Entretenimiento | Feminismo | Historieta

Femiñetas, feminismo ilustrado

El periódico feminista ilustrado #femiñetas que lleva adelante desde Barcelona la periodista nacida en Rosario Florencia Coll junto a cientos de compañeras de muchos países, se presenta este viernes 27 en Casa Brava (Pichincha 120). Claro que la presentación viene con fiesta: toca Agua Viva y musicaliza la dj Triga Nigga. Desde las 21h, entrada Libre. Hablamos con Florencia.

Florencia Coll es periodista. Durante muchos años trabajó en medios de Rosario hasta que decidió instalarse en Barcelona. Se encontraba contrariada con la narrativa que encontraba en muchos medios tradicionales, y junto a varias compañeras decidió construir otra narrativa. Su objetivo y deseo era hacerlo en formato de historieta, como reconoce, “nada nuevo, es básico: palabra e Ilustración”. Y creó Femiñetas. Significa feminismo en viñetas. Es un periódico ilustrado que nace hace poco más de un año –comienzos del 2018- como parte de una investigación que realizó sobre cómic y feminismo que llevó adelante en el marco del tema sobre género y comunicación en su master para la Universidad Autónoma de Barcelona. Esa investigación derivó en consultas a más de treinta y cinco ilustradoras de distintas generaciones tanto de España como de Argentina. “Más que nada era ese puente el que estaba trazando”, cuenta Florencia. “Estaba escribiendo cuestiones ligadas a la historia del comic y el feminismo en España y Argentina. Y reconocí un pasado ligado a la historieta muy grande, y que lejos estaba de no tener ilustradoras mujeres. Lo que pasaba es que tenían poca visibilidad”.

En Rosario particularmente se encontró con personas que ya conocía como Jazmín Varela, María Luque, María Victoria Rodriguez o Lucía Seisas. “Fue muy interesante lo que salía, y quise complementar con una parte práctica, con un fanzine pero en formato de periódico. Iba a tener un pliego solo con cuatro páginas, algo muy básico. Y terminó siendo de doce páginas. En Julio del 2018 salió el número 1”. La tapa llevaba una ilustración de Alina Calzadilla sobre una entrevista que indagaba lo que pasaba con el cine porno ético y feminista. “La entrevista era con Erika Lust, realizadora Sueca que lleva muchos años viviendo en Barcelona. Fue pionera en trabajar con otras narrativas y perspectivas el porno”. La publicación también incluía legalización del aborto, maternidad y trabajo, lenguaje no sexista y cómics sobre transexuales. “Vine a Rosario en ese momento pensando en el número dos. Es muy querido para mí el formato diario de un periódico, que sea ilustrado, y como dijo Sonia Tessa –destacada periodista rosarina- que sea Interoceánico” cuenta orgullosa Coll. Finalmente Florencia decidió renunciar a su trabajo en Cablevisión y se volvió a Barcelona con el plan de seguir publicando Femiñetas. “Tiene que ver con un montón de personas. Por ejemplo, mi prima diseña desde Rosario, y yo edito desde Barcelona. Es importante la auto exigencia que tenemos las mujeres, de que tiene que ser perfecto. En otro momento no lo hubiese sacado, y hoy me pone muy feliz poder hacerlo. Es hermoso que sea un parto colectivo”.

Femiñetas 2.jpeg

¿Cómo entendés el feminismo?

Entiendo al feminismo como un movimiento que tiene como fundamento no solamente el análisis y lo opresor que es el patriarcado. Sino que también está dentro de un sistema capitalista neoliberal que nos está destruyendo como especie y como ambiente. Es una cuestión que muchas personas no ven, y es parte de una discusión que se está dando mucho en España.

En Argentina el cambio cultural respecto a los movimientos feministas se está dando de una manera vertiginosa, y con muchos logros en poco tiempo. ¿Desde allá se le presta atención a lo que va sucediendo al respecto en Argentina?

En Barcelona también se da de una forma vertiginosa, de salir a ganar los espacios públicos, sobre todo en los últimos tres o cuatro años. Mirando mucho a Sudamérica, y puntualmente Argentina. Se mira mucho lo que pasa acá, no solamente con el Ni una menos como respuesta a la cantidad de femicidios, a la violencia machista que sigue creciendo en números. Como respuesta a eso, viendo todo lo que pasaba con el debate sobre la legalización de aborto en Argentina, entran en conciencia en España de que no hay nada que esté definido en cuanto a lo que fue alguna vez el estado de bienestar. Pende de un hilo el estado de bienestar. De hecho en estos momentos la discusión es como entre ciertos sectores entre progresistas e izquierda no pueden encontrar una unidad, un criterio en común. Y los que arman unidades son todos los partidos fascistas. La derecha neoliberal avanza a pasos agigantados. Y entre sus bajadas de línea política están volver para atrás con un montón de leyes, como por ejemplo, la del aborto, entre otras.

¿Por qué te parece importante que existan publicaciones como Femiñetas?

No se cómo lo vamos a solventar económicamente porque cuesta mucho. Pero creo que vamos a seguir pensando en la auto publicación. Y si se hace de manera colectiva es un doble desafío y es hermoso. Lo que más me gusta de llevar la marcha del periódico es el cruce de miradas, de percepciones, con un montón de personas de distintas generaciones. En el primer número se sumó Maitena, y hoy hay pibas de 18 y 20 años. También me parecen importante los cruces que hacemos en ferias de auto gestión. Formamos un colectivo de argentinas que se llama Auto editadas. Estamos trabajando la auto edición en diversos soportes. Vamos mucho a ferias juntas, y es riquísimo. En seis números de Femiñetas participamos ciento treinta personas. Para mí eso es alucinante. Me quedan muchas cosas por realizar y ver, por ejemplo, una web. Amo el papel, y confío en que se siga editando así con el cuidado medio ambiental necesario, pero por supuesto que como complemento tenemos que tener una casa virtual. Es necesario y pronto estará on line.

¿Cuál crees que es la riqueza cultural que le aporta a Femiñetas que haya artículos realizados por personas de diferentes nacionalidades?

Que haya ciento treinta personas en seis números me conmueve un montón. Es hermoso, y aprendo mucho. Brigitte Vasallo (escritora, profesora activista antirracista, feminista y LGBTI española) escribe sobre la red afectiva desde España, y hay otra persona ilustrando esa nota en Córdoba –Argentina-. Hay un cruce alucinante. Se discuten colores, texturas. El otro día Ana Galván –ilustradora española- me mandó una ilustración increíble sobre la maternidad. Y justo tengo una colega argentina atravesando una maternidad compleja, y enseguida pensé que eso lo tenía que escribir ella. E hicimos ese cruce que es lo más lindo que se genera. Nunca va a ser iguala mirada, pero nos acompañamos, nos cuestionamos, nos preguntamos. Y eso creo que es el aporte más rico. De hecho hablamos de ‘los feminismos’ todo el tiempo. También está bastante claro que no creemos que haya un feminismo que pueda ser liberal. Estoy muy contrariada con las persecuciones que se hacen. Hay una oleada agresiva desde muchos espacios. Por eso la idea de que si no es interseccional, si no es anti racista, el movimiento feminista no es feminista. Somos un montonazo de personas con perspectiva de género, con una mirada global. En el cruce y en lo colectivo vamos aprendiendo un montón.

Dejá tu comentario