Actualidad | Donación de órganos | Heca | Cudaio

La donación de órganos también cambió con la pandemia

Santa Fe quedó nuevamente segunda en el ranking en cantidad de donantes a nivel nacional. Sin embargo, el traslado de órganos, el envío de muestras y hasta los equipos médicos, sufrieron modificaciones ante el fenómeno sanitario que vive el mundo entero.

A pesar del coronavirus, la cuarentena y las restricciones para muchas actividades, la donación de órganos no se detuvo en Santa Fe. Es más, la provincia se ubicó en segundo lugar en ranking de cantidad de donantes a nivel nacional. Sin embargo, debido a la pandemia, el procedimiento de las ablaciones y el transporte de los órganos, se vio afectado y tuvieron que readaptar los protocolos y la modalidad de trabajo.

La jefa de la Unidad de Procuración de Órganos del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), Dra. Verónica Di Santo, señaló a Versión Rosario que por la pandemia "se cambiaron protocolos de trabajo", pero que así y todo continuaron con las donaciones de órganos. "Varios estudios de histocompatibilidad -que determina si un órgano es compatible para ser trasplantado en un paciente-, se realizan en Buenos Aires y las muestras se envían normalmente por vía aérea. Lo mismo la distribución de órganos que se hace a todo el país", indicó la médica y comentó que normalmente "vienen los equipos de trabajo a ablacionar los órganos" desde otros lugares y que esto debió restringirse dado que muchos profesionales vienen de zonas con circulación comunitaria del coronavirus. "Todo ese tipo de cosas hubo que modificarlas y desarrollar una logística mucho más importante", aseguró.

En cuanto a los donantes, a partir de la pandemia es requisito indispensable practicarles un hisopado para saber si tienen coronavirus antes de que se produzca el fallecimiento de la persona. Si la prueba da negativo, significa que ese paciente es apto para donar sus órganos o tejidos.

“Por ejemplo, un paciente que ingresa por una herida de arma de fuego y fallece en la guardia o en el quirófano, anteriormente era un donante de córneas. Ahora con la pandemia, ese paciente no puede ser donante porque no se le pudo practicar el hisopado antes de que haga el paro cardíaco y muera. No sirve un hisopado post mortem”, explicó Di Santo y afirmó que por ese motivo “disminuyó el número de donantes en estas situaciones”.

La adaptación de los procedimientos a la nueva realidad generada por el coronavirus, obligó también a modificar la manera en la que se transportan los órganos o se envían las muestras para su análisis. De este modo, para las pruebas de histocompatibilidad necesarias en los trasplantes renales, que normalmente se realizan en laboratorios ubicados en Buenos Aires, antes se enviaban las muestras a través de vuelos de aerolíneas comerciales y ahora, al estar restringidos, las muestras deben viajar por tierra. Esto dificulta en muchos casos el traslado y provoca demoras en los tiempos.

“Cuando en Capital Federal había circulación comunitaria del virus y acá no, preferíamos que los médicos de allá no viniesen a hacer las ablaciones de los órganos que se van a trasplantar, como se hacía habitualmente. Por ese motivo es que hicimos nosotros las ablaciones y luego llevamos hasta el aeropuerto los órganos para enviarlos”, detalló la doctora Di Santo sobre otro procedimiento que la pandemia empujó a que sea distinto.

El HECA, un indiscutible referente nacional en materia de donación de órganos

Más allá de las dificultades encontradas y la necesidad de readaptar ciertas cuestiones, en Rosario el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA) se posicionó como el efector que generó la mayor cantidad de donaciones en el país durante el tiempo que lleva la pandemia, con siete donaciones de órganos y dos de tejidos.

En el periodo del 20 de marzo al 20 de julio hubo 20 donantes en la provincia. De ese total, 15 corresponden a donantes de órganos y 5 de tejidos. Los números marcan gran diferencia con respecto a lo que sucede en otros países, ya que según el Centro Único de Donación, Ablación e Implante de Órganos (CUDAIO), a nivel mundial se registró una disminución de la cantidad de donaciones a causa de la pandemia de la Covid-19.

“Esto se debe a un esfuerzo en conjunto de un equipo que viene trabajando desde hace mucho tiempo. En la provincia en general y en el HECA en particular, somos líderes en la ciudad, la región y el país hace muchos años", destacó la doctora Di Santo.

Heca1.jpg

En lo que va del año hubo 55 donantes en Santa Fe, lo que representa 83 órganos donados. Eso a su vez, significa que 83 personas pudieron seguir viviendo gracias a órganos que recibieron a partir de donantes santafesinos.

Por otra parte, en la Argentina hay actualmente unos 9.100 pacientes en lista de espera aguardando recibir órganos y tejidos que les den una esperanza de vida. "Tenemos como misión disminuir la cantidad de pacientes en lista de espera, nuestro objetivo es ese. Ese es nuestro trabajo, independientemente de la situación particular que estamos viviendo", concluyó Di Santo.

Dejá tu comentario