Sotto Voce | Hablando Bajo

El duro oficio de realizar una denuncia en la comisaría

Desde que asumió al frente del Ministerio de Seguridad de la provincia de Santa Fe, Marcelo Saín comenzó a expresar en su discurso varias frases que al menos en primera instancia demostraron tener un conocimiento total de la situación en la materia en la provincia.

En sintonía con el funcionario provincial, cuando asumió el nuevo jefe de la policía de Rosario, Claudio Romano, dijo que hay que volver a generar confianza en la gente y los uniformados y que no servía una comisaría que no tomaba denuncias.

Ver más: Nuevo Jefe de la Policía: "queremos que las comisarías tomen todas las denuncias"

Sin embargo del dicho al hecho... quizás también "haya que pasar el verano".Hace unos días una mujer esperaba el colectivo cerca del Distrito Noroeste de la ciudad de Rosario cuando sufrió el robo de su celular. "era un chico entre 17 y 19 años, vestido muy bien. Casi me quiebra la mano" dijo la víctima. Fuera de las pérdidas materiales y los trastornos que las mismas ocasionan, la verdadera desazón apareció a la hora de hacer la denuncia.

Primero se dirigieron a la comisaría 12 con unos vecinos que dijeron reconocer al ladrón que solía merodear por el barrio. Allí el personal policial dijo que por la zona en donde ocurrió el delito, era jurisdicción de la comisaría 20. Allí salió la comitiva para dicha dependencia para encontrarse con que tras escuchar el relato, les respondieron que corresponde a la comisaría 12. Todo esto me hace pensar en que "al gran bonete se le ha perdido un firulete... ¿yo señor? ¿no señor? ¿y entonces quien lo tiene?

En definitiva y para resumir un poco el tema, la denuncia se tomó finalmente en la doceava, tras amenaza mediante y un poco de escándalo. La mujer pasó el dato del domicilio en donde se encontraba el teléfono sustraído, gracias a la tecnología del localizador del GPS. Sin embargo, una vez más los uniformados se fundamentaron en la norma "del gran bonete" y dijeron que había que esperar a que lleguen las acciones a fiscalía para poder... bla bla bla.

Claramente hoy la mujer sigue sin teléfono y en esta columna resuenan los dichos del jefe de la URII "queremos que las comisarías tomen todas las denuncias". ¿Querer es poder?

Dejá tu comentario