Actualidad | Marisa Wagner, Los montes de la loca | Marisa Wagner

Marisa Wagner, Los montes de la loca

La escritora transitó por varias internaciones psiquiátricas. En 1997 fue la más prolongada y escribió una serie de poemas que la llevaron a ganar un concurso. Una historia que sin dudas vale la pena.

Soy Marisa Wagner, Poeta y Loca. Así se presentaba, así se definía esta mujer incomparable, talentosa, excéntrica, única. Nació en Huanguelén, provincia de Buenos Aires, en el año 1954, aunque pasó su infancia y adolescencia en Olavarría. Transitó por diversas internaciones psiquiátricas, en una totalidad de 12 años, conociendo el infierno desde adentro. Su primera internación fue en el año 1987, a la edad de 33 años. 30000 compañeros desaparecidos, 13 amigos y su pareja muertos. Esto podría llevarnos a preguntar: ¿Cuál es la Locura, y quién está por fuera de ella, verdaderamente? Demasiada muerte: la razón produce monstruos.

En el año 1997, en una de sus internaciones más prolongadas, escribe una serie de poemas que la llevan a ganar un concurso, cuyo premio era la edición de un libro. El poema ganador tenía como título: “Nos amamos una tarde, un cablegrama, algún silencio en primavera”.

Al ganar dicho concurso, cuenta, se tuvo que poner a escribir “en serio”, sobre todo por la cantidad: si bien la calidad de sus poemas era notoria, no reunía los suficientes como para la confección de un libro propio. El resultado es, por supuesto, maravilloso. Así nace “Los montes de la loca”, un libro parido en su internación en la Colonia Montes de Oca. En sus páginas trata de elaborar un escrito que salte los muros, y que le de voz a sus compañeros de tormento manicomial.

El libro es presentado en el año 1998 en la Feria del Libro en Buenos Aires.

“Mi libro no fue escrito desde la locura porque desde la locura no creas nada. Estar loco es muy doloroso y no tiene nada de genial”. Así reflexiona sobre su proceso creativo, y la relación con el concepto de locura más snob, aquella que algunos imaginan como excentricidad y personalidad, pero nunca como lo que es: un verdadero y profundo sufrimiento.

“Se enloquece por un dolor extremo o por una soledad extrema. Un mundo injusto genera subproductos patológicos, y eso somos nosotros”. ¿Así? ¿O más claro?

Luego de atravesadas estas situaciones tan oscuras y de tanto sufrimiento, conoce a Alfredo Moffat, con el cual comienza a cursar la carrera de Psicología Social, y se transforma a su vez en docente de la misma. Se suma también a Cooperanza, una cooperativa que produce entre otras cosas salud mental colectiva, como modo de sustitución de lógicas manicomiales. Además, se suma al “Frente de artistas externados del Borda”, aportándonos a todos arte y creación como modo de darle sentido a la crueldad de la vida.

Define la locura, citando al poeta español Leopoldo María Panero como la ausencia provisoria de uno mismo. Ningún catedrático podrá jamás arribar a una definición más ajustada, más bella y más abismal.

En el año 2009, en una de las entrevistas que solía dar a periódicos y medios under dice estar trabajando en un nuevo material para un libro que llamaría “Paredón y después” en el que contaría sus experiencias luego de la internación psiquiátrica. Podríamos decir: sus experiencias en el manicomio de afuera. Lamentablemente nunca llegó a culminar con dicho proyecto, dejándonos con menos poesía de la que necesitamos, y con la urgencia de crearla.

En el año 2012 Marisa Wagner deja este mundo, luego de varios años de no volver a necesitar los servicios de los matasanos.

Los Montes de la Loca.jpg

Una frase

“Doctor, estoy amando… ¿Esto también irá a la historia clínica?”. De su poema H.C. N° 13176.

Para meter en una charla

Hablemos de la locura, de la ley de Salud Mental N° 26657. Pongamos en discusión siempre el padecimiento subjetivo (que es de todos), los tratamientos inhumanos y la falta de dispositivos que tienen que sustituir a los hospitales psiquiátricos: centros de día, centros de atención ambulatoria, viviendas asistidas, etc. Debatamos los presupuestos de salud, la degradación del Ministerio de Salud Nacional al rango de Secretaría.

Dato curioso

Desde el psicoanálisis podemos pensar que “No hay no loco”, queriendo significar que ninguno de nosotros está exento de la locura, por la misma condición de seres hablantes. Además, eso nos ubica en un lugar contrahegemónico en relación a la estigmatización y al poder que genera la medicalización de la locura. Lo que podemos agregar es que quizás sí haya “No poeta”: todos conocemos a alguien tan zarpado en ortiba que no le hace ningún lugar a la experiencia poética de la vida.

+1: Elecciones en el borda, año 2004. Un hermoso video documental para pensar la locura y las instituciones psiquiátricas.

Elecciones en el Borda - Colifata TV año 2004

Texto original: "Los montes de la loca", libro completo.

https://docuri.com/download/los-montes-de-la-loca_59c1db55f581710b286829af_pdf

Música: Extremoduro, “Jesucristo García”. Crucificado a base de pastillas…

Extremoduro 'Jesucristo García' en Plastic TVE 1990 HQ

Cine: “Había una vez una ciudad de locos”, Marco Turco (2010). Película italiana sobre la desmanicomialización en Italia, en la década del 60. Imperdible.

https://vimeo.com/294698783

Documental: Detrás del muro, 2007.

Detrás del muro - Documental

Dejá tu comentario