Actualidad | Mujeres colectiveras | Romina Perea

Dos mujeres colectiveras firmaron su contrato de trabajo con la empresa Movi

Este martes por la tarde se conoció sobre la incorporación de dos de ellas al staff de Movi Rosario. Su abogada, Romina Perea reprochó el manejo que hizo la empresa estatal.

Finalmente, luego de varias idas y vueltas, hoy dos mujeres colectiveras firmaron su contrato de trabajo con la empresa estatal Movi Rosario. La misma compañía emitió un comunicado este martes por la tarde que dice: “En el día de la fecha fueron convocadas dos de las demandantes para incorporarse inmediatamente a prestar servicios como choferes de ómnibus de transporte urbano de pasajeros luego de cumplimentar con los exámenes psicofísicos que marca la ley y obtener el “apto” para desarrollar la tarea”.

Luego aclara que otra de las interesadas fue encontrada “no apta” para desempeñar las tareas asignadas de acuerdo a los exámenes preocupacionales que marca la ley. Las tareas a cumplir por las actoras, chofer de ómnibus de transporte urbano de pasajeros, implican serios riesgos tanto a la integridad psicofísica de la persona que las cumple como para terceros -pasajeros, peatones, ciclistas, conductores de otros vehículos-, de allí la necesidad de realizar dichos estudios previos a su contratación.

Romina Perea es la abogada de Natalia Verónica Munafo, María Etelvina Álvarez, Alejandra Isabel Avendaño y Silvina Ada Moreno, cuatro mujeres colectiveras, que hicieron reemplazos entre diciembre del año 2017 y febrero del 2018 en la empresa Movi, pero luego fueron cesanteadas con explicaciones ambiguas.

En diálogo con lt3, la abogada confirmó que dos de estas mujeres estarán firmando hoy finalmente los contratos para comenzar a trabajar el jueves. “No se puede creer el manejo de la empresa estatal con estas mujeres, recién cuando llegó la resolución de la justicia con las multas, las llamaron para incorporarlas”.

A su vez Perea remarcó que en esta historia tuvo muchísimo que ver el sindicato pero en términos negativos. Según explicó, las trabajadoras nunca tuvieron el apoyo e incluso se encontraron con barreras a la hora de incorporarlas. “Habrá que ver que pasará ahora, por lo pronto nunca se acercó nadie del gremio de la UTA que es el que más representatividad tiene”.

Respecto de la cuarta de las interesadas, se supo que por motivos personales se encontraba fuera del país y se fijó fecha de realización de los estudios psicofísicos los días 23 y 24 de septiembre. Una vez recibidos los resultados, y de ser encontrada apta, se procederá con su inmediata incorporación.

Dejá tu comentario