Actualidad | Almudena Munera | Muriel Yadanza | Leonardo Farhat

Día del Periodista: el desafío de ser una actividad esencial

Se celebra cada 7 de junio. En esta oportunidad, profesionales rosarinos reflexionaron acerca de la importancia de comunicar con responsabilidad en un terreno desconocido.

El 19 de marzo el presidente Alberto Fernández firmó el decreto 297/2020 por el que se estableció el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Se detallaban en el articulado las 24 actividades que se consideraban esenciales y por lo tanto, quienes las desarrollaran, estarían exceptuados de la cuarentena. El punto 9 del listado de permisos para la circulación habilitó para ello al “personal que se desempeña en los servicios de comunicación audiovisuales, radiales y gráficos”. Así, el periodismo se convirtió en una actividad esencial y tenía por delante uno de los mayores desafíos de las últimas décadas: informar sobre la pandemia de coronavirus.

Cronistas, redactores, presentadores y productores siguieron trabajando. Desde el primer día, las redacciones comenzaron a recibir llamados y mensajes de los ciudadanos que, ávidos de certezas y envueltos en incertidumbres, querían saber qué pasaba y cómo tenían que actuar.

Nuevos términos, nuevos hábitos, y nuevos retos. En el Día del Periodista, profesionales de la comunicación que se desempeñan en los diferentes medios de la ciudad reflexionaron sobre el desafío que significó informar en medio de una pandemia.

leo farhat.jpg
<p>Leonardo Farhat, periodista de Telefé Rosario</p>

Leonardo Farhat, periodista de Telefé Rosario

“Fue caótico al principio, muy difícil para los periodistas. Estallaron los teléfonos durante los primeros días”, repasó Leonardo Farhat, conductor y productor del Noticiero de la Gente (Telefé Rosario). Las dificultades principales pasaron por “dar respuesta a los televidentes con responsabilidad y coherencia”, recordó y añadió: “muchas veces consultábamos a los gobernantes y nos encontrábamos con que ni ellos tenían certezas de cómo iban a resolver determinados temas, porque tenían que rearmarse”.

Responsabilidad para informar. Eso fue lo primero que me vino a la cabeza cuando el presidente nos consideró esenciales”, señaló Almudena Munera Muñoz, periodista de Telenoche (Canal 3). “Durante las primeras semanas de cuarentena los medios nos convertimos en el único contacto con la realidad. Como cronistas de exteriores, fuimos los ojos en las calles desiertas, pero también estamos en primera línea”, resaltó.

Almudena.jpg
<p>Almudena Munera Muñoz, periodista de Canal 3</p>

Almudena Munera Muñoz, periodista de Canal 3

Lo primero que se le vino a la mente a Muriel Yadanza, corresponsal en la ciudad de la radio cordobesa Cadena 3, es la conferencia que brindó el secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, para confirmar que en Rosario se había detectado un caso de coronavirus, el primero. “Habíamos ido con varios colegas al Cemar. Nos miramos y dijimos: ‘¿y ahora cómo nos organizamos?’. Ese día ‘hicimos’ hablar al secretario en dos turnos para evitar estar demasiado cerca”, rememoró. “Hoy puedo decir que, a fuerza de solidaridad y creatividad, armamos nuestro propio protocolo”, se enorgulleció y a continuación detalló: para los teléfonos o micrófonos usamos el palo extensor y todos llevamos el tapabocas”. Reconoció, en tanto, que estar lejos del entrevistado y que ambos tengan barbijos dificulta escuchar y hacerse escuchar, “pero le agarramos la mano”, agregó.

En el mismo sentido, para Georgina Belluati –cronista de calle de las mañanas de LT8-, cuando comenzó la cuarentena había muchísima incertidumbre y la gente se los hacía saber. “Luego, todo se ordenó. También nosotros pudimos ordenarnos y reorganizar nuestro trabajo”, señaló y coincidió en que el barbijo y el alcohol en gel nunca faltan en el móvil desde entonces.

Información responsable

Que la población esté informada convirtió a esta profesión en algo esencial. Pero, así como los funcionarios remarcan una y otra vez que no hay recetas sobre cómo actuar porque “todo es nuevo”, los periodistas también siguen aprendiendo a la hora de comunicar.

“No teníamos la experiencia en haber trabajado en una pandemia”, aseguró Farhat. Desde usar los términos adecuados hasta los cuidados a nivel personal, todo se modificó. “Como primera medida, la empresa exigió el distanciamiento entre los que trabajamos adentro, no compartir mates, ni teléfonos. La siguiente etapa -explicó- fue la de determinar que el personal de calle (cronistas y camarógrafos) no tengan contacto con los de la redacción”.

“Al principio cierto temor también formó parte del trabajo: miedo al contagio propio y sobre todo a contagiar a los afectos”, destacó Munera Muñoz, al tiempo que coincidió con sus colegas en la preponderancia del “nuevo protocolo de trabajo que adoptamos: barbijo, caña para el micrófono -que nos asegura la distancia social- y el infaltable alcohol en gel”.

muriel.jpg
Muriel Yadanza, corresponsal de Cadena 3
Muriel Yadanza, corresponsal de Cadena 3

Yadanza se lamenta que esto de modificar hábitos también haya modificado su forma de relacionarse con los entrevistados. “En estos días, un caso que me sensibilizó mucho y sé que en otras ocasiones hubiera abrazado a la víctima. Esta vez, tanto por cuidado mío como de ella, me tuve que contener”, ejemplificó.

“Incorporamos nuevos hábitos pero también nuevos términos que, parece, llegaron para quedarse”, reconoció Belluati. “Moverse por los carriles oficiales es la clave”, reconoció y subrayó que ser claros a la hora de transmitir datos y medidas “es primordial para que la gente entienda de qué se está hablando”.

Los periodistas coincidieron en que difundir la información oficial, chequear los datos con las autoridades de las áreas de Salud -tanto municipal, como provincial o nacional-, garantiza que no haya malos entendidos ni circulación de noticias falsas y se evite así el pánico en la población.

Mientras en Rosario y el resto de la provincia los funcionarios se aprestan a flexibilizar la cuarentena, los periodistas no flexibilizan el rigor profesional.

Dejá tu comentario