Sotto Voce | Hablando Bajo |

Radio Nacional ¿En Acción?

Desde hace años los profesionales de la comunicación reclaman tener medios estatales de excelencia. El modelo BBC es el más mencionado como ejemplo de lo que habría que hacer con Canal 7 y ni que hablar de las 49 emisoras radiales distribuidas por todo el país que conforman el Servicio Oficial de Radiodifusión. Lo más llamativo es que cuando comienza cada gestión se proclama la llegada del trillado modelo inglés a las experiencias de cabotaje, aunque luego con mayor o menor suerte se termina cambiando el timón ante cada recambio partidario. Y sí, las políticas de Estado no son una virtud argentina, menos en los medios públicos.

Pero en Rosario parece que alguna continuidad se mantiene, nuestra Radio Nacional a falta de uno tendría dos directores. En realidad, la nueva directora de la AM 1300 es la reconocida conductora televisiva Flavia Padín. Su elección no tendría que ver con lo partidario ya que lejos está de militar las filas del Partido Justicialista, aparentemente la idea de optar por periodistas con experiencia es una de las persistencias entre la gestión de Macri y la de Alberto Fernández. Su antecesor, Pablo Procopio, no sólo comparte con Padín una larga trayectoria en los medios sino que además fueron compañeros en la mañana de LT3 junto a Ramón Monchi Balestra.

Sin embargo, el problema sería que la directora entrante no puede todavía mostrarse y hacer totalmente visible su cargo porque debe mantenerse como conductora de Telefé Noticias hasta tanto le habiliten la licencia laboral que pidió en el canal de la pelotas. A esto se sumaría otro inconveniente, y es la negativa del ex director a renunciar a la emisora de manera formal por considerar injusta su renuncia al cargo que asumió en el año 2016. En definitiva, una que no llegó del todo, otro que no se quiere ir.

Mientras tanto los trabajadores, algo desorientados, comienzan a recibir órdenes de la nueva jefa. Con ideas, proyectos y muchas ganas se empieza a ganar la confianza de los profesionales que, a pesar de la pandemia, siguen pisando días tras día los estudios de calle Córdoba al 1300. Sin saludo de despedida, se enteraron que su anterior capitán dejaría de conducirlos, y sin bombos ni platillos, se toparon con las nuevas autoridades. Con estas idas y vueltas se puede decir que Radio Nacional Rosario se tornó una radio con escasos protocolos y con muchos padrinos en acción.

Dejá tu comentario