ensalada se está metiendo ahora?
- Es qué usted me obliga a cubrirle todas las opciones porque todo el tiempo se agarra de algún huequito para esquivarme el resto de la pared, ¡compañero!
- Ya le dije que de compañero nada.
- ¿Ni ahora?
- Ahora menos.
- Bueno, déjeme que siga entonces. ¿Se acuerda que teníamos un parque de diversiones?
- Claro que si. el "gusano loco" era una especie de monumento de la ciudad.
- Bueno, de épocas gloriosas pasó a estado de abandono y entre crisis, negligencia y falta de control, hubo un accidente con dos muertes que terminó cerrando el International park. Si usamos la lógica de cerrar en vez de trabajar para que no se repita, nos quedamos sin mundo, pero bueno, eso ya es polémica de otros años, ahora hay que hablar de la Tecnópolis rosarina que el Frente Progresista quiso regalarle a Rosario.
- ¿Y eso?
- ¿La Plaza de Ciencias, no la vio?
- ¿De que habla?.
- Usted porque es hombre de poca fe y no quiere ver, pero sí, desde inicios del año pasado, se presentó el proyecto. Concejales, funcionarios, periodistas y vecinos celebraron esta maravillosa idea. Textual de aquella iniciativa: "un espacio didáctico e inclusivo que sirva como un primer acercamiento a las ciencias y a la innovación tecnológica tanto para niños de la ciudad como para los visitantes". Y claramente en marzo de 2018 las declaraciones fueron tajantes: el proyecto “ya empezó a levantarse y avanza”.
- Pero no hay nada ahí.
- ¿Cómo que no? A ver, ¿al Museo del Deporte Santafesino lo vio?
- Claro que sí, un lujo, inaugurado hace unas semanas.
- ¿La Plaza Pública de las Ciencias?
- ¡Ya le dije que no!
- Hombre de poca fe.

Dejá tu comentario