Actualidad | Coronavirus en Rosario | coronavirus |

Falleció con coronavirus en el ICR y su familia denuncia irregularidades: el sanatorio niega mal accionar

El hijo contó que su madre ingresó por una cirugía programada, de la cual salió bien y negó que haya estado en terapia intensiva. Aseguran que se contagió en el sanatorio y que fue aislada en un espacio poco preparado. Momentos antes de que falleciera, habló con ella por WhatsApp.

La familia de Silvia Graciela Oddone, la mujer de 59 años que falleció el domingo pasado luego de someterse a una cirugía cardíaca programada en el Instituto Cardiovascular de Rosario (ICR), niega que la mujer haya estado en terapia intensiva como informaron desde el Ministerio de Salud provincial y denuncian posibles irregularidades en el centro de aislamiento donde fue derivada luego de conocerse que tenía coronavirus. Desde el Grupo Oroño, empresa a la que pertenece el mencionado sanatorio, se manifestaron al respecto.

En diálogo con Versión Rosario, Emiliano, hijo de Silvia, relató que su madre ingresó al ICR por el cambio de una válvula aórtica, cirugía que ya estaba programada. Al momento de la internación se le practicó el hisopado para coronavirus indicado por protocolo, el cual dio negativo. Luego de las pruebas de rigor, el 15 de julio pasado se sometió a la cirugía de la cual aseguran salió en buen estado de salud.

"El 14 de julio mi mamá ingresó al sanatorio para la cirugía, con el resultado del hisopado de coronavirus que dio negativo. Ahí la recibe un médico en la sala preoperatoria y este sería el médico que desencadenó después la cadena de contagios, ya que luego supimos que esa persona dio positivo de coronavirus", relató el joven.

"La operación fue el 15 de julio a las 8 de la mañana y al mediodía nos dijo el cirujano que la operó que todo salió diez puntos", explicó Emiliano y detalló: "mi mamá se quedó internada dos días más hasta el viernes. Evolucionando favorablemente en la sala postoperatoria, donde tenía mayores cuidados, pero que no era una terapia intensiva".

El joven comentó que incluso el viernes de esa semana, la mujer pasó a una sala de internación común. "Vino caminando y nos sorprendimos de verla tan bien. Se quedó en ese lugar, respondiendo favorablemente y ya sin suero. Estaba a un día de que le den el alta", recordó su hijo.

Ese fin de semana Silvia comenzó a presentar síntomas compatibles con el coronavirus. "Sábado y domingo comenzó a presentar algunas líneas de fiebre", indicó el joven y aclaró que su madre tenía solo síntomas leves de la enfermedad. "El lunes a la mañana, cuando le iban a dar el alta, le realizan el hisopado y a la noche supimos que era positivo. Una vez que se conoció el resultado todos fuimos aislados y desde ese momento empezamos a ver una serie de irregularidades", agregó.

"Por ejemplo, el jueves previo a que mi mamá empiece con síntomas, el equipo de cirujanos que la operó se aisló totalmente, sin comunicarnos nada a nosotros", afirmó el joven y apuntó: "eso quiere decir que ese jueves ya se sabía que el médico que la recibió primero a ella, en la sala preoperatoria, tenía coronavirus y no nos dijeron nada".

El lunes siguiente a la mañana, día en el que debería haber recibido el alta, Silvia fue trasladada a un centro de aislamiento especializado para pacientes con Covid-19 que depende del Sanatorio Parque y que fue construido recientemente en Córdoba y Oroño. Según señaló su hijo, los médicos le explicaron a la familia que la decisión de trasladarla ahí fue "solo porque era una paciente que salió de una cirugía". "Los médicos nos dijeron que de la operación salió bien y que del corazón estaba bárbaro, además tenía síntomas leves de coronavirus. Pero que la mandaban ahí por tratarse de una paciente que recién había salido de una operación".

Emiliano comentó que en el centro de aislamiento a su madre no le hizo falta suero, ni oxígeno y que solamente le administraban un poco de paracetamol, ya que tenía síntomas leves de coronavirus.

"Todos los días hablábamos con ella por teléfono y estaba de ánimo. Se sentía mejor, aunque demostraba el malestar que tenía por la herida de la cirugía, porque si bien ella estaba bien del corazón, era una paciente con postoperatorio y ese lugar -por el centro de aislamiento- no estaba adaptado para albergar a una persona recién salida de una operación cardíaca", apuntó.

Entre las irregularidades que la familia notó, el muchacho declaró que había poco personal para atender a tres salas de internados y que además, su madre se lastimó la herida de la operación y, aseguran no recibió la debida atención para que esto no suceda. Esa situación encendió las alarmas de la familia, que se comunicó inmediatamente con el médico que la operó. "Lo llamamos al cirujano que operó a mi mamá para preguntarle porqué no le estaban haciendo el seguimiento adecuado", manifestó el joven.

