Actualidad | Iom Kipur

Este martes con la caída del sol el Pueblo Judío recibe Iom Kipur

Popularmente conocido como "Día del Perdón". Un tiempo para hacer un parate de la rutina y repensarnos.

Este martes, con la caída del sol que dejará paso al anochecer, el Pueblo Judío recibirá Iom Kipur -conocido por muchos como Día del Perdón-, considerado como el día más trascendental del calendario judío. Iom Kipur invita a una jornada entera para dejar de lado las actividades cotidianas y la rutina, desconectarse en tiempos donde se vive constantemente conectado, y aprovechar para reflexionar sobre sobre la vida y nuestro andar.

A su vez marca el momento culmine de un periodo de diez días de reflexión que la tradición judía marca como punto de partida en Rosh HaShaná, el año nuevo. Según la tradición durante Iom Kipur se considera como prohibido ingerir alimentos y bebida, por lo que se realiza un ayuno que dura unas 26 horas aproximadamente, es decir desde el comienzo del día de Iom Kipur hasta el anochecer del día siguiente. Otras de las prohibiciones es la de bañarse, mantener relaciones sexuales, vestir calzado de cuero o cualquier prenda que implique el sacrificio de un animal, maquillarse, utilizar prendas ostentosas, o perfumes. Vale recalcar de todas maneras, que si bien esas son las 'normas' que marca la tradición, en la realidad no todos los judíos del mundo cumplen a rajatabla de la misma manera y siempre hay lugar para el sentido personal de este día. Después de todo el sentido de la fecha resulta más profundo que la serie de prohibiciones que la Ley Judía prescribe.

Es costumbre asimismo reunirse en las sinagogas, y que a diferencia del resto de los días del año donde el Judaísmo indica tres momentos de plegaria diaria, en Iom Kipur pasan a ser cinco. Antes de la puesta del sol que marca el comienzo de la festividad, se recita el Kol Nidrei, el cual tiene la particularidad de estar escrita en arameo y es como una especie de 'fórmula legal' que solicita el borrado de todas las promesas incumplidas que uno pudo realizar durante el año. Una particularidad del Kol Nidrei es que comienza diciendo "declaramos que nos es permitido rezar junto con los transgresores de la ley". Algo que puede indicarnos que el 'transgresor', el errar, es completamente humano y nadie tiene que pedir permiso para unirse y poder estar en comunidad, sino que ésta siempre debe tener los brazos abiertos para recibirlos.

Luego al día siguiente por la mañana se realizan dos servicios más, el de Shajarit y Musaf, y por la tarde dos más antes del anochecer que marcará el final de Iom Kipur; Minjá y Neilá. En todos esos momentos se recita también el Vidui -confesión-, que enumera una serie de transgresiones que podríamos haber cometido durante el año, tanto "graves" como "leves". El sonido del shófar -cuerno de carnero- marcará finalmente la culminación de este día y de los diez días que comenzaron con Rosh HaShaná -el año nuevo-.

Majzor Iom Kipur.jpg

Más allá de todas las formalidades descriptas, y de muchas otras costumbres de la fecha que quedarán para otra oportunidad, Iom Kipur busca ahondar en la revisión de la relación que se mantiene con uno mismo y con los demás. Una oportunidad para darse un rato, recalcular si es necesario, y así volver a la marcha. El saludo típico de este día es Jatíma Tová, que significa "buena firma", refiriéndose al deseo de que el otro sea "confirmado en el Libro de la Vida" para el año que acaba de empezar. Una invitación a continuar con nuestras vidas, pero cada tanto revisando cómo estamos caminando, asegurándonos que no nos estemos pisando a nosotros mismos e incluso a otros también.

Una pequeña reflexión extraída de por ahí...

Ahora me doy cuenta

“Cuando era joven, quería cambiar el mundo. Descubrí que era difícil cambiar el mundo, por lo que intenté cambiar mi país. Cuando me di cuenta que no podía cambiar mi país, empecé a concentrarme en mi pueblo. No pude cambiar mi pueblo y ya de adulto, intenté cambiar mi familia. Ahora, de viejo, me doy cuenta que lo único que puedo cambiar es a mí mismo y de pronto me di cuenta que si hace mucho tiempo me hubiera cambiado a mí mismo, podría haber tenido un impacto en mi familia. Mi familia y yo podríamos haber tenido un impacto en nuestro pueblo. Su impacto podría haber cambiado nuestro país y así podría haber cambiado el mundo..."

Dejá tu comentario