Actualidad | running | Tapabocas | coronavirus

Running en la nueva normalidad: la dificultad de correr con barbijo

La vuelta de la práctica deportiva trajo alegrías pero también incomodidades a los corredores de la ciudad. Los expertos analizaron la nueva modalidad para la actividad.

Este lunes se habilitó una nueva actividad deportiva en la ciudad: el running. Según el protocolo establecido por el municipio, los corredores deben llevar tapaboca de forma obligatoria, lo que implicó un reto para quienes reiniciaron la práctica.

Esta modalidad deportiva se puede desarrollar de lunes a viernes de 7 a 20, en parques y espacios públicos de la ciudad respetando el distanciamiento y todas las normas preventivas para evitar el contagio de coronavirus. El mayor desafió de los runners fue intentar aguantar el trote con el protector, que cubre nariz y boca, durante el entrenamiento.

Maximiliano Bertolini, profesor de educación física, jugador semiprofesional de fútbol y runner, analizó la vuelta de disciplina deportiva que se practica al aire libre en Rosario. “Fue una alegría enorme volver a correr”, dijo a Versión Rosario, pero aclaró que hacerlo con el tapabocas “era como estar entrenando en un nivel más alto porque la actividad se hacía difícil”.

WhatsApp Image 2020-06-11 at 18.01.40.jpeg

“La gente, que como yo fue a trotar a la zona del Mercado del Patio intentó respetar la distancia”, reconoció, pero a la hora de hablar sobre la utilización del barbijo sostuvo que solo “3 de cada 10 corrían con el tapabocas colocado”. Por su experiencia, Bertolini explicó que la gente optó por esa decisión tras el impedimento de la buena circulación del oxígeno debido a la falta de costumbre del dispositivo que curva las vías respiratorias de la cara. La comparación que realizó el profesor de educación física es bien gráfica: “es como correr en la altura”, debido al poco ingreso de oxígeno.

Recomendó a todos aquellos que decidan salir a correr, “una buena entrada en calor que debe representar al 15% de la actividad realizada”. Y aconsejó que la actividad se lleve a cabo en forma escalonada: “Alternar bloques de trotes con bloques de caminata y, en esos momentos de caminata, hacer elongaciones cortas de 8 segundos”.

Con 40 minutos de actividad, el entrenamiento estará logrado. “La elongación previa y post movimiento es fundamental para evitar lesiones en el cuerpo”, concluyó.

El médico neumonólogo Omar Mangialavori coincidió con Bertolini sobre la disminución del oxígeno por el tapabocas: “indudablemente se reduce la capacidad de oxigenación, esto puede aumentar la presión sanguínea al corazón, y sobre todo en personas que tienen asma, neumonía o alguna otra patología”.

08062020-img_3093.jpg_1756841869.jpg

En cuanto a la práctica del running con barbijo, el facultativo manifestó que todo dependerá de la capacidad de asimilación de los practicantes. “Habrá gente que lo tolerará mejor y otra que lo tolerará peor, y a los pocos minutos de iniciado el trote va a tender a bajarse el barbijo para tomar más aire”, remarcó.

“Al aumentar la actividad física, aumenta el consumo de oxígeno y a su vez el monóxido de carbono que es expulsado del organismo por la boca”, explicó el neumonólogo sobre las dificultadas que puede provocar el barbijo.

Dejá tu comentario