Sotto Voce | Hablando Bajo |

Rosario sin radares, escape libre a la infracción

Muchos automovilistas se percataron que desde hace meses la ciudad no cuenta con las habituales casetas fijas de control de velocidad diseminadas por las diferentes avenidas rosarinas. Estos radares eran controlados por la empresa Kapsch, multinacional tristemente conocida en estas tierras por ser la responsable del mantenimiento de los semáforos ubicados en la esquina de Salta y Ovidio Lagos, lugar donde en noviembre del 2017 perdió la vida Ito Seisas. El mal funcionamiento de los dispositivos fue en gran parte responsable del accidente padecido por el motociclista, y luego de varias prórrogas (denunciadas en el Concejo Municipal como irregulares) finalmente la firma de origen austríaco no pudo participar de las nuevas licitaciones para el nuevo sistema, el cual comenzó a funcionar este año con las ganadoras de los pliegos: Mantelectric y Autotrol.

Sin embargo, tanto las prórrogas como los procesos licitatorios vigentes fueron llevados adelante por la anterior gestión socialista del municipio. Ante ese panorama, desde el gabinete de Pablo Javkin aseguraron que los antiguos radares fijos serán reemplazados por una nueva tecnología la cual se encuentra en estudio en el marco de una nueva licitación. Los flamantes inversores en el control del tránsito vehicular se encuentran guardados bajo siete llaves, todavía nada se sabe de los posibles encargados de labrar las multas ni mucho menos de la modalidad de registro que pretenden para superar el mote de “camarita recaudatoria”. Más de un productor radial y televisivo habría masticado bronca ante la negativa del Ejecutivo Municipal de tocar el tema y hasta de sugerir pasarlo por alto.

Según versiones, el control de los radares pone nerviosos no solo a las máximas autoridades del municipio sino también a las del Gobierno provincial. Algunos cambios normativos permitieron el ingreso del Ministerio de Transporte nacional a la fiscalización de las tecnologías de control en las ciudades y de esa manera abrieron la posibilidad a las provincias de participar en la toma de decisión. Este habría sido el comienzo de un tira y afloje entre Javkin y Perotti ante la negativa de este último de otorgar el poder de policía a los gobiernos locales.

Aparentemente la disputa se centraría en quién define las empresas que van a participar del proceso de licitación, una negociación que sigue al rojo vivo. Una de las claves es saber quién va a manejar el organismo que homologue los nuevos artefactos, los cuales antes solo necesitaban el visto bueno del INTI. Fuentes empresariales hablan de un acuerdo que llegaría a fin de año y que recién se implementaría en el 2021.

La ciudad en donde es habitual cruzar semáforos en rojo, duplicar la velocidad permitida, correr picadas e infinidad de acciones temerarias al volante, se encuentra con escasa ayuda tecnológica para la vigilancia del tránsito. Los infractores envalentonados siguen con el escape libre, mientras los familiares de víctimas de siniestros viales se preguntan cuántas vidas harán falta para que exista un control efectivo en las calles.

Dejá tu comentario