Actualidad | Diego Armando Maradona | Maradona | murió Maradona

Diego, la última alegría del pueblo argentino

La figura que llevó en su sangre los genes de todo un país.

Cómo empezar estas líneas si no es con una lagrima sobre el teclado. Qué decir que ya no se dijo sobre, tal vez, la figura más representantiva del pueblo argentino. Y ahí me voy a detener, en la gente, en la felicidad que generó, genera y generará la palabra de Maradona en boca criolla. Es que estamos en un país tan golpeado por las crisis económicas y bastardeado por sus figuras políticas, que la gente se aferró a las hazañas deportivas de un ser único e irrepetible.

Diego Armando Maradona, el pibe de Fiorito, el nene que se pasaba todo el día en el potrero, el joven maravilla de Argentinos, el héroe que vengó Malvinas, el capitán que sacó campeón a la selección Argentina, el futbolista que le cambió la historia a un club pobre del sur Italia y así podría seguir hasta que se disloquen los dedos. Tantas gestas en su carrera profesional, que parece imposible que un país no se sienta representado en él, cuando vos venís de tan abajo y lográs -sin proponérselo, porque al fin y al cabo el fútbol es solo un deporte- conmover a todo un pueblo, como sucedió en el 86´ en aquella batalla deportiva ante una nación que mató a tantos de los tuyos, o como en el 90´, cuando en una pierna y con todo un marco en contra, saca de la imaginación una jugada en la que dejó a medio Brasil en el camino para el gol de Caniggia.

Y sólo nombro estas dos gestas, las más conocidas, pero son cientos los hechos históricos que Maradona ha logrado en cada lugar que le tocó jugar. En algunos clubes, fueron hitos deportivos, en otros, vivencias más ligadas a lo emocional, como cuando llegó a Newells en el ´93, donde recibió el cariño de los leprosos y el guiño cómplice de aquellos canallas que tuvieron la fortuna de verlo en la ciudad, tras sus épicas con la celeste y blanca.

En un país amante del fútbol, donde primero viene la vieja y luego el club, donde los domingos son la cancha, el viejo, el tío o el abuelo, cómo negar la figura de un hombre que tan solo nombrarlo, te saca una sonrisa. La rebeldía, la pasión, el coraje, la solidaridad, la locura, los errores, la humanidad, son rasgos que el argentino tiene en su ADN. Rasgos que supo tener Diego Armando Maradona, la última alegría del pueblo argentino.

Dejá tu comentario