Deportes | Newells | Lucas Albertengo

Newells encontró el nueve

El delantero Lucas Albertengo fue la figura de la Lepra marcando el segundo gol en la victoria ante Unión. El ex Independiente lleva dos gritos en dos partidos.

Que importante es que tu delantero convierta goles. Parece algo común y hasta tranquilamente se puede decir que es el trabajo del jugador que ocupa esa posición. Pero Newells transitaba tiempos en donde los atacantes que traía nunca terminaban de conformar ya que carecían de efectividad. Desde el portugués Leal, pasando por el intruso “Ze Turbo”, hasta probar con cuánta promesa que surgía de las inferiores. La Lepra apostaba a atacantes que solo insinuaban y no aportan su cuota, el gol.

Ahora, con el arribo de Albertengo que desde que llegó no para de marcar, el conjunto del Parque comienza a ilusionarse con la permanencia en primera división. Pero, ¿Qué tiene el ex Atlético Rafaela que no tiene el resto de los delanteros del plantel rojinegro? Sencillamente algo vital para un jugador que juega en el área, resolución inmediata. El oriundo de Egusquiza, Santa Fe, no demora en resolver cuando tiene la pelota en sus pies. Como lo evidenció en el segundo grito del partido, cuando recibió de Denis Rodríguez y de media vuelta la mandó adentro del arco. Algo que no se ve hace mucho en la ofensiva de Newells.

Pero antes de su grito, Lucas ya había advertido que dentro del área es peligroso. En los primeros minutos del encuentro ganó de cabeza (en un córner a favor) y su envío fue salvado en la línea por un defensor tatengue, ya que el arquero Moyano no llegaba a tapar la pelota. Minutos más tarde, el ex Estudiantes define cruzado con su pierna inhábil y exige muy bien al portero de Unión. Pudo haber intentado mandar el centro para un compañero que llegaba al área, pero no le pidas caridad a un nueve.

Albertengo demostró en estos dos partidos que van disputados en Superliga que la calidad no va de la mano de la cantidad. Solo basta ser más resolutivo frente al arco del rival. Algo que el resto de sus compañeros de ataque no parecen entender.

Dejá tu comentario