Entretenimiento | "Sol Pereyra"

Sol Pereyra, multiinstrumentista y camaleónica

Luego de mucho tiempo de estar viviendo en México, nuevamente instalada en el país, Sol Pereyra estrena show en Rosario en formato dúo: una batería, y ella en guitarra, trompeta y voz. Será en Casa Brava (Pichincha 120) con entrada libre, el viernes 16 a las 23. Una buena oportunidad para disfrutar de la música variopinta de esta cordobesa por adopción (nació en Mendoza) soltera de etiquetas y prejuicios.

Es actriz y música. Nació en Mendoza, pero creció en Córdoba. Desde allí tocó en Los Cocineros, banda que se formó en el 2001, cuando el país estaba a punto de estallar y había que cocinar algo para sobrevivir. Luego emigró para tocar en la banda de Julieta Venegas. El primer año estuvo con ella de gira, mientras hacia su primer disco y además iba y venía porque todavía existían Los Cocineros. Hasta que obviamente no pudo más con el trajín y se quedó nueve años con residencia en México. Vuelve ahora, con esperanzas, pero el país en llamas nuevamente. ¿Qué le pasa?, ¿por qué? Se ríe a carcajadas y me dice “porque soy masoquista”. Pero luego ensaya una respuesta más “seria” y confiesa que hace tiempo que tenía ganas de hacer acá el recorrido que estaba haciendo en México. “Me fui por quince días, y me quedé nueve años. Pero no me fui porque acá no podía hacer cosas. Entonces sabía que en algún momento iba a querer volver. Y tomar esa decisión iba a ser inmediata, porque no hay nada que me disguste de México, mantengo los lazos, pero quería tocar acá. En las provincias argentinas, interactuar con músicos de acá. Hacer una experiencia con mi proyecto solista en Argentina, porque no lo hice nunca y tenía esa necesidad”. Desde su concepto, sabe enfrentar las posibilidades que le brinda la música y no se cierra a nada: cumbia, ska, reggae, rock. Pero todo lindo, nada de un mismo lodo, todo manoseado. Ese hipervínculo musical la expuso a situaciones atípicas, como por ejemplo, telonear a la mítica banda neyorkina Televisión (2013, Vorterix, bsas), pionera en el concepto punk rock. “Cuando me lo propusieron me sorprendió. Quedé helada, y me encantó la idea. Abrir el concierto de una banda así, son de esos shows en donde te toca estar y es diferente a todo. Es raro, está loco, está bueno. Y es desafiante. Además es una banda que me gusta”. Arrancamos por ese universo entonces.

sol-pereyra-2.jpg.png

¿Tenés escuela punk?

No era de escuchar sólo punk. Pero me gustaba claro. Los referentes más fuertes de lo que tiene que ver con el punk que yo escuchaba fueron Todos tus muertos y Mano Negra. Más allá del punk, tocaban reggae, u otras cosas. Mano Negra fue la banda referente de la música mestiza mezclada con el rock para toda América latina. Para mí es The Clash y Mano Negra.

¿Puede ser David Byrne también?

Sí claro, pero quizás Mano Negra lo popularizó todavía más. Tuvo un alcance mayor a todo.

Los argentinos todavía tenemos prejuicios sobre las fusiones dentro del rock. ¿El resto de américa es igual?

Yo creo que somos nosotros. El argentino es muy cerrado. Hace tiempo que la cosa se amplió, pero siempre ha sido muy cerrado. Costó mucho aceptar otros estilos. Por ejemplo, aceptar la cumbia en el rock, pero ahora se fue para el otro lado, y es todo cumbia. Pero costó al principio, o lo folclórico mezclado con cosas rockeras también. Y cuesta la electrónica, no conciben el concepto. Mucho tiempo diciendo “tenés que pelar con el instrumento, con la guitarra” o “con la electrónica no estás pelando”. Siempre medírsela: ‘la tenés que pelar’. A mí me pasaba en México que empecé a usar cosas con máquinas, y yo misma me decía ‘¡ay no!’. Y me miraba la gente con la que trabajaba y no entendían mi rollo con eso.

¿Decís que tiene que ver con un concepto machiruli?

Sí…y con algo conservador y dogmático. A veces está esa cosa dogmática, machirula y conserva.

