Sotto Voce | Hablando Bajo

El circuito es de todos... siempre y cuando no esté alquilado

Una vez más nos colamos en ese mismo bar con aires de viejo bodegón, donde el polvillo denota el paso del tiempo, y las luces son tenues, lejos de las grandes marquesinas de los nuevos emprendimientos o el barullo de zonas como Pichincha. Allí más de uno entra en pantuflas sin que nadie se sorprenda. Entre vermouth y papas fritas, como siempre, si uno sabe poner el ojo en la mesa adecuada, siempre se puede ver un good show.

- ¡Falta Envido! La emoción del grito tras haber pintado los naipes que tenía "el compañero", casi hace tambalear los porotos del tanteador que, al igual que el domingo, lo mostraba como cómodo ganador. Sin embargo cuando esta historia esperaba mostrar la primer chicana post PASO presidenciales, fue intempestivamente interrumpida por el tronar de la puerta y el grito del recién ingresado:

-¡Lo único que faltaba! Ya ni al pibe a que aprenda a manejar se puede llevar en esta ciudad. Un desastre, Fein, Javkin, Binner, Cavallero... (el mozo mientras sigue limpiando una copa simplemente lo mira. El recién ingresado parece entender a la perfección el mensaje, y casi de una gambeta, se sienta en la silla, hace la seña de un cortado y ante el auditorio que esperaba ansioso lo que había detrás de tamaña entrada, dijo con voz serena y pausada:

- El martes llevé a manejar a mi nieto al circuito del parque Alem. Le falta poco para cumplir los 18 y viste como es esto, quiere ir a rendir el mismo día. La cuestión es que los martes el circuito no se puede usar. Gentilmente una mujer de tránsito me dijo "Tiene y los días lunes, miércoles y viernes las 24 horas, pero los martes y jueves está alquilada por una escuela de manejo. (y casi sin que nadie se lo esperara, pegó un salto desde la silla hasta quedar parado y gritó: ¿¿Alquilan nuestro circuito público a un privado??

¿Será verdad o macana del visitante?

Dejá tu comentario