Economía | Restricciones para la compra de dólares | Marketing Digital | Emprendendores

Restricciones al dólar: emprendedores temen que la publicidad vuelva a ser para pocos

El último impuesto del 35% a la compra de dólares perjudicó a quienes utilizan las redes sociales para dar a conocer sus productos y así generar ventas. Destacan que se trata de una herramienta fundamental para la reactivación económica del país.

Las nuevas restricciones a la compra de dólares impuestas por el Gobierno nacional generaron reclamos de pequeños ahorristas, imposibilitados de acceder al cupo mensual de 200 dólares y también de sectores que trabajan con servicios dolarizados y dependen del acceso a la moneda extranjera para desarrollar su actividad. Entre los perjudicados se encuentran las agencias y los trabajadores independientes del marketing digital, es decir profesionales que ofrecen servicios a empresas y particulares para publicitar sus productos a través de redes sociales. Aseguran que las últimas políticas monetarias los afecta de manera negativa y temen que la publicidad vuelva a ser exclusivamente para grandes empresas y sectores privilegiados, como lo era hasta hace no muchos años.

"A los que trabajamos en marketing digital las nuevas medidas nos afectan principalmente en la pauta publicitaria. Al requerir nuestros clientes los servicios de publicidad en plataformas como Facebook, Instagram o Google Ads, que son internacionales, los gastos publicitarios se cobran en dólares", explicó a Versión Rosario Florencia Coifman, titular de Agencia Obrera, dedicada a la gestión de redes sociales, publicidad digital, diseño web y desarrollo de marcas y que presta servicios a PyMES y pequeños emprendedores de Buenos Aires y Rosario.

Con el impuesto del 30% de hace unos meses, sumado al 35% de ahora, el total asciende al 65%. La joven emprendedora detalló: "si un cliente sabía que tres ventas le representaba un esfuerzo de 1.000 pesos en publicidad, hoy sabe que esas ventas le van a costar 1.650 pesos. Es un costo altísimo y más en los tiempos que estamos viviendo”.

Los profesionales en marketing digital coinciden que la nueva normativa cambiaria impone un incremento demasiado grande para los costos que puede afrontar en publicidad alguien que está empezando con un pequeño emprendimiento y decide vender por Internet, sin contar los comercios en general, que a raíz de la pandemia tienen menos circulación física de clientes y recurren a la venta online.

Por su parte, la licenciada en Publicidad Liza Pasqualis, más conocida en el ámbito digital como “Lilupsq”, indicó a este medio que el impuesto sobre la divisa norteamericana no solo afecta a la compra de anuncios en redes sociales, sino también a todos los programas informáticos que un diseñador necesita para realizar su trabajo. “La suite de Adobe -un paquete de herramientas de diseño- está dolarizada, además de ciertos procesos y todo lo relacionado a servicios de gestión. Ahora, a los costos fijos que ya teníamos se suman otros”, señaló.

Paradójicamente, en Argentina existe la llamada Ley de Solidaridad y Reactivación que contempla a los Servicios Digitales, mediante la cual solamente se debería cobrar un impuesto del 8% por su contratación. Pero dicha ley no se cumple. “Cuando se plantean este tipo de medidas no se suele tener en cuenta a los servicios digitales, que van más allá de una suscripción a Netflix, una compra por Amazon, o lo que sea", reclamó Pasqualis.

"La publicidad digital hoy en día es importante para todos: seas una gran o una pequeña empresa, un profesional autónomo, un influencer o hasta un periodista que publica el contenido que genera en sus redes, o un deportista, solo por mencionar algunos ejemplos”, resaltó.

El miedo a que la publicidad vuelva a ser un privilegio, solo para pocos

Si hay algo que las redes sociales “democratizaron” es el acceso a la publicidad. Antes, solo grandes marcas tenían la posibilidad de pautar y dar a conocer sus productos en los medios masivos tradicionales como la radio, la televisión o la gráfica. El motivo eran los altos costos que representaba. Con el surgimiento de plataformas como Facebook o Instagram, emprendedores que recién comienzan tienen en la palma de sus manos la posibilidad de llegar a potenciales clientes casi instantáneamente y a muy bajo costo, esto último siempre y cuando no haya un impuesto tan alto que encarezca este recurso.

"La publicidad durante los 90 y en los primeros años del 2000 era muy de 'elite', es decir que solo ciertos sectores podían acceder a un comercial en la televisión o a empapelar la ciudad con un anuncio en vía pública. En la actualidad, las redes sociales y las plataformas acercaron la publicidad al común de la gente. Uno como emprendedor tiene la posibilidad de tener una vidriera online donde contactarse con sus potenciales clientes y poder vender, de manera fácil, rápida y autogestiva”, explicó Florencia Coifman.

"No queremos que una herramienta tan poderosa, que a su vez hace crecer la economía del país, se vea tan perjudicada con los impuestos", puntualizó y agregó que el marketing digital logró romper con las fronteras dentro del propio país, generando una suerte de “federalización” del comercio. “Un emprendedor que está en Rosario o en Capital Federal puede publicar sus productos y vender al interior del país mediante las redes, gracias a la segmentación, que es configurar un anuncio para que lo puedan ver potenciales clientes ubicados en una provincia o región geográfica en particular”.

El reclamo en las redes y en el Concejo

Por el momento el reclamo al Gobierno nacional por las nuevas restricciones y el pedido de exenciones impositivas para el trabajo digital se realiza en el ámbito que más conocen: las redes sociales.

Para visibilizar esta situación, profesionales autoconvocados crearon una cuenta en Instagram llamada “Emprendedores Unidxs”, la cual también tiene presencia en Twitter.

Consultada por la posibilidad de que el reclamo salga de la veta digital y llegue a las calles, Liza Pasqualis fue prudente y señaló que personalmente estaría en desacuerdo “dado el contexto de pandemia que estamos viviendo y la necesidad de cuidarse”. Asimismo, destacó que "lo que se le pide al Gobierno nacional es que tenga en cuenta a los servicios digitales como tal".

"Si estamos hablando de evolución digital, de ir cada vez más allá y de reactivar la economía, ¿cómo puede ser que todos estos servicios que son básicos para aquellos que emprenden a nivel digital, estén alcanzados por estas restricciones?”, se preguntó.

Por su parte, el concejal rosarino de Juntos por el Cambio, Charly Cardozo, solicitó hace pocos días a la Municipalidad para que interceda ante el Gobierno nacional para pedir la exención inmediata de la alícuota del 35 por ciento para servicios digitales, como Facebook, Instagram y Google.

"La nueva disposición del Ejecutivo Nacional de adicionar al Impuesto País a las transacciones en moneda extranjera, un 35 por ciento extra, les genera una pérdida enorme a los emprendedores que utilizan las plataformas digitales para llevar adelante sus actividades, las cuales se han incrementado de manera exponencial en este contexto de pandemia que estamos atravesando", alegó el concejal.

Por último, afirmó que "el ecosistema emprendedor, los trabajadores independientes y los pequeños comerciantes son el sostén de familias y necesitan que de manera urgente se revea la medida que grava a las plataformas digitales".

Son miles los profesionales y fundamentalmente empresas y emprendedores que subsisten gracias a la publicidad digital en la Argentina y que ahora se ven afectados por las últimas restricciones cambiarias. El problema se ve profundizado al no existir una alternativa local para “escapar” de la obligación de adquirir servicios en el extranjero, valuados en dólares. El llamado de atención ya está hecho a las autoridades.

Dejá tu comentario