Actualidad | Día del amigo

La historia del locutor argentino que creó el Día del Amigo

La celebración está asociada a la llegada del hombre a la Luna. Pero no fueron los pies de Neil Armstrong los que le dieron vida al Día del Amigo, sino las miles de cartas que ese día mandó un locutor argentino para instalar la fecha en el calendario mundial.

El 20 de julio de 1969, mientras era testigo de la transmisión televisiva que mostraba la llegada del hombre a la Luna, Enrique Ernesto Febbraro pensó que era la ocasión perfecta para lanzar una idea que venía madurando desde hacía tiempo: la de instaurar un "Día Internacional del Amigo". Y antes de que la Apolo XI regresara a la Tierra envió desde su consultorio de Lomas (Buenos Aires) mil cartas a cien países diferentes. Siete de cada diez misivas tuvieron eco: se había dado el puntapié inicial de una celebración que tiene muchísimo arraigo en Argentina.

Febbraro nació en el barrio porteño de San Cristóbal, el 7 de julio de 1924. Hijo único de Elvira Ruffo -ama de casa- y Enrique José, músico. Fue un reconocido locutor de Radio Splendid. Tuvo durante muchos años un programa sobre música clásica. Su fama llegó tras una idea que tuvo durante los preparativos para la llegada a la luna.

En el ´69 todo el mundo hablaba del alunizaje; desde Estados Unidos se decía que el hombre llegaría a la Luna en nombre de la amistad de la humanidad hacia el universo. "Al oír eso, me pareció que era el momento ideal para lanzar el Día del Amigo", recordó Febbraro, quien falleció en 2008, en una nota publicada en Clarín.

Se propuso, entonces, enviar mil cartas a cien países proponiendo en siete idiomas la creación "no del día de la amistad, sino del amigo, porque un amigo es alguien de carne y hueso", como le gustaba aclarar. Le respondieron 700 personas. A todos les pareció una excelente idea.

No obstante, en otros países la celebración se realiza otros días del año. De hecho, la fecha global del Día Internacional de la Amistad es el 30 de julio, la estableció la Asamblea General de Naciones Unidas en 2011. Febbraro fue dos veces fue candidato al Premio Nobel de la Paz.

Fue designado Ciudadano Ilustre de Buenos Aires y Miami; condecorado en San Pablo, Maipú (Chile), Mar del Plata y Resistencia; y declarado «Mayor Notable Argentino» por la Cámara de Diputados de la Nación.

"Jamás lucré con el Día del Amigo", solía aclarar el locutor en sus entrevistas. "Es verdad, literalmente se fundió", rememoran sus amigos platenses el día de su fallecimiento. Febbraro tenía una frase de cabecera a la hora de dimensionar la importancia de la amistad: "Un pueblo de amigos es una Nación imbatible".

Dejá tu comentario