Entretenimiento | Maradona | D10S | logo

Aunque no lo veamos, el diez siempre está: la historia detrás de D10S, el logo

A 34 años del gol de Diego Maradona frente a Inglaterra, y en el medio de un revisionismo histórico del mundial Italia 90, conocé cómo nació el logo que lo inmortalizó como D10S e incluso traspasó su apellido.

La historia detrás de los creadores. Aunque parezca mentira esos logos inherentes a la cultura popular, que están metidos en las vidas de todos, muy poca gente sabe de donde salieron. Los usamos, los manipulamos y quienes los crearon son completamente anónimos. Porque, precisamente, las creaciones populares traspasan los límites imaginados.

Juan Ignacio Rustici, Juani, nació en Junín –provincia de Buenos Aires- en 1978 y es el creador de D10S. Nunca contó la historia hasta que hace unas semanas en la sencilla cuenta de Instagram de Arrabal, el estudio gráfico que lleva adelante, reveló que ellos habían creado el popular logo. Siempre habla de su trabajo en plural, entiende el trabajo en equipo y no parece ser casual. Cuando habla de Maradona, habla del combo Maradona. “Nadie me hizo sentir lo que me hizo sentir el combo Maradona en una cancha en su totalidad, no solamente con los pies”, comenta.

Vivió 11 años en Buenos Aires donde estudió diseño gráfico y realizó sus primeros trabajos. Como muchas personas de su generación, lo primero que recuerda de Maradona es el mundial 86. Se considera un “Maradoniano respetuoso” y dice que le hizo sentir alegrías en lugares donde no sabía que tenía lugares. “Crecí viendo que el fútbol era Maradona. Que Maradona era nuestra bandera y era lo que nos representaba en el mundo”. La pasión, atravesada por la creatividad, dio un resultado maravilloso. Cuando todavía no tenía el estudio establecido y estaba en la facultad, fue que nació D10S, el logo.

No trabajaba profesionalmente y en la facultad le encargaron como trabajo práctico que hagan un pack con seis DVD, con temática a elección. Juani eligió a Maradona. “Eran tres DVD de la vida y tres DVD de la obra. Uno te mostraba lo que era futbolísticamente y otro personalmente” explica. Y, literalmente, lo soñó. “Lo loco de esto es que se me ocurrió dormido. Cuando estudiaba, trabajaba dormido. Y apareció esta pavada, que era reemplazar la i por uno 1. En diseño se llama refuerzo semántico, no es más que eso. Haber visto que el 10 estaba ahí en el medio. Probablemente si leés la palabra dios con una tipografía de palo seco, el diez está siempre ahí, todo el mundo lo habrá visto. Yo lo que hice fue transformar la i en un 1, con la estética de la camiseta del mundial 86”.

D10S ok.jpg

Después explica que lo que tenía de lindo es que quedaba equilibrado. El número diez, con una letra de cada lado. Lo presenta en la facultad como un proyecto que no era de marca, sino de DVD. Pero el nombre de estos DVD era D10S. “Cuando lo muestro, el primero que me llama la atención fue el profesor, preguntándome si eso se me había ocurrido a mí o lo había sacado de algún lado. Y yo le dije que se me había ocurrido a mí, pero que no sabía si ya existía. Y me dijo que era muy bueno, y que si no existía tenía que registrarlo porque era un hallazgo”.

A los pocos días, cuando está yendo nuevamente a su aula, observa que su profesor está dialogando con otro intensamente. Lo llaman y le dicen que tiene que avanzar con eso, y le explican cómo hacer para registrarlo. Tratan de evangelizarlo en el universo del diseño laboral. Pero Juani le da una importancia relativa, hasta que un día va al baño de la facultad y en el espejo se encontraba pegada una calcomanía con el logo que él había diseñado. Ahí se empezó a apurar. Tenía 25 años. Fue al Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI) a registrar algo que en ese momento salía cien pesos, que no tenía, por lo que se los prestó su papá. Y de casualidad, lo registré el 10/10/2003.

