Sotto Voce | GUM | control | Tránsito

Una repartición de Control con destino GUM

Muchos se preguntan adonde van o adonde fueron los viejos efectivos de la GUM, aunque parece que a algún ciudadano ya le hicieron alguna multa ¿cómo?

Para muchos el 2021 quedará enmarcado como el año donde se puso fin a la extinta Guardia Urbana Municipal (GUM) creada en 2004 y disuelta después de recibir numerosas críticas. Desde parodias televisivas hasta un sinfín de comentarios callejeros apuntaron contra los uniformados de beige con boina bordó de la GUM y, lejos de ser un trámite sencillo, este segundo año pandémico puso fin a las resistencias burocráticas y sindicales que hasta hace algunos meses le dieron cabida.

Mientras tanto, la ciudadanía intenta descifrar la función de los nuevos (viejos) agentes de la GUM. Por su particular vestimenta, algunos los confunden en las calles con playeros de estaciones de servicio y hasta mencionan con sorna la restricción para ambos de poder cargar plomo: metal pesado prohibido en combustibles y efectivos de control que no están autorizados a portar armas.

Aunque un movimiento que sí se observó de los flamantes agentes de azul fue el de estar presentes en gran parte de los controles a motos y autos que se vienen realizando en la ciudad. Claro, esta función desde siempre fue realizada por los inspectores de la Dirección General de Tránsito y desde hace algunos meses las tareas se vienen repartiendo con el Área de Control de Proximidad. ¿Más presencia en la calle o un cambio de estrategia?.

Según versiones, desde que empezaron los cambios se habrían dado algunas tensiones entre la Secretaría de Control del municipio y el titular del área de Tránsito. La fractura expuesta de las diferencias habría sido una reunión convocada desde la DGT en reclamo de la falta de recursos y presupuesto que se estarían retaceando desde el área que comanda Carolina Labayru: sin repuestos para los móviles, sin respuestas a los pedidos ante los requerimientos del director e infinidad de gestos que se interpretarían como una intención clara de generar un vacío en la conducción y competencias del área.

Los rumores apuntan a la decisión del director de Tránsito de buscar apoyo directo desde el Sindicato de Trabajadores Municipales, el modo habría sido exhibir en una lista todos los recursos que faltan y que desde el gremio se reclame lo que en el pedido directo no se estaría respondiendo. Mientras se aguarda la negociación, se tejen argumentos y suspicacias de los que estuvieron presentes en las últimas reuniones: “me parece que ahora quieren zorros de azul porque no le encontraron otra función a la vieja GUM”, comentaron. Otros mencionaron el intento de desplazar a quien conduce el área, pero que para retrucar tendría la nota de pedidos bajo la manga.

Dejá tu comentario