Sotto Voce | Hablando Bajo |

La renuncia del ministro que hace ruido desde Rafaela hasta VGG

Días agitados para el Ministerio de Salud provincial. Claro que en tiempos de pandemia es entendible que esto suceda. Más allá de los pocos casos de coronavirus, la emergencia se mantiene y el área sanitaria es la más exigida. Pero parece que el problema no llega a través de un virus sino por medio del ninguneo que sufre el titular de la cartera, Carlos Parola. Al punto de ofrecer la renuncia a su cargo al propio Omar Perotti. Según versiones al ministro lo tiene mal el “Puchito” y no precisamente el de tabaco sino que es el apodo de un asesor directo del gobernador, hijo del titular de unos de los gremios más importantes del sur de Santa Fe. Los aportes verdes y frescos del sindicato fueron muy importantes para la campaña del Frente Juntos, y ahora pretenderían directamente tomar el control del ministerio.

Igualmente el premio es muy grande y, desde Rafaela, otro aportante de mucho peso estaría interesado en la salud y sus negocios. En la pulseada el norte provincial ganaría, ya que siempre es mejor quedar bien con el Supremo. Lo cierto es que el médico sanguillermino ya no se fuma más al muchacho consentido por su padre mercantil, y prefiere dar un paso al costado. Tampoco cómo actúan algunos súbditos de su cartera, que al parecer estarían confabulados para enloquecerlo. Las piedras también se las arrojan dentro del mismo gabinete, hasta un viceministro del área social estaría en la jugada con el apoyo directo de un militante histórico de Villa Gobernador Gálvez. Los herederos de Pedro González juegan fuerte para destronarlo.

Quizás el ascenso de Sonia Martorano sea la salida salomónica de esta disputa, la secretaria está muy activa en los medios de comunicación y tiene llegada directa a la Asociación de Clínicas y Sanatorios. Para muchos, de hecho, ya estaría cumpliendo esa nueva función. Los entredichos corren como reguero de pólvora en la alianza peronista. Algunos mencionan fin de mayo la fecha para que no sea una salida desprolija.

El gobernador salió el fin de semana a objetar los rumores, intentó bajarle el perfil a lo que suena cada vez más fuerte. Habrá que ver si en este tiempo logra ordenar a la tropa o si las presiones por los cargos vencen a un ministro con sobrada experiencia. Parola ya demostró no temblarle el pulso para firmar una renuncia, tal como se lo hizo al Lole Reutemann cuando desde Hacienda no le daban un peso para enfrentar la crisis sanitaria de comienzos de siglo. Sería la segunda vez que deja ese cargo, parece que él también se quedó sin nafta.

Dejá tu comentario