Juan Ignacio Rustici: Se registró como de, diez, ese. Porque dios no se podía. Ya estaba empezando a hacer algunos trabajos con mi socio, que me ayudó muchísimo a avanzar. Una vez que empezó el proceso de registro, que dura casi dos años, veníamos una tarde de hacer un trámite en el INPI, y entramos al museo itinerante de Maradona que lo hacía Claudia Villafañe. Y cuando nos estábamos yendo, mi socio ve a Gianinna. Yo no me animaba a hablarle y mi socio me insistía, hasta que le hice caso y me acerqué. Le conté lo que había hecho, aclarándole que no quería plata, que se los ofrecía por si les servía y lo querían usar. Me dice que hable con la vieja, que también estaba ahí. Le pido que me acompañe y Gianinna me termina acompañando a hablar con Claudia. Yo con una vergüenza total, estaba muy mal vestido, con mal olor, venía de la facultad y del trámite. Le conté, le dije que tenía encima los impresos, me dijo que estaba ocupada, pero que la espere donde estaban los lockers, en la entrada. Para mí pasaron dos días y medio, pero deben haber sido quince minutos, y aparece Claudia con un guardaespaldas. Y cuando le muestro los impresos, tardó unos segundos en decodificar lo que estaba viendo y me hizo ver que nunca lo había visto. El guardaespaldas de atrás me preguntaba ¿esto lo hiciste vos, es tuyo? Y me empiezan a preguntar si lo tenía registrado. Le comenté que estaba en trámite y tardaba como dos años. Se lamentó porque diciendo que Diego tenía una nota en MTV y le hubiese gustado usarlo, y me da el correo para seguir el tema del registro porque lo quería usar. Nos intercambiamos mails mucho tiempo, ella lo quería usar, y me decía “yo te creo, pero necesitamos el registro final porque con Diego nos sacan plata de todos lados”. Y cuando por fin después de dos años me dan el registro, le escribo y me rebota el correo. Nunca más tuve contacto. En ese contexto, el logo explotó desde mi facultad hacia afuera.

dvds D10s 3.jpeg

Hubo un hecho que Rustici cree que fue fundamental en la difusión mundial de su creación y tiene que ver con una internación que sufrió Diego. “En el 2004 a Maradona lo internaron en la clínica Suizo Argentina y pusieron un pasacalle con el logo que fue fotografiado y filmado por todos los noticieros y medios gráficos del mundo. Eso hizo que corra mucho más que lo que ya estaba ocurriendo. A mi abogado le dije: prefiero que se lo roben, que lo usen. Es mucho más satisfactorio eso que ponerme en botón y tocarle el pito a quien lo usa. Cuando más lo usen, mejor”.

Previo a eso, en pleno trámite de registro de propiedad, con su socio habían hecho algunas remeras que vendieron en las calles Florida y Lavalle. Cuando reinvirtieron en más remeras e intentaron volver a venderlas, no resultó como creían. “Había explotado, estaba en todos lados. La primera tanda fue novedad, la segunda ya la hacían ellos. Las terminamos regalando en el cosmódromo de Gualeguaychú. Ya no sabíamos qué hacer con las remeras”.

Sin embargo, no le dio importancia al hecho. “Desde lo comercial, nunca le di importancia. Hasta el día de hoy. Al toque lo empezó a usar la iglesia maradoniana, y sé que por una cuestión legal le pusieron arriba ‘la mano de’. El abogado otra vez me dijo que tenía que ver si hacía algo, pero era gente humilde que tampoco hacía plata con eso, ¿qué iba a hacer? Yo opté porque se difunda y se vea, más que por hacer guita”.

Maradona. D1OS, el logo

El logo está incluido en el libro de los mil stencil. Lo aplicó Hilda Lizarazu para un video, hay documentales de todos los canales deportivos que lo utilizan, se usa en otros países con otros deportistas, existen miles de tatuajes, remeras, gorras y pintadas callejeras. “Explotó, realmente explotó. Pero la verdad, lo único que me hubiese gustado en algún momento es la posibilidad de llegar a Maradona, que Maradona lo sepa y nada más” confiesa el creador.

Juan Ignacio Rustici: Nunca vi un peso con eso en mi vida, hasta que hace dos años estaba necesitado y acepté vender el registro. Unas personas de Junín me quisieron comprar el logo, yo estaba complicado de dinero y decidí vender el registro. Pasé un número, lo aceptaron y, por supuesto, me cagaron. No cobré ni la mitad de lo que habíamos acordado. No figuro más en el registro, si te metes hoy en el INPI figuran ellos, que ya no tienen ni la marca de ropa para lo que la querían. Me los cruzo y me da vergüenza a mí. Pero no me arrepiento, porque me gusta que haya salido de acá, que se haya hecho popular. Y creo que todavía le falta aún explotar más.

Un día leyó una copla que dice que lo que se pierde de fama, se gana en eternidad. Y asegura que le gustó más que cualquier plata. “Y está, está en todos lados” susurra, refiriéndose a D10S. También relata que a los diseñadores les pasa que cuando se empieza a usar algo que crearon, dejan de verlo como propio. Incluso revela que hoy ya no le gusta el diseño original y hasta la da vergüenza prestar la imagen que ilustra la nota porque el material original “no está en buen estado y hasta tiene errores de diseño”.

Sin embargo, todavía anhela conocer a Diego: “me sentiría muy incómodo acercarme a Maradona y decirle que yo hice el logo, me da la sensación de que por ahí para él sería una pelotudez y a mí me pone muy nervioso. Pero me encantaría. Hasta un like de él en el Instagram de Arrabal me haría feliz de por vida”.

Dejá tu comentario