Actualidad | pensamiento crítico

Si sucede conviene, tienes que aceptarlo

La sabiduría de los vencedores: Si sucede conviene.La última victoria de la anti política y los ejércitos del pensamiento.

La frase, si bien se la adjudican a Ravi Shankar, no tiene un autor en concreto, debido a que el mismísimo hombre de la túnica salió a desmentir dicha expresión. Dice que dijo “el presente es inevitable”. Si bien matiza un poco el carácter conservador de la otra frase sabia, no cambia mucho de perspectiva.

Por otra parte, más allá de la autoría de dicha bomba intelectual, los efectos que tiene en la cultura son observables.

Si sucede, conviene, nos remite a aceptar las cosas tal cual son, mientras adoptamos una pose sabia en la que nos mostramos incólumes ante un golpe de realidad.

La mayoría de nosotros, malcriados, caprichosos, ególatras y mezquinos, que ponemos el grito en el cielo cuando no pasa ningún taxi, ante una desgracia ajena apelamos a la sabiduría pret a porter: Oíme Juan Ignacio, si sucede, conviene.

Usted haga la prueba y dígale al ex dueño de una de las 15000 Pymes que cerraron en la Argentina durante el gobierno de la alegría: Hombre, si sucede conviene. Ni que hablar de los cientos de miles de trabajadores que perdieron su fuente laboral.

¿Cómo podría convenir que haya cada vez más pibes que no comen en sus casas, o que directamente no comen, que haya bajado a niveles históricos el consumo de carne, leche y pan?

Leibniz, filósofo alemán de la segunda mitad del siglo XVII y primera mitad del XVIII, utilizaba una frase con la misma connotación: Este es el mejor de los mundos posibles.

Esto podría llevarnos a preguntarnos: ¿A quién le conviene lo que sucede?

Este tipo de frases que aparentemente intentan alentarnos y darnos un marco de positividad y optimismo ante la vida, en general tienen propósitos más oscuros.

No todo lo que sucede conviene, y eso es lo que nos tiene que seguir movilizando para lograr cambios en las condiciones de vida que nos rodean, de las cuales a veces somos víctimas y otras victimarios.

En el afán de justificar la realidad e intentar darnos ánimo y alivio a nuestros pesares, construyen un discurso en el cual se cancela la apelación a la política, como herramienta para el mejoramiento de la vida en sociedad.

El conservadurismo al palo: En el mejor de los mundos posibles, a alguien le conviene que haya pibes con hambre. ¿Y tenemos que aceptarlo?.

Dejá tu comentario