Finalmente la mujer murió el domingo pasado, en circunstancias que aún no quedaron del todo claras y que la familia buscará investigar."Mi mamá fallece el domingo 26, cuando ese mismo día hablamos por WhatsApp. Habló conmigo minutos antes de que se descompensara. De hecho el martes le iban a dar el alta porque ya no presentaba síntomas de Covid-19. El sábado y domingo no tuvo fiebre y ya tenía poca tos", confió.

Certificado de defuncion COVID Sanatorio Parque.jpg
El certificado de defunción declara muerte por
El certificado de defunción declara muerte por "fibrilación ventricular en paciente con Covid-19".

"Mi mamá entró con el hisopado negativo a realizarse una operación, de la cual salió bien. Y falleció con coronavirus positivo, ya con eso hay responsabilidad del sanatorio", concluyó el hijo de la víctima, quien aseguró que buscan esclarecer la causa de la muerte de su madre.

El Grupo Oroño afirma que la descompensación de la paciente sorprendió a los médicos y niegan mal accionar

Consultada por Versión Rosario, la Dra. Carolina Subirá, Matricula N° 18.541, médica infectóloga a cargo del Comité de Crisis para Covid-19 del Grupo Oroño, afirmó que la mujer presentó "una complicación no esperada, porque se trató de un deterioro repentino del estado clínico" y que "no tenía criterio de cuidados intensivos cuando fue derivada del ICR".

A su vez, sin negar la versión de la familia sobre la evolución favorable y el buen estado general de la mujer tras la operación a la que fue sometida, explicó que fue aislada en el llamado Centro Médico E -en Córdoba y Oroño-, ya que el ICR fue declarado a principios de la pandemia como una clínica que no atiende pacientes con coronavirus.

"La paciente estaba en su día sexto de postoperatorio de reemplazo valvular sin complicaciones y por este motivo es que se evaluaba darle el alta. Pero al contraer la infección por coronavirus, se decide que permanezca en internación en una institución adecuada para su aislamiento", indicó la médica.

"Ingresó al centro de aislamiento el día 21 y transcurre su internación hasta el día 26 sin requerimiento de oxigeno, sin suero, sin hidratación parenteral, con buen estado general, buena tolerancia, sin dolor de pecho, comiendo, deambulando, caminando y hablando por teléfono con sus familiares", detalló la infectóloga y añadió: "tal es así que para el 27 de julio se había planeado su alta".

Consultada por el cuadro que desencadenó el deceso y por si pudo existir un mal accionar médico, la médica señaló que se sospecha que la mujer sufrió una "tromboembolia pulmonar", que "se produce cuando se forman coágulos en las venas y estos coágulos viajan por las venas y se enclavan en las venas grandes del pulmón, tapándolas. Esto es una complicación grave y muchas veces fatal".

"Tenía dos factores: el postoperatorio de una cirugía mayor reciente y la infección por coronavirus que ahora se sabe que es pro coagulante", explicó Subirá y afirmó que la paciente recibió la medicación preventiva anticoagulante.

"El día 26 a las 18 presentó una sensación de dolor en el pecho y falta de aire, por lo cual se le colocó el suero y una máscara de oxígeno con buena saturación. A las siete de la tarde nuevamente presentó molestias y posteriormente presentó una brusca descompensación y paro cardíaco", relató y siguió: "se realizaron todas las maniobras de reanimación, sale del primer paro y se la traslada a cuidados críticos. Hace un segundo paro, nuevamente se recupera. Posteriormente hace un tercer paro y no logramos recuperarla".

Por último, en cuanto al médico que dio positivo de coronavirus y a través de quien la familia de la paciente sospecha que se contagio, la referente del Grupo Oroño señaló que se trata de un médico residente que se habría contagiado fuera del sanatorio. Junto con esto, reafirmó la versión de la familia de que esta persona recibió el 14 de julio a la mujer en la sala preoperatoria, antes de la intervención quirúrgica.

Asimismo, indicó que ni bien se detectó que el profesional presentaba síntomas fue aislado y se le practicó el correspondiente hisopado que luego arrojó resultado positivo.

"Cuando se identificó que la paciente fue vista por este médico, se le hizo el hisopado", relató y dijo que una vez que se tuvo el resultado del test positivo, se comunicó la información a la familia.

"La mujer no cumplía criterios de contacto estrecho con el profesional infectado, ya que solo había hecho el ingreso para el preoperatorio y utilizando elementos de protección personal", manifestó la médica y finalizó: "Repasamos a todos los otros pacientes que también fueron vistos previamente por este profesional y ninguno de ellos adquirió la infección".

Dejá tu comentario