Eso de ‘pelar’ el instrumento, tiene obvia alusión a lo fálico. Y se ha subestimado a la mujer cómo instrumentistas, sobre todo con algunos instrumentos en particular como la guitarra. ¿Te pasó de querer tocar mejor que los hombres por bronca?

No, pero porque en mi relación con el instrumento me gustó siempre tocar de todo. Un poco la trompeta, un poco el trombón, un poco la guitarra, un poco de percusión. No tuve ese rollo competitivo, porque siempre utilicé el instrumento en función de la canción. No me ha pasado. Pero me ha pasado y me pasa que viendo mujeres muy virtuosas me agarra eso de ‘vamos, demuestre’, eso de ‘nosotras también podemos’.

Más allá de referentes históricos como Los Twist o Los auténticos decadentes, teniendo en cuenta algunas de tus letras ¿Te parece que todavía le falta humor a la música ligada al rock argentino?

Totalmente. Y justo esas dos bandas que nombras que me encantan, me parece que de alguna manera recién ahora se le está dando un poco más de valor. Porque siempre se las han subestimado con el ‘la banda para la fiesta’. Pero bueno, sí, son bandas para fiestas por suenan, porque se animan a meterse con otras cosas. Está buenísimo, como hablábamos de los Muertos o Mano Negra, son bandas que verdaderamente rompen con algo. Y si el rock es rebeldía, es en el espíritu.

Escribiste texto para obras, en tu rol de actriz y directora. ¿Se te dificulta no mezclar tus perfiles con la música y la dramaturgia?

Son muy diferentes y no hay manera de que se mezclen. Me ha pasado en la época de Los Cocineros, que tenía textos que estaban armados para ser dichos teatralmente y se trasformaron en canciones. Pero más que como un límite o como algo que me preocupa, lo veo como una ventaja. Generalmente si estoy escribiendo canciones, es probable que no esté haciendo nada para teatro. Y viceversa. Generalmente construyo por una vía o por la otra. Me cuesta ir venir de un lado para otro, entonces tengo dos chips.

LINK MÚSICA SPOTIFY: https://open.spotify.com/artist/6nmZ0P2weepXhXvox51G1A

Hace muchos años que tocás y siempre se te vio en la escena. ¿Sufriste alguna vez por ser mujer no tener espacios para tocar?

Sufrí algunas cosas típicas, que eran jodidas. Pero también la banda, Los Cocineros, tuvo buena recepción. Era una banda mixta, y Mara (la cantante) y yo siempre tuvimos un carácter fuerte: ‘acá estamos’. Entonces de alguna manera por nuestra personalidad pudimos acceder a muchos espacios que quizás sin esa característica es complicado, y si sos mujer, diez veces más. Nos abrimos puertas para poder estar en esos escenarios donde era muy inusual ver a mujeres, sobre todo en el ámbito rockero o en festivales. Pero estábamos las dos, también nos veían que estábamos con pibes, y éramos bravísimas, entonces no había tanto problema. Pero la mayoría de las veces, éramos la excepción.

¿En festivales de Latinoamérica ocurre que se discuta sobre el cupo femenino?

Viví nueve años en México, y me ha pasado que argentinos me dice “que machistas en México”. Y sí, es una sociedad machista, también. Pero por ejemplo, en la música, en los festivales, las mujeres están incorporadas hace tiempo y mucho más que acá. También han hecho su camino y la han peleado. Pero allá hay headliners en los festivales con mujeres hace rato. Hay figuras femeninas metidas en un montón de festivales del país, que no son la mayoría, pero están incorporadas hace mucho más tiempo que en Argentina.

¿Por qué elegiste a El Chávez para que produzca tu álbum de este año?

Me gusta el manejo del concepto con lo electrónico, y me gusta la cosa latina desde otro lugar. Es una persona con la que hacía tiempo que tenía ganas de trabajar y no coincidíamos porque él estaba en Argentina y yo en México. Y me pareció que me podía dar algo diferente. Yo necesitaba una renovación después de cuatro discos, y los últimos tres con una dirección de banda, y quería volver a lo que planteamos en el primero, más desde la electrónica. Y El Chávez es el referente justo.

Dejá tu comentario