Política | Debate Presidencial 2019

Debate Presidencial: algunos cruces, pases de factura y declaraciones polémicas

Finalmente se realizó el primer encuentro en el que los candidatos a presidente expusieron sus ideas. Más allá de lo estructurado que fue en esta oportunidad, no le faltó el condimento picante.

Pasó el primer Debate Presidencial desde la ciudad de Santa Fe en el que los seis candidatos que disputan por la presidencia compartieron un espacio donde tuvieron la oportunidad de expresar sus principales ejes en una eventual gestión. Esto sin dudas dejó declaraciones de las más variadas con respecto a los tópicos pactados en el debate, y por supuesto algún que otro cruce discursivo, ya que según el reglamento los candidatos no podían dirigirse la palabra entre ellos.

"Gracias al esfuerzo de los argentinos estos años hemos resuelto problemas que atravesábamos hace décadas, pero también sabemos que existen otros problemas que aún no resolvimos. Estoy acá para pedirles que sigamos trabajando juntos", con esas palabras el presidente Mauricio Macri fue el primer orador -designado previamente por sorteo- para iniciar el encuentro. Acto seguido, entró en escena el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, quien apuntó de entrada contra la gestión de Macri: "hace cuatro años hubo otro debate, en ese debate alguien mintió mucho y otro dijo la verdad, el que mintió es el presidente que hoy quiere volver a ser presidente", manifestó Fernández, recordando la exposición en su momento entre el que fuera candidato a presidente por el kirchnerismo en 2015, Daniel Scioli, y el actual presidente Mauricio Macri.

El primer tópico se centró en la cuestión de las Relaciones Internacionales, un tema en el que asuntos como la situación en Venezuela no quedó afuera. En este asunto Alberto Fernández indicó que resulta necesario volver a la unión sudamericana a través del Mercosur, y aclaró que la apertura en un mundo globalizado resulta positiva pero siempre en un contexto de protección del mercado interno. "Yo no le tengo miedo a la apertura, lo que no voy a permitir es que la apertura se lleve puesta a las industrias y al trabajo argentino", afirmó. Lavagna opinó en esa sintonía expresando "que el Mercosur es un proceso estratégico que hay rescatar del estancamiento de los últimos años". Y se metió en la cuestión del acuerdo comercial celebrado entre el gobierno nacional actual y la Unión Europea, con respecto a eso manifestó que hay que tener cuidado de volver a la Argentina a una posición de sumisión.

La polémica y los cruces empezaron en el primer tema, José Luis Espert, expresó un elogio hacia la gestión de Macri en esa materia y una crítica negativa hacia lo que fuera la política exterior del gobierno anterior. "Festejamos que el gobierno del ingeniero Macri nos haya sacado de la cloaca en la cual nos colocó en relaciones internacionales los que tal vez vuelvan en diciembre de este año", dijo.

En cuanto al tema Venezuela, Alberto Fernández reconoció que dicho país tiene problemas internos, y acusó al gobierno de Macri de querer intervencionismo extranjero para resolver esas cuestiones, de ese modo puso hincapié en que se trata de problemas que deben resolver los venezolanos por si solos. "Venezuela tiene problemas, más problemas tienen los venezolanos que están dentro de ese país. A diferencia del presidente quiero que los venezolanos resuelvan sus problemas y no haya intervención -extranjera-", señaló.

Otro tema picante fue sin dudas el de economía. "Un lugar donde el gobierno de Macri fracasó rotundamente es en la economía, para bajar la inflación atacaron el consumo, entonces le impidió a los bancos dar crédito y le sacó a los que viven del salario dinero de sus bolsillos", manifestó el candidato del Frente de Todos y Macri replicó: "Pensé que iba a ser más simple de ordenar esta economía, no pudimos alcanzar consensos con todos" y agregó: "hace 80 años que estamos obsesionados con el dólar, con inflación promedio del 60 por ciento. 67 de los últimos 100 años hubo déficit y de los últimos 30, 36% de pobreza promedio. No podemos seguir así. Tenemos que cambiar, tenemos que ser creíbles", y aseguró que en su gestión se achicó el déficit al 20%, se produjo energía y se bajaron los impuestos; "me asusta cuando algunos dicen que hay volverlos a subir". Espert por su lado se metió en el tema por la extensa deuda que la gestión macrista tomó del FMI: "si nos endeudamos respetemos los contratos y no hagamos el mismo desastre que hicimos en diciembre de 2001".

Un momento polémico y por demás de picante del debate fue cuando se trató el tópico de los derechos humanos y la diversidad. Juan José Gómez Centurión y José Luis Espert manifestaron que los derechos humanos "son un curro", el primer de estos con una posición que no dudó en recalcar cada vez que tuvo uso de la palabra en contra de la legalización del aborto. Macri por su parte, centró su discurso en la igualdad de género y la violencia de género. Dijo que su preocupación es la igualdad de hombres y mujeres y que en 2015 Cuba y Argentina eran los únicos países que no tenían un proyecto de igualdad en materia de género. También destacó la inclusión en la curricula escolar de la temática. "Basta de femicidios", concluyó. También afirmó que el eje de su gestión es ocuparse de "las víctimas de delitos que antes no tenían derechos", y dijo: "nuestra prioridad son las víctimas de delitos y los ciudadanos, y estamos contra los delincuentes".

Fernández salió al cruce de las afirmaciones de que los derechos humanos son un curro y aseguró que su eventual gestión estaría enfocada en la ampliación de más derechos para los ciudadanos. "Cada vez que se pudo ampliar derechos se hizo una mejor sociedad. Yo voy a hacer eso".

Roberto Lavagna incluyó la cuestión del hambre en el tema de los derechos. "Es curioso que se hable de derechos humanos y no de la gente que tiene hambre en Argentina, que curioso, que indicativo de cómo nos gusta discutir el pasado, algunos otros temas que requieren más profundidad de la que se puede obtener en este poco tiempo. Lamentable es", manifestó.

El próximo debate tendrá lugar el 20 de octubre y la sede elegida para esa oportunidad es la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

Dejá tu comentario