Actualidad | Sharenting

"Sharenting": el costo de regalar la privacidad de tus hijes en redes sociales

Bullying, ciberbullying, grooming y pornografía infantil son algunos de los riesgos a los cuales les adultes exponen a su descendencia al compartir fotos o aspectos de la vida privada en las redes sociales.

“Sharenting” proviene de unir las palabras del inglés share (compartir) y parenting (paternidad) y consiste en la documentación que hacen padres y madres a través de las redes sociales de la vida de sus hijes, sean sonrisas, lo que aprenden a decir o sus primeros pasos.

Si bien esto arrancó como una moda para compartir la crianza cuando les niñes tenían fiebre o se sentían mal y les adultes pedían consejos a través del mundo virtual, “luego cambió y se convirtió en esta tendencia de exhibir y exponer a les niñes permanentemente”, explicó a Versión Rosario, Lucía Da Silva Santos, coordinadora del programa “Navegación Segura por Internet” de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Córdoba. Para la especialista aunque la intención no es negativa en su origen, “vulnera los derechos de los chicos”.

Facebook, Twitter, Instagram y Youtube, son las redes más comunes pero a estas debe sumarse WhatsApp puesto que también es un canal de posible viralización de imágenes sea de manera voluntaria o involuntaria. “Muchas personas tienen en su agenda al taxista, al verdulero, al profesor de tenis o una persona que acaba de conocer” y entonces tienen acceso a la foto de perfil”, agregó Da Silva Santos. Aunque existan configuraciones de privacidad, una vez que las imágenes o los datos de la intimidad están expuestos ya no hay control sobre ellos.

Con toda esa información cargada en el mundo virtual, se genera la denominada “huella digital” que consiste en la acumulación de todos los rastros que las personas dejan en internet y que condiciona la construcción de la identidad digital. Les niñes no tienen control sobre ello pero sí les adultes que son quienes comparten las imágenes.

De esta manera se afecta “la intimidad y privacidad de los menores y es algo que los padres están obligados a cuidar y respetar”, insistió la experta de la Defensoría y además mencionó: “siempre pongo el ejemplo de que los padres tienen la obligación de ejercer en nombre de los hijos el derecho alimentario. Cuando hay una crisis en un matrimonio, los adultos deben ejercerlo. En este caso pasa lo mismo, los adultos tienen la obligación de ejercer y respetar el derecho a la privacidad, a la dignidad digital de los niños por encima de la libertad de expresión del padre o la madre”.

Datos

En Córdoba, una encuesta realizada en 2018 por la Defensoría del Pueblo arrojó que más del 70 por ciento de las personas consultadas dijo compartir “fotos o videos de los hijos, nietos, y/o sobrinos en redes sociales”. Además el 98,04 por ciento admitió que lo hace mostrando el rostro de les mismos.

El 54,66 por ciento publicó contenido de les niñes ridiculizándoles, casi el 40 por ciento escribe el nombre y el 29,41 por ciento publica fotos o videos en las que salen desnudes o semidesnudes. Sumado a ello, 23,53 por ciento admite que publica la ubicación donde se encuentran.

“El primer día de clases hay un altísimo porcentaje de papás y mamás que sacan la foto del niño con el uniforme, la sube a las redes sociales y lo geolocaliza. Ese dato es esencial, es un dato personal del niño. Con el logo del uniforme sabemos dónde está, a qué hora entra y a qué hora sale. Para nosotros no tiene relevancia porque uno lo hace desde otra lógica: desde la satisfacción y ternura que nos inspira. Pero el atacante lo ve desde otro lugar, porque están a la pesquisa de esa información”, advirtió Da Silva Santos.

Por ello insistió en la necesidad de crear consciencia y mencionó también que “las fotos pueden convertirse en memes, en stickers y afectar la vida laboral futura de ese niño o niña. Son riesgos que no pensamos”.

Fallo contra Facebook en Mendoza

Si bien en Argentina aún no se habla de “sharenting” como tal, en Mendoza hubo un caso en el que dos adolescentes y una niña, acompañados por su papá presentaron una demanda contra Facebook Argentina SRL para que una ex pareja del padre y la madre de la niña -ex también-, borraran de su perfil de Facebook las fotos e información que tenían alojadas en sus cuentas.

Bárbara Peñaloza es la abogada defensora y reconoce que en el país ha habido fallos donde la Justicia Federal ordenó a Facebook eliminar contenidos que atentan contra la dignidad digital de personas menores de edad pero este fallo tuvo una particularidad.

Al ser demandada Facebook Argentina SRL y no Facebook Inc. -cuya sede está en Estados Unidos-, se sentó un precedente en el país para que la justicia se expida con mayor rapidez en estos casos y las personas no tengan que acudir a tribunales en el extranjero.

Al día de la fecha, los contenidos solicitados por quienes demandaron fueron borrados por Facebook, sin embargo la empresa que dirige Mark Zuckerberg recurrió la sentencia y se está a la espera de la determinación final.

Peñaloza subrayó la importancia de inculcar desde temprana edad la protección de la intimidad y la imagen de los niños y niñas. “Esto sirve para prevenir, en cierta medida, el bullying, el ciberbullying, el grooming y el mal llamado delito de pornografía infantil”.

“Quienes cometen estos delitos, primero realizan un estudio previo del entorno familiar de los chicos y de allí sacan datos para luego contactarse con ellos. Entonces todo lo que su familia comparta, les sirve a estos delincuentes para sacar datos de los chicos”, admitió Peñaloza

Derechos de niñes y adolescentes

Aunque no hay leyes en Argentina que sean específicas para el sharenting o la difusión de imágenes de redes sociales, sí hay normativas que permiten defender los derechos a la privacidad, intimidad, imagen y los datos personales. Estos están amparados en la Convención Universal de los Derechos del Niño, la Constitución Nacional, la Ley de Protección de Datos Personales, el Código Civil, la Ley de Propiedad Intelectual y Ley de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes.

Cabe resaltar que en Europa empiezan a llevar ventaja sobre el tema. En 2016, Francia aprobó una ley que fija multas por 45 mil euros o hasta un año de prisión para aquellos padres o madres que publiquen fotos sin consentimiento de les hijes menores de edad o bien detalles de su intimidad en las redes sociales.

En Italia y en Austria se dictaron sentencias contra padres y madres que publicaron fotos de sus descendientes.

Recomendaciones

  • Evitar publicar fotos de niños y niñas
  • No etiquetar a niños, niñas, padres, madres y/o familiares
  • No geolocalizar las imágenes
  • Pedir permiso para tomar y publicar imágenes
  • No generar comentarios sobre los niños y niñas en redes sociales que pueda afectarles de alguna manera.
  • Pensar cómo se sentirían el día de mañana con esas fotos

“Todo lo que sucede en el plano digital impacta en la vida real”, reflexionó Da Silva Santos.

Dejá tu comentario