Política | Servicio Penitenciario | Mercado inmobiliario | Miguel Lifschitz

La cárcel de Zeballos y Richieri: ¿Negocio inmobiliario o viviendas públicas?

La Legislatura tiene en carpeta tratar un viejo proyecto del gobernador Miguel Lifschtiz: vender la manzana donde hoy funciona la Unidad Penitenciaria N°3. El Concejo de Rosario mostró se preocupación y pidió que el terreno siga en manos del Estado.

La transición política sigue sumando denuncias cruzadas, enojos y polémicas. La nueva discusión pasa por definir el futuro del terreno donde hoy funciona la Unidad Penitenciaria N°3, una manzana ubicada en el macrocentro de Rosario que comprende las calles Zeballos, Ricchieri, Montevideo y Suipacha. El gobierno saliente pretende desprenderse de ese activo, venderlo para un negocio inmobiliario y con ese dinero construir una cárcel más moderna en otra zona de la ciudad.

La mayoría de las fuerzas políticas de Rosario, en cambio, pelean para que el terreno siga en manos del Estado. La propuesta más progresista la tiene el bloque de Ciudad Futura que quiere concretar un proyecto de Vivienda Pública en Alquiler.

La polémica se desató luego de que trascendiera la intención de la Casa Gris de poder tratar la venta en la Legislatura. El gobernador Lifschitz envió un proyecto en agosto del año pasado solicitando la "desafectación y la venta del predio". "El producido se destinará, en forma exclusiva a irrevocable, al desarrollo de un nuevo complejo penitenciario", reza el expediente.

Con la venta, el gobierno dice resolver "los inconvenientes urbanísticos" (la cárcel está emplazada en una zona residencial) y la cuestión de fondo: modernizar una estructura carcelaria vetusta y obsoleta. El edificio fue inaugurado en el año 1888 y cuenta con la protección de Patrimonio Histórico municipal.

El proyecto de Lifschitz nuca se trató en Diputados. El gobernador le ordenó a sus legisladores que pongan la propuesta a consideración antes de que termine su mandato, lo que despertó la preocupación del concejal Juan Monteverde, máximo referente de Ciudad Futura, quien el último jueves pidió votar una "declaración de preocupación" ante las intenciones del poder Ejecutivo provincial. La moción logró 19 votos a favor y solo cuatro en contra.

El socialismo local también tiene un proyecto para esa manzana. Un borrador distinto al de Lifschitz. En su día, los concejales Javkin, Ghirardi y Schmuck propusieron llamar a concurso público nacional e internacional “que tenga por objeto la recepción de proyectos e ideas a los fines de la reasignación de destino para los terrenos y el edificio de la Unidad Penitenciaria 3”.

"La mayoría de los concejales nos oponemos a la privatización de esas tierras y creemos que tienen que seguir en manos públicas para un desarrollo estratégico", planteó Monteverde.

Dejá tu comentario