Judiciales / Policiales | María de los Ángeles Paris | Comisaría 10 |

¿Qué pasó con María De los Ángeles Paris?

Este martes por la tarde cinco policías fueron imputados por el fallecimiento de la bibliotecaria ocurrida en mayo del 2017. El juez Suárez entendió que hubo una cadena de errores y que la asistencia médica debió haber sido solicitada ni bien la mujer ingresó a la dependencia policial.

Dos años y un mes más tarde del hecho, finalmente, se llevó a cabo la instancia judicial en la que se acusó a los cinco policías implicados en la muerte de la bibliotecaria María de los Ángeles Paris en la comisaría 10°. El jefe Adrián Cortes y la sumariante Susana Domínguez, fueron imputados por homicidio preterintencional. Además se los acusó de incumplimiento de deberes de funcionarios públicos al igual que a los otros tres agentes: Zalazar, Gianotti y Alovatti.

“Esperemos que la causa se eleve a juicio oral y que los policías puedan ser condenados”, dijo enfáticamente su hija Erika Zalazar tras conocerse la imputación. Y agregó: “esta audiencia ha sido muy dura y muy larga, es difícil ver a las personas que asesinaron a tu mama. Estoy conforme porque pudimos llegar a esta instancia que hacía mucho que queríamos, sentíamos que la causa estaba parada”

Consultada acerca de sus emociones en relación a toda la situación vivida desde el trágico hecho aseguró: “me sigue molestando que ellos (los policías) puedan seguir trabajando como si nada, y a mi mamá le quitaron todo”.

Audiencia Paris

La audiencia estaba pactada para las 15, pero minutos antes su hija Erika y su hermano Guillermo realizaron un nuevo pedido de justicia. Estaban acompañados familiares, amigos y por representantes de Amsafé, APDH, y del colectivo de mujeres. La tarde estaba fresca y nada importaba porque la expectativa ante la audiencia, largamente esperada, era mucha e iba in crescendo.

La descripción de los hechos

Una vez leídas las formalidades del caso la fiscal Dra. Karina Bartocci de la Oficina de Violencia Institucional relató detalladamente los hechos por los cuales se imputó a los uniformados. Según la investigación de la fiscalía, el hecho comenzó aproximadamente las 21 del día 3 de Mayo del 2017, cuando María de los Ángeles Paris se dirigió a la comisaría 10°, ubicada en calle Darragueira 1158. Allí se presentó en la sala de guardia de la seccional y fue recibida por la sub oficial Andrea Allovati quien , ya en ese momento, pudo observar que la víctima requería algún tipo de atención médica. Media hora después Paris se retiró de la comisaría por sus propios medios y se dirigió a la Funeraria Oeste, ubicada a metros de la dependencia policial, y a los cinco minutos volvió a ingresar donde permaneció unos segundos y al salir se dirigió nuevamente a la funeraria.

Aproximadamente a las 21:40, caminó por calle Darragueira hacia el sur hasta la intersección con calle Marull donde intentó subir a unas rejas de la casa vecina, después subir a un automóvil y finalmente corrió por la calle. Entonces los agentes Damián Zalazar y Silvina Gianotti la hicieron ascender al móvil policial y se dirigieron nuevamente a la seccional. Luego de bajar del patrullero en la puerta de la comisaría, María de los Ángeles permaneció unos minutos sentada en el tapial de la misma, donde nuevamente se para y se dirige hacia el ingreso de un domicilio ubicado a unos metros, por la misma vereda cerca de la intersección con calle Maciel.

Hasta allí la conducta de la víctima venía siendo llamativa y se iba haciendo cada vez más evidente que necesitaba asistencia médica. Sin embargo, en ese momento, es cuando el comisario Cortés la toma de los cabellos, la sujeta del cuello e inmoviliza llevándole su brazo por detrás de la espalda y la agente Domínguez quien la tomaba por los pies. En esas condiciones la ingresan a la comisaria, allí María de los Ángeles trataba de soltarse, por lo que le colocaron las esposas de seguridad sujetándole las manos por delante para apoyarla boca abajo acostada sobre el piso de un cuarto de la dependencia. Esto le provocó lesiones. Aquí se observó la negligencia por no prestar atención médica adecuada, lo que terminó ocasionándole la muerte.

En su alocución la fiscal asegura que el hecho descripto fue observado por Allovatti, Gianotti y Zalazar, y que ninguno solicitó la ayuda médica oportuna omitiendo solicitar ya que el primer llamado al SIES se realizó a las 22:10. Otra de los puntos planteadis fue que omitieron guardar en depósito o devolver las ropas que la víctima estaba utilizando hasta el momento de su muerte.

Un audio de whatsapp clave para la imputación

El registro de los celulares de los agentes policiales aportó un dato fundamental para la causa. A pocos días del hecho, Cortés envía un audio a una superiora suya diciéndole: "cómo le dí en la boca y en la panza. Pero vi la cámara de seguridad de ingreso y daba bien, no se ve nada”. Este punto fue uno en los que el juez José Luis Suárez hizo hincapié para aceptar la imputación porque entendió que el comisario reconoció los golpes.

Lo que mostraron las autopsias

La primera autopsia se realizó el 4 de mayo del 2017 en el Instituto Médico Legal de Rosario. La segunda fue hecha por el Cuerpo Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el 3 de octubre del mismo año, es decir cinco meses más tarde. Ambos estudios refirieron las mismas lesiones pero en la segunda encontraron más detalles porque pudieron hacerle las radiografías correspondientes. En la primera ocasión el aparato para hacer esos estudios no funcionaba.

En la primera instancia habían dictaminado muerte natural, en cambio la segunda determinó fracturas en dos costillas que fueron hechas en vida y que murió por arritmia cardíaca más asfixia posicional, coincidente con la forma en que fue retenida en el cuarto de la comisaría.

La resolución judicial

El juez Suárez entendió que esa noche hubo una cadena de errores, que durante una hora ninguno de los policías solicitó la asistencia médica para Paris y que desde el momento en que ingresó a la dependencia policial dio signos de estar padeciendo algún tipo de alteración en su salud.

Creyó también que la detención fue abusiva o que directamente no correspondía, además no quedó claro si en el cuarto fue esposada o no.

El magistrado aceptó las calificaciones legales presentadas por la fiscalía respecto de todos los imputados, y no dio lugar a las calificaciones legales presentada por la querella. Esta había solicitado que sean acusados por tortura seguida de muerte en concurso real en calidad de coautor. Entendió que no se dieron los tipos penales en los hechos descritos, no haciendo lugar al pedido de prisión preventiva solicitada por la querella para Cortés y Dominguez.

Dejá tu comentario