Actualidad | Ataque de Perro | Echesortu | Heca

Una mujer fue atacada por su propio perro y perdió el brazo

Ocurrió este jueves a la tarde. Por la gravedad de las lesiones los médicos no tuvieron más remedio que practicarle una amputación.

Una mujer de 70 años fue atacada por su perro de raza Pitbull este jueves a la tarde en su vivienda del barrio de Echesortu. Aparentemente el animal estaba sobre un sillón en el living de la vivienda cuando su dueña quiso bajarlo de ahí y el can la atacó ferozmente provocándole serias heridas en su brazo izquierdo por lo que tuvieron que derivarla con urgencia al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA).

Según testimonios de vecinos del lugar habrían visto al animal atacar en otras oportunidades a otros perros pero no así a personas, por lo que se desconoce las causas por las cuáles atacó a su dueña. Incluso algunos mostraron reparo por el la estigma de "peligrosa" que tienen la raza en particular. También comentaron que lo solían ver frecuentemente suelto en la vereda.

El jefe de guardia del HECA, José María López, relató en declaraciones a Telefe Noticias que la mujer ingresó al hospital a las 16 h con una fractura expuesta en el antebrazo izquierdo producto de la mordida, a su vez, presentaba dos huesos del antebrazo quebrados, con presencia de múltiples daños a nivel vascular nervioso, por lo que afirmó que no hubo posibilidad de salvar su brazo y tuvieron que realizar una amputación, de otra manera podría haber desarrollado una gangrena o cualquier infección que hubiera puesto en peligro la vida de la paciente.

Asimismo comentó que la mujer llegó consciente al efector y sin afectación hemodinámica. Rápidamente se le aplicaron analgésicos y tanto ella como sus familiares supieron desde el primer momento que iba a ser sometida a la amputación.

La intervención se realizó cerca de las 18 h y el médico explicó que se le amputó desde el codo del brazo izquierdo hacia abajo. Ahora restará esperar la evolución de la paciente, aunque aclaró que sigue perfectamente consciente con analgésicos y sin sedación, para evaluar su estado de salud. Al tratarse de la mordida de un perro aún corre riesgo de desarrollar algún tipo de infección que podría resultar en una nueva amputación de la parte restante del brazo.

Dejá tu comentario