Actualidad | Anmat

Instan a la Anmat a ser "enérgica" en la prohibición de venta de cigarrillos electrónicos

Es porque las pruebas existentes son insuficientes para afirmar que estos dispositivos ayudan a dejar el hábito de fumar. Además, hay estudios que muestran que el vapor que liberan no es inocuo porque contiene nicotina y otros químicos tóxicos y cancerígenos.

La Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) instó a la Anmat a ser "enérgica" en la prohibición vigente de venta y publicidad de cigarrillos electrónicos, que ya causaron cinco muertes y más de 200 enfermos graves en los Estados Unidos.

"Se trata de pacientes en su mayoría previamente sanos y jóvenes que desarrollan una enfermedad pulmonar grave que puede llevar a la muerte. Tanto el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) como la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos investigaron esos casos y emitieron una fuerte advertencia sobre el riesgo de usar esos dispositivos", precisó la AAMR en un comunicado.

En diciembre de 2016, a través de una Evaluación de Tecnología Sanitaria, la ANMAT decidió reiterar la prohibición para importar, distribuir y comercializar cigarrillos electrónicos y sus accesorios –lo que incluye su publicidad, promoción y patrocinio-. Esta medida ya había sido tomada por el organismo en mayo de 2011 por medio de la Disposición 3226/11.

La decisión fue ratificada en virtud de que las pruebas existentes son insuficientes para afirmar que estos dispositivos ayudan a dejar el hábito de fumar. Además, se ha establecido que sus efectos adversos a corto plazo son frecuentes y moderados, pero pueden llegar a ser graves por intoxicación aguda y por daño potencialmente severo a causa de la explosión de la batería. Por otra parte, el color atractivo y sabor de los líquidos del cartucho, son una nueva fuente de intoxicación inadvertida en niños que toman contacto con ellos.

De acuerdo al último Informe sobre Control del Tabaco publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a finales de 2014, el vapor que liberan estos dispositivos no es inocuo porque contiene nicotina y otros químicos tóxicos y cancerígenos.

Desde la AAMR alertan a la comunidad médica “ a estar atentos e interrogar sobre el uso de estos dispositivos en pacientes con síntomas respiratorios. Instamos a la Anmat y a las autoridades correspondientes a ser enérgicos en la prohibición vigente de venta y publicidad de esos productos, y al público en general, que considere que todo lo que se le ofrece ingresa como contrabando".

Temas

Dejá tu comentario