Judiciales / Policiales | Homicidio en Rosario | Lorena Ojeda | juicio abreviado

Condenado a doce años y medio de prisión por una muerte por error

La Justicia condenó a doce años y medio de prisión a un joven acusado de participar del crimen de Lorena Ojeda, el 16 de diciembre de 2016. Buscaban acallar a la testigo de otro homicidio.

Cristian González fue condenado en un juicio abreviado a la pena de doce años y seis meses de prisión efectiva. La investigación del fiscal Luis Schiappa Pietra determinó que el 16 de diciembre de 2016 alrededor de las 23, González y otras cuatro personas llegaron hasta un domicilio de Vera Mujica 2900 buscando a Brisa Ojeda. El imputado llamó a la puerta y quien atendió fue la hermana, Lorena Ojeda, de 16 años y de similares características físicas. “Efectuaron al menos 6 disparos de arma de fuego, impactándole dos de ellos en zona del tórax para luego darse a la fuga”, dice el relato de la fiscalía.

Este hecho fue instigado por Ariel “Tubi” Segovia -quien en ese momento se encontraba detenido- con el fin de que Brisa, la hermana de la víctima, no se presentara a la rueda de reconocimiento fijada para el 19 de diciembre de ese mismo año y lo señale como uno de los autores del homicidio de su marido, Jonathan Rosales, ocurrido en junio.

El caso

A los dos meses de quedar detenido Segovia se comunicó desde la cárcel de Coronda con su abogado, el reconocido penalista Marcos Cella. En una conversación telefónica que fue grabada, el recluso le pidió a Cella que retrase por unos días la rueda de reconocimiento. “Amplialo para la semana que viene y yo veo si la hago desaparecer”, le dice Segovia al letrado adrede para ganar tiempo. La audiencia efectivamente se postergó debido a que el abogado argumentó problemas personales.

Ver más: Un crimen sin condena que involucra a sicarios, barrabravas y un abogado penalista

Así fue cuando el 16 de diciembre González junto a grupo de personas fue hasta la casa de los Ojeda y sucedieron los hechos que terminaron con la vida de Lorena.

A Cella se lo imputó y condenó a tres años de prisión condicional por el delito de “impedimento de un acto funcional” como partícipe secundario de ese crimen.

Dejá tu comentario