Deportes | Messi | Barcelona | Renuncia

Messi y la intolerancia al fracaso: es la segunda vez que renuncia en el fútbol

En 2016 la Pulga se alejó de la Selección nacional tras perder su tercera final. Ahora repite la formula con el deseo de salida del Barcelona luego de la peor derrota en la historia del club catalán.

Empiezo estas líneas reconociendo que Lionel Messi es probablemente el mejor jugador de la etapa moderna, rompiendo todo tipo de estadísticas y ganando cuanto torneos disputados con el Barcelona. Aquí no se va a cuestionar las cualidades futbolísticas de un jugador que ya pasó al olimpo del deporte, me resulta imposible negar su figura de leyenda en el fútbol. Aclarado esto, tengo que decir que el actual 10 de la Selección Argentina ha demostrado en el último tiempo ser una persona que le ha escapado al fracaso de la peor manera, renunciando. Tal y como lo hizo en 2016 luego de perder su tercera final consecutiva con su país y en la que declarara a la posterior que “no quería saber más nada” con el seleccionado.

En ese ese año donde su renuncia a la albiceleste fue la noticia deportiva a nivel mundial, Messi mostraba su más humana reacción ante un tamaño suceso negativo por el que transitaba: perder, otra vez, un partido decisivo con los colores de su nación. En ese entonces, todas las miradas giraron en torno a la Pulga y el ambiente que los hostigaba pasó a cobijarlo como aquel hijo que luego de romper un jarrón se pone a llorar. A nadie le gusta el fracaso, pero de eso se trata la vida y el fútbol no está alejado esto.

Messi 2016.jpg

Hoy a cuatro años de las declaraciones más tristes de Lio, la historia se vuelve a repetir. El astro del equipo Culé mandó una carta en la que dice querer irse del club. En otras palabras, abandonar nuevamente el barco en un momento trágico, porque recordemos que el Barcelona viene de su peor eliminación en la historia, de la que Messi fue testigo presencial (como en la final perdida de la Copa América Centenario), el 8 a 2 en contra por la Champions League. Este resultado generó un terremoto en la institución catalana y también movió los cimientos emocionales de Messi que a días de haber caído con el Bayerm decidió que su ciclo en España estaba terminado. Una vez más, la reacción parece mimetizarse con la tomada en su momento, escapar de la situación y no hacerse cargo del problema.

Messi.jpeg

“No se trata de vencer siempre, si no de reponerse ante un golpe, por más doloroso que sea, y seguir avanzando”, decía en otras palabras el personaje de Rocky en la entrañable escena con su hijo en la quinta entrega de la famosa película de boxeo. Cito este fragmento de discurso para explicar que no se puede renunciar a los problemas, porque el conflicto te va a seguir vayas a donde vayas, Messi es Barcelona y Barcelona es para Messi. Leonel, a asumir el momento y a tratar de mejorar la próxima temporada. Al fin y al cabo, solo se trata de fútbol.

Ver más: Messi le comunicó al Barcelona su deseo de irse

Dejá tu comentario