Actualidad | Literatura | Lectura | Moliere

Moliere: El enfermo imaginario

Prácticamente nadie lo lee actualmente, probablemente porque leer guiones de teatro -o de cine- no tiene demasiado encanto, pero así y todo vale la pena.

Jean-Baptiste Poquelin, conocido como Moliere, tiene un humor muy ácido, mordaz, siempre encontrando en sus personajes algunos estereotipos o lugares comunes de aquellos que ocupan ciertos sitios de privilegio con su consiguiente ridiculez. Fue un gran acumulador de fracasos, deudas, amores y desencuentros, hasta que oportunamente le llegó el reconocimiento. Un talento exagerado, que lo lleva a ser uno de los escritores más grandes de la historia del teatro mundial.

En sus últimos 15 años de vida, aquejado por distintas dolencias sin cura en dicha época, principalmente la tuberculosis, escribe 30 obras, de las cuales algunas siguen siendo representadas en la actualidad: Tartufo, El avaro, El enfermo imaginario, La escuela de las mujeres, La escuela de los maridos, El médico a palos, El misántropo, etc.

La obra que presentamos aquí, “El enfermo imaginario”, es su última comedia escrita, producida, dirigida y actuada. Cuenta la historia de alguien a quien hoy en día consideraríamos un “hipocondríaco”, y sus relaciones con médicos y boticarios que esquilman poco a poco su fortuna y su salud. Como nudo de la historia, además, se dan ciertos enredos (típicos de las comedias de este autor) alrededor de un intento de matrimonio forzoso de una de sus hijas, que está enamorada de otro joven, apuesto y galante, por supuesto.

Moliere era consciente de que sus días se agotaban. Muere en su casa, minutos después de terminada una de las cuatro funciones que llega a realizar de dicha obra, con el traje de Argan aún puesto, de un ataque de hemoptisis. Corría el año 1673. Este suceso llevó erróneamente a concebir el color amarillo como yeta entre los actores, creyendo que Moliere murió en el escenario con un traje de dicho color, siendo falsas ambas cosas.

En general pensamos que la vida es trágica, y más nosotros los argentinos con nuestra cultura tanguera, pero verdaderamente, la estructura de la vida es cómica. Aunque eso no le resta padecimiento al asunto…

Dato incomprobable: Es uno de los autores con más calles con su nombre en el mundo (inclusive hay un pasaje en la zona sur de Rosario, en Saladillo).

Una frase:

Solo las personas muy vigorosas y robustas pueden resistir al mismo tiempo los remedios y la enfermedad

Para meter en una charla: Para armar una discusión acalorada: ¡Moliere fue el inventor de las sitcoms! Para algunos será Aristófanes, para otros Seinfeld o Sofovich, es siempre un debate interesante.

Dato curioso: Una de sus obras (Las preciosas ridículas, año 1659) causó tan buena impresión en el conchetaje parisino que fue representada todos los años hasta el fallecimiento de Moliere.

+1: El Avaro, El Burgués, Gentilhombre, y Las picardías de Scapin.

Música: El Burgués, Gentilhombre, Jean-Baptiste Lully (1670)

El burgues gentilhombre, Jean-Baptiste Lully (1670)

Cine:Las aventuras amorosas del joven Moliere (2007)

Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Moli%C3%A8re

Documental: Moliere, El sátiro francés

Moliere, El sátiro francés

Dejá tu comentario