Entretenimiento | teatro rosarino | Proyecto Vestuarios |

Proyecto Vestuarios, la apuesta teatral que desnuda las miserias humanas

Drama, humor, competencia, drogas, disidencias sexuales, ambiciones y cuerpos desnudos completan un combo ambicioso en una puesta teatral local que juega a lo grande.

Un ensayo, el último, como previa al estreno, es similar al entrenamiento antes de la final. Antes del comienzo se siente la emoción del artista que logra llegar a hacer bien lo que se propuso, y es una sensación cercana al concepto de felicidad. Lo mismo puede decirse de la adrenalina del vestuario ante la previa de una competencia.

Entre quiénes conforman el amplio staff de Proyecto Vestuarios se respira una rara combinación de ambas cosas. Existe en la atmósfera de la sala esa sacudida única que se palpita al entrar a un vestuario. Sin embargo, todo lo que tiene que ver con sonrisas, buenas vibras, besos y abrazos, comienza a desvelarse cuando se levanta el telón y se bajan las luces. Es que también el vestuario exhibe. Incluso más que en un confesionario (ya sea terapia o religión), en los vestuarios, como en las habitaciones, son los espacios donde –a decir de Los Auténticos Decadentes- somos como somos. A veces, decadentes, así somos. Y mucho de esa parte decadente de los humanos se encuentra en lo que propone Proyecto Vestuarios.

vestuarios 5.jpg

Durante los viernes y sábados de marzo y abril en la sala Nicasio Oroño, se desarrollarán una versión local de las obras “Vestuario de hombres” y “Vestuario de mujeres”, las cuáles integran Proyecto Vestuarios, del dramaturgo, escritor y maestro porteño Javier Daulte. Estrenada en 2010 en la cartelera capitalina, la versión rosarina cuenta con la dirección de Romina Tamburello, con asistencia de Simonel Piancatelli y en coproducción con La Cigarra - Cooperativa de Trabajo Limitada / Diario El Ciudadano.

La idea de reactivarla surge del periodista Miguel Passarini, quien contacta a Tamburello y le confiesa que para él tenían que volver a ponerse en escena ‘los vestuarios’. En marzo del año anterior se lo propone, para que sea el primer contenido de la cooperativa La cigarra/Diario El Ciudadano. La actriz y directora –que no para de generar cosas- no escapa a la propuesta, y luego de reunirse con el autor de la obra y convocar a los actores, comienzan a ensayar en septiembre. “Un proceso hermoso, pero muy demandante de horarios” dice, mientras podemos imaginar el rompecabezas que lleva a actores y actrices locales adaptar el sostén material de sus vidas, a la demanda de compromisos y ensayos que requiere llevar adelante una obra de este tamaño.

En ambos vestuarios se encuentran deportistas amateurs, argentinos, fuera del país. Van a jugar una final de Lacrosse, aunque la especificidad del deporte es una excusa. “De alguna manera se desnuda la argentinidad de los dos géneros. Se invita a los espectadores a espiar la intimidad de estos dos equipos” aclara Tamburello. Si bien la obra tiene diez años, es como si Dolte hubiera escrito para el futuro. “A nosotros en su momento nos gustó mucho, porque al ser dos vestuarios de distintos géneros, diversifica las historias”.

vestuarios 4.jpg

Es una comedia dramática, en donde no se gambetean los lugares comunes. “No hay que tenerles miedo a los lugares comunes, porque también son espacios de empatía” comenta la directora. Precisamente, es esa empatía la que genera una tensión desde el comienzo hasta el final. En el mismo sentido de que es prácticamente imposible escapar a la identificación de cada una de las personalidades reflejadas en los diálogos y actitudes, el ritmo de la obra no da lugar a respiro o relajación. Las palabras, los gestos, las formas, te incluyen en el vestuario, al punto de que sentís que formas parte de los equipos. “Hay un trabajo sobre el cuerpo de los actores, y entre ellos, que tiene que ver mucho con el ritmo, con las escenas corales, con la posibilidad de articular momentos en los que a veces cada actor dice solamente dos palabras. Pero se va armando una homogeneidad que termina siendo más importante que lo que dice cada personaje”, resume.

Tanto en “Vestuario de hombres” como en “Vestuario de mujeres” existen instintos de hiperrealismo cotidiano que exigen un respeto escénico mayúsculo. Se manifiestan escenas de violencia y miseria humana que potencian una intensidad envolvente, y, cuando se baja el telón, es probable que deban pasar unos minutos para que el cuerpo se relaje y entienda lo que termina de ver.

Estreno

Sábado 7 de marzo, 21hs

Vestuarios hombres: 21 hs. Vestuario mujeres: 22.30hs

Viernes y sábados de marzo y abril

Sala Nicasio Oroño (San Lorenzo 1055)

Actúan:

Vestuario de mujeres: Lala Brillos, Sofía Dibidino, Leila Esquivel, María Celia Ferrero, Belén López Medina, Macu Mascía, María Belén Ocampo y Lorena Rey.

Vestuario de hombres: Germán Basta, Juan Biselli, Raúl Calandra, Emiliano Dasso, Micael Genre Bert, Juan Nemirovsky, Mumo Oviedo, Mani Raimondi y Juan Pablo Yévoli.

Dejá tu comentario