Actualidad | Pichincha

La Municipalidad realizó 800 inspecciones en locales de Pichincha en lo que va del año

Durante este período se hicieron más de 2000 intervenciones en la zona donde funcionan más de 100 comercios gastronómicos. El sector acumula 28 clausuras temporales y la caducidad de habilitación de un local.

La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal informó que 800 inspecciones a comercios fueron realizadas en el circuito nocturno comercial ubicado en el barrio Pichincha en lo que de este año. Sin embargo, las intervenciones en este punto estratégico para la vida comercial y cultural de Rosario ascienden a unas 2000 teniendo en cuenta las mediciones de ruidos y evaluaciones técnicas. "Tenemos una presencia diaria en este sitio de la ciudad que hoy concentra una importante oferta gastronómica y de entretenimiento a fin de garantizar el cumplimiento de las normas que regulan la actividad comercial y con ello la promoción de condiciones seguras tanto para los clientes como también para los habitantes del lugar, favoreciendo a la convivencia urbana", señaló el secretario Guillermo Turrin.

De acuerdo a lo que precisó el secretario, entre enero y lo que va de septiembre, la Dirección General de Inspección de la Municipalidad de Rosario concretó 800 inspecciones a los más de 100 comercios gastronómicos localizados en el cuadrante limitado por las calles Jujuy, avenida Francia, Balcarce y avenida Rivadavia. En este marco, se constataron 170 faltas. En tanto, a través de su Departamento Técnico realizó en el presente año 11 mediciones de ruido. Asimismo llevo adelante 138 intervenciones de carácter técnico en 63 comercios distintos.

Por otra parte, el sector suma un total de 28 clausuras, que van desde los 5 a los 30 días y la caducidad de habilitación de un comercio ubicado en Jujuy entre Oroño y Alvear. Cabe precisar que durante este mes, dos locales gastronómicos ubicados en la zona, fueron cerrados por 20 días; en un caso por registrarse en el lugar decibeles por encima de lo permitidos y en otro por incumplir con el factor ocupacional. También se labraron actas contra un bar por tergiversación de rubro al constatarse la presencia de gente bailando.

"Hoy el barrio de Pichincha propone un circuito de encuentro social y recreativo de absoluta relevancia en la vida nocturna rosarina, sea por el alto nivel de apropiación por parte del ciudadano como también del turista, consecuentemente al alto nivel de inversión y tendencia cultural que ofrece este cluster", señaló el director de Inspección, Eduardo Pascucci, quien advirtió: "Cabe destacar que el sector reúne una capacidad aproximada de 10.000 personas entre espacios gastronómicos y de esparcimiento y diversión nocturna como confiterías bailables".

Inspecciones paso a paso

Los procedimientos que realiza la Dirección General de Inspección comienzan con la verificación de la tenencia de habilitación comercial, como primera medida. Se evalúa si las condiciones generales del local cumplen las medidas de seguridad, salubridad e higiene y si alguna de estas se ven afectadas, el Municipio dispondrá la clausura preventiva del comercio. "Con este tipo de controles se va confeccionando un mapeo territorial y un historial de intervenciones, que permite discernir la estrategia a utilizarse a futuro y que la misma, permita ejecutar el procedimiento necesario para lograr eficazmente el cumplimiento normativo", explicó el director.

Según precisó, los inspectores verifican la cantidad de asistentes (factor ocupacional) a través de controles de tipo fijo a fin de prevenir el ingreso excesivo de concurrentes. Luego, por medio de los sistemas de recepción de reclamos que posee la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana se reciben denuncias de vecinos por ruidos molestos, se instruye a personal técnico a efectos de realizar una medición sonora desde el inmueble del denunciante, a efectos de determinar si la música difundida en el comercio excede los decibeles permitidos en la zona, según el ámbito y horario.

También los controles tienden a verificar el corte de difusión musical dentro del horario establecido. Los locales que operan como bar tienen que cortar la música a las 2 y a las 4.30 los que bares que tienen anexados el permiso de amenización musical. Otras verificaciones pueden ser, controlar que no tergiversen el rubro para el cual fueron habilitados. Por ejemplo, verificar el baile dentro de un bar, que se respete la cantidad de mesas y sillas permitidas en la acera, etc.

Cuando del resultado de la inspección realizada surge la comisión de acciones que ante el funcionario actuante (inspector) contravienen presuntamente una norma, las mismas son derivadas al Tribunal Municipal de Faltas donde son juzgadas ante la presencia del titular y pudiere concluir el mismo en penas como multas, clausuras o incluso caducidad de habilitación.

Dejá tu comentario