Deportes | Clásico Rosarino

El Análisis: un clásico empate

Central y Newell´s igualaron 1 a 1 y así reeditaron esos tradicionales clásicos donde uno abría el marcador y el otro lo empataba, y cada uno volvía a su casa ileso. En la Lepra lo mejor estuvo en su defensa. Mientras en el Canalla, la astucia de reaccionar a tiempo.

En la tarde de hoy, Canallas y Leprosos terminaron haciendo negocio con un empate que deja conformes a los dos equipos, en un duro torneo donde ambos clubes luchan por la permanencia en primera división. La igualdad en el Gigante rememoró esos viejos encuentros donde se luchaba más de lo que se jugaba y al final cada uno se llevaba un punto.

Como en todo clásico, la obligación siempre es del local y más teniendo en cuenta que Central está urgido de puntos para salir de los puestos de descensos. Pero hoy quedó en claro que sin Lovera será muy difícil que el equipo de Cocca logre ser productivo en ataque. Y a esto sumarle que su reemplazante natural, Lucas Gamba, jugó el partido condicionado por una lesión que viene arrastrando de la fecha anterior. Pero no todas fueron malas para el conjunto auriazul, ya que supo reponerse al instante del gol de la vista y no perdió el clásico. Racha que viene engrosando desde el 2016 (última victoria leprosa).

Otro dato a destacar en el Canalla es la aparición nuevamente de su delantero, Claudio Riaño, que volvió a tener su minuto de gloria con la igualdad del marcador. El atacante fue combativo de siempre, pero hoy se lo notó muy solitario. Luchando contra una defensa rojinegra que estuvo muy segura en la mayor parte del juego.

Lo más saliente en Newell´s fue su firmeza en la defensa, los cuatro leprosos del fondo estuvieron bien plantados a las horas de defender y nunca se vieron superados por el rival. Si bien al rojinegro le empataron al minuto de haber logrado la apertura del marcador, en el resumen del partido no nos vamos a encontrar con situaciones importante del local. Y en un clásico ese es un dato a tener en cuenta.

Por otro lado, el equipo de Kudelka sintió la ausencia del Gato Formica, ya que le faltó no tuvo pasé en el medio y tampoco aprovechó las reiteradas pelotas paradas que generó en la primera etapa. Sumado a una floja actuación de Maxi Rodríguez que jugó con una molestia en su aductor. A la Fiera le pesó la edad. No obstante, el capitán del rojinegro tuvo una gran jugada en el primer tiempo que pudo haber cambiado la historia del partido.

En fin, ambos equipos tienen mucho por mejorar en una Superliga que recién empieza. La sensación que dejó este clásico es la de dos equipos muy similares, que ante rivales de fuste, pueden pasarla realmente mal en el presente campeonato.

Dejá tu comentario