Actualidad | Israel | Gaza | Hamás

Sirenas, misiles y terror: el relato de rosarinas en Israel

Lara, Victoria y Tatiana son rosarinas y desde hace un tiempo viven en Israel. En exclusiva con Versión Rosario relataron la vida en días de guerra.

Desde el lunes, la zona de medio oriente comprendida por Israel y la Franja de Gaza se encuentra en alerta constante y bajo fuego. En ese contexto de guerra entre Israel y el grupo terrorista Hamás, que controla Gaza, hay ciudadanos civiles, que sufren de ambos lados. Lara, Victoria y Tatiana son tres jóvenes rosarinas que desde hace un tiempo decidieron vivir en Israel y en diálogo con Versión Rosario relataron la realidad que atraviesan por estas horas.

"Estoy con mucho miedo y angustiada. Es la primera vez que vivo algo así", manifestó Victoria Katz, quien tiene 30 años y desde hace poco más de un año emigró desde Rosario hacia Ramat Gan, una ciudad cercana a Tel Aviv. "Yo planee venir a vivir a Israel y sabía que muchas otras veces pasó lo que está pasando, pero estando en Argentina uno no se imagina. Estar acá y vivirlo es inexplicable, uno nunca está preparado", comentó.

La joven relató que estos días estuvo durmiendo muy poco y que cada hora se torna una pesadilla, por el acecho constante de nuevos misiles que lleguen desde Gaza y que las sirenas suenen, en alerta de que es hora de correr a los refugios.

"Todo comenzó el lunes, cuando salí de trabajar y me tomé un tren para ir a Jerusalén, donde tenía un cumpleaños. Cuando me bajé del tren, a las 18, sonó la sirena mientras estaba en la estación. La gente que trabajaba ahí empezó a gritar por los micrófonos para indicarle a todos que debían refugiarse en los baños. En ese momento se me bloqueó la mente y no entendía lo que estaba pasando", relató Victoria. "Estaban todos en shock, la gente corría de un lado para el otro. No sé cómo pero llegué al pasillo donde estaban los baños. Ahí nos quedamos", siguió y detalló: "Le dije a una persona que tenía al lado mío que era la primera vez que estaba viviendo algo así y me ayudó a tranquilizarme. Después la llamé a mi amiga que cumplía años, llorando y en shock"

El paso por los baños de la estación fueron 10 minutos, que significaron eternos. Finalmente, pudieron salir allí y Victoria siguió su camino a la casa de su amiga, que vive solo a cinco minutos de la estación. "Caminé con mucho miedo por la calle. Es la primera vez desde que me vine a vivir acá que caminé con miedo en la calle", recordó.

El Ramadán y el Día de Jerusalén, cuando todo comenzó

El inicio del conflicto estuvo marcado desde la semana anterior con la celebración de la festividad del Ramadán, donde los musulmanes ayunan y por la noche se dirigen a rezar a la mezquita Al Aqsa. En esta oportunidad, Israel decidió controlar el ingreso. Esta situación generó el malestar de los fieles musulmanes y desencadenó reacciones agresivas, lo que incluyó el linchamiento de un automovilista judío ortodoxo en las calles por parte de árabes israelíes. La violencia se replicó rápidamente en otras zonas, con enfrentamientos aislados entre árabes y judíos y luego los ataques desde Gaza.

El grupo terrorista Hamás tomó partido de la desestabilización social dentro de Israel y comenzó a lanzar cientos de misiles desde Gaza hacia el territorio israelí. Ante la amenaza que esto supone para los ciudadanos israelíes, donde incluso hubo víctimas fatales, entre ellos la muerte de un niño, el Ejercito israelí entró en acción y lanzó la operación Guardianes de las Murallas con el fin de controlar la situación.

"No me esperaba que suene la sirena. Nos agarró desprevenidos", afirmó Tatiana Drzazga a Versión Rosario, una joven de 28 años que, al igual que Victoria y Lara, vive desde unos años en Israel. "No es una situación para nada linda. Estás durmiendo, tenés que levantarte, vestirte rápido y salir lo más rápido posible para resguardarse", comentó al tiempo que de repente la entrevista se vio interrumpida por el estrepitoso sonido de la sirena, por lo que la joven debió salir corriendo al refugio.

"El primer día que sonó la sirena, como nadie se lo esperaba, había mucha gente en las calles. Era la primera vez que entraba al refugio y estaba muy asustada. Me sorprendió la solidaridad de la gente. Había mucha gente en la calle y preguntaba si podía entrar al búnker de nuestro edificio y fueron invitados a pasar", relató tras retomar el contacto y añadió: "La gente es solidaria. En caso de que no tengas un lugar para refugiarte, te ofrecen un refugio para ir a dormir para estar seguros". "Espero que haya algo de paz pronto", expresó a modo de deseo.

La vida en un "Miklat" o Refugio por dentro

Lara Tenenbaum es psicóloga y de las tres, es la que hace menos tiempo vive en Israel. La joven de 25 años explicó a este medio que hace un mes y medio llegó al país de medio oriente, para hacer cursos y perfeccionarse en su profesión. En exclusiva grabó un video y mostró cómo son los "Miklatim", la palabra hebrea para referirse a estos refugios donde la población debe resguardarse en el momento en que los misiles lanzados por Hamás desde Gaza están a punto de caer en el territorio.

Lara Tenenbaum, rosarina en Israel muestra un refugio o miklat

"Estoy viviendo en un Kibutz, que es una especie de comunidad solidaria. Estoy a unos 20 minutos en auto de Jerusalén. El lunes estaba en el Kibutz muy tranquila y de repente se disparan las sirenas, en alerta de que iban a caer misiles cerca de la zona", detalló la muchacha.

"Vi gente correr y los seguí. Estuvimos unos diez minutos en el refugio y escuchamos el bombardeo que fue muy cerca, a un kilómetro aproximadamente", explicó Lara y aseguró: "Me siento todo el tiempo alerta, los ruidos mínimos se convierten en algo mucho más intenso y uno si está durmiendo, por ejemplo, se despierta por nada".

Dejá tu comentario