Actualidad | Incendios en el Delta del Paraná | quema en las islas | salud

Nuevos pacientes: los que se enferman como consecuencia del humo

Los especialistas señalan que cada vez son más las consultas médicas de personas que nunca habían sufrido problemas respiratorios. Síntomas que se confunden con los del coronavirus alertan a pacientes crónicos.

Rosario este 2020 no solo resultó golpeada por la pandemia de coronavirus, sino que también se le sumó el humo por las quemas en el Delta del Paraná. Si bien no es un problema nuevo, este año se prolongó de forma sostenida durante meses. Los especialistas advierten que las consecuencias para la salud de la población son graves y que cada vez más personas sanas y sin enfermedades previas están padeciendo las consecuencias de este desastre natural. "Las consultas médicas por este tema aumentaron", afirman las autoridades sanitarias.

La Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) envió a la Corte Suprema de Justicia un informe que detalla el impacto negativo que el humo de los incendios tiene para la salud humana. Aseguran en ese escrito que aumenta el riesgo a desarrollar o agravar enfermedades cardíacas y respiratorias.

Al respecto el coordinador general del Área de Bienestar Universitaria Nacional de Rosario (UNR), Ricardo Nidd, alertó que la facultad de Ciencias Médicas está recibiendo en promedio, unas 1.500 consultas mensuales por problemas derivados de las quemas de pastizales.

"Pacientes que no tenían síntomas o que eran asintomáticos empezaron a tener síntomas leves como broncoespamos, rinitis alérgica, conjuntivitis, entre otras molestias a partir de las quemas en las islas", aseguró a Versión Rosario la doctora Florencia Pigliacampo, coordinadora del Servicio de Neumonología del Hospital Italiano. Además, la especialista detalló que muchos de estos pacientes pueden tener algún cuadro de alergia previo que se desencadenaría tanto por el humo como por cualquier otra causa. "Al existir una exposición tan alta al humo, pacientes que no tenían síntomas empiezan a tenerlos. Por otra parte, los que ya tenían síntomas por otras enfermedades pueden empeorarlos", indicó.

En ese contexto se debe considerar a los pacientes que ya presentaban dolencias como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o son asmáticos. De este modo, quienes estaban estables se descompensan, por lo que requieren de una reevaluación y en muchos casos, debieron aumentarles la medicación. "Hay quienes con su medicación estaban lo más bien y no tenían crisis hace mucho, con el humo empezaron a tener crisis. Hay que tratarlos con corticoides y aumentarles un montón la medicación con la que están siendo tratados", aseveró Pigliacampo.

Entre los síntomas más comunes que aparecen como consecuencia de respirar el aire contaminado, se destacan la irritación de la mucosa ocular, nasal, faríngea y bronquial. De esta manera, la población que no presenta ningún tipo de enfermedad previa "puede desarrollar desde una rinitis leve hasta un broncoespasmo". En este punto, síntomas como el dolor de garganta o la secreción nasal, son manifestaciones que ahora se confunden con la infección viral por Covid-19.

Ver más: Tierra arrasada: el resultado de las quemas en las islas

"En lo personal soy una asmática leve y tuve muchísimo dolor de garganta por esta situación. Lo que me preocupa es que los síntomas se pueden confundir con los de coronavirus y un dolor de garganta, al cual uno no le da importancia porque puede creer que es por el humo, puede ser Covid-19. Por otro lado, hay pacientes que se asustan por el dolor de garganta y piensan que es coronavirus, pero tranquilamente puede ser por el humo", señaló la médica y concluyó: "estamos en una encerrona muy complicada de manejar y se vuelve como un círculo vicioso. No paran las quemas y eso intensifica cada vez más los efectos del humo sobre las vías respiratorias. El Covid sumado al humo, se convirtieron en una situación bastante caótica y difícil de contener".

Ver más: Medirán la calidad del aire en Rosario y la información será de acceso público

Las consecuencias negativas de los incendios en el Delta del Paraná quedaron en evidencia en los daños producidos sobre la flora y la fauna de este importante humedal y además en los efectos indeseables que está generando en la población, en base a lo advertido desde las áreas de salud. Si bien la lluvia trajo un respiro en los últimos días a los habitantes de Rosario y su área metropolitana, con los antecedentes que se registran, los focos de incendios pueden volver en los próximos días. Mientras tanto, los ciudadanos aguardan por una decisión política y judicial fuerte y sin titubeos, que persiga a los principales responsables de lo que ya muchos denominan como un verdadero "ecocidio".

Ver más: Faros de conservación: guardaparques y brigadistas para prevenir incendios en las islas

Dejá tu comentario