Actualidad | Pichincha | edificio abandonado | Rosario

Lagos y Güemes: ¿alguna vez funcionó algo en este edificio?

El espacio pertenece a IAPOS desde 1987 pero nunca fue ocupado. Las historias vinculadas a fenómenos paranormales se cuentan a montones entre los vecinos de Pichincha que todavía caminan con "julepe" por la zona.

Un edificio ubicado en Ovidio Lagos y Güemes esconde miles de historias vinculadas a su existencia en el corazón del barrio de Pichincha. ¿Alguna vez funcionó algo en ese edificio?, la respuesta sigue sorprendiendo, nunca.

Rosario paranormal es una cuenta que mediante el uso de redes sociales, publica distintas historias vinculadas a enigmas, misterios y leyendas de la ciudad "plagada de mitos", tal cual lo explican en su descripción.

Uno de estos relatos se posiciona en el misterioso edificio abandonado situado en la esquina de Ovidio Lagos y Güemes. Hace más de 30 años que se encuentra en ese estado. Las historias sobre su origen, motivo de abandono y hechos extraños en su interior lo hacen sin duda un punto llamativo y un tanto enigmático de Pichincha.

Según explican desde el portal www.barriopichincha.com.ar, formalmente, el edificio de cuatro pisos pertenece desde 1987 al Instituto Autárquico de Obras Sociales (IAPOS). Está situado en la esquina de Ovidio Lagos y Güemes y fue adquirido durante el gobierno de José María Vernet para ser instaladas oficinas de esta dependencia. Sin embargo, el edificio nunca fue ocupado por IAPOS y hace desde más de 30 años está abandonado, sucio, destruido, y con todos los vidrios rotos.

¿Qué tiene de malo el edificio?

Muchos rumores se corrieron en el imaginario colectivo acerca de las razones de su desocupación perpetua. Desde las más disparatadas, que señalan que estaría habitado por fantasmas o maldito; las que indican que resultaría muy costoso acondicionarlo para ponerlo en funcionamiento y hasta las que indican que estaría mal construido.

Esta última sería la versión más acertada ya que hace más de 10 años atrás, el subdirector de IAPOS, José Luis Rossi, aseguraba en un informe que la estructura del edificio no resistiría el peso y por eso mismo, se pondría a la venta.

Dejá tu comentario