Economía | Inflación | costo de vida | CESO

Rosario: el costo de vida aumentó 53 por ciento en un año

Una familia de los barrios populares tuvo que gastar $41.874 en septiembre para cubrir sus necesidades básicas. Arroz, carne, yerba, pollo y fideos lideran los aumentos.

El costo de vida para una familia de los barrios populares de Rosario trepó en septiembre a $41.847, lo que significa un aumento del 16 por ciento en el último trimestre y del 53 por ciento en el transcurso de un año.

El estudio realizado por la diputada nacional Lucila De Ponti junto al Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO) indicó que solamente para cubrir las necesidades indispensables de alimento un hogar destina como mínimo $16.980 y un adulto rosarino necesita $5.495 para no caer debajo de la línea de indigencia. En los últimos dos años los productos relevados aumentaron en promedio 153%. Los mayores aumentos se dieron en arroz (+331 por ciento), carne (+277 por ciento), yerba (+206 por ciento), pollo fresco (196 por ciento) y fideos (177 por ciento).

“Al comparar el costo de vida con diferentes ingresos de referencia, se evidencia que los ingresos cada vez alcanzan para menos”, indicó la diputada. El salario mínimo, vital y móvil (SMVyM) de $15.625 apenas cubre el 37 por ciento, por lo cual ni sumando dos ingresos iguales se llega a cubrir. Tampoco alcanzan esta cifra el salario promedio de un obrero de la construcción ($31.232), de un empleado de comercio ($ 29.506), y de trabajadores de casas particulares ($ 16.951) que cubren respectivamente el 75, 70 y 40 por ciento.

"Creemos que es fundamental para revertir esta situación recuperar el trabajo y cuidar el bolsillo de los santafesinos como motor para poner en marcha la economía"

Este informe compara regularmente el consumo en barrios representativos como Casiano Casas, La Sexta, La Lagunita y Mangrullo. "Estos datos expresan en números la difícil realidad que viven todos los días miles de familias cuando ya no les alcanza para cubrir ni las necesidades más básicas y urgentes", explicó Lucila De Ponti.

"También nos muestra cómo los salarios van perdiendo poder adquisitivo sin que existan mecanismos evitar esta situación", agregó. "Hace mucho que denunciamos que este modelo económico está agotado y solamente aumenta la desigualdad y dificulta cada vez a más familias brindarle una alimentación adecuada a sus hijos. La sanción de la Emergencia Alimentaria reconoció esta situación, pero queda mucho más por hacer", aseguró.

"Creemos que es fundamental para revertir esta situación recuperar el trabajo y cuidar el bolsillo de los santafesinos como motor para poner en marcha la economía. Tenemos el potencial y la decisión de recuperar la producción y el desarrollo, el único camino para hacer entre todos una provincia más justa y un país con más oportunidades", finalizó.

Dejá tu comentario