Judiciales / Policiales | homicidio | violencia de género | Hospital Alberdi

Con saña: mató de 15 puñaladas a la pareja de su exmujer para causarle daño a ella

Le dijo: "si no estás conmigo, no estás con nadie", y fue y mató a sangre fría al novio de su ex. Ocurrió frente al Hospital Alberdi el pasado 9 de octubre. Una historia de violencia de género con un final anunciado. @MumiYadanza

El miércoles 9 de octubre a las 17:30 Mauricio Gauna decidió cumplir con sus amenazas y asesinó a la pareja de su exmujer. Llegó a la puerta del Hospital Alberdi en donde, dentro de un Chevrolet Corsa, se encontraba Mariano Ceresso de 54 años junto a dos menores de 15 y 10. Allí, prácticamente- sin mediar palabras- Gauna apuñaló unas 15 veces a Ceresso. Todo en presencia de su expareja Flavia C., dos de sus hijos en común, y de las personas que se encontraban en la zona.

Gauna utilizó un cuchillo con mango plástico de color blanco, con una hoja metálica de un solo filo de 14 centímetros. La fiscal Georgina Pairola le atribuyó haber herido en reiteradas ocasiones a la victima, con dicha arma blanca, con la intención de provocar la muerte y de tal manera provocar sufrimiento a su ex pareja, la cual mantenía una relación sentimental con el agredido. Asimismo lo acusó de haberle efectuado un corte en la mejilla izquierda con el cuchillo a su ex cuando ella intentaba defender a la víctima. También intentó agredir a la hija de ambos que estaba presente en la escena.

Luego quiso huir caminando por calle Agrelo y dobló en Superí en dirección a Massa llevando consigo el arma blanca. Fue perseguido y aprehendido en esa esquina, primero por civiles y luego por personal policial. Tras atraparlo, la policía secuestró un bolso en el cual estaba el cuchillo homicida y un automóvil Renault 18 perteneciente a Gauna.

Tras el hecho Flavia C. salió a correrlo y lo encontró cuando dos personas lo tenían agarrado e inmovilizado. Le preguntó: ¿Por qué me hiciste esto? Me arruinaste la vida a mi y se la arruinaste a tus hijos, a lo que Gauna respondió: “mi vida no me importa, mis hijos no me importan. Si no te tengo a vos, no tengo nada. A toda persona que se acerque a vos, la voy a matar”.

Horas antes del hecho el asesino había mandado un mensaje a una de sus hijas diciéndole que ellos no le importaban, que solamente le importaba Flavia y que a la persona que esté al lado de su madre él la iba a matar.

Violencia de género durante más de 20 años

La fiscal Pairola detalló: “Su conducta fue desplegada dentro del contexto de violencia de género que tuvo lugar durante la relación que duró 23 años, fruto de la cual nacieron cuatro hijos. Ellos también se vieron inmersos en dicha situación de violencia doméstica durante todo el tiempo de su vida”.

“El homicida generó un vínculo de sometimiento sobre su ex ejerciendo un control o dominación a través de actos violentos, golpes, amenazas, daños a sus pertenencias y violencias de índole sexual”, agregó la funcionaria judicial.

La situación de dominación, según se conoció, intentó ser limitada por Flavia C. un día antes del trágico hecho. Ella se dirigió a los Tribunales Provinciales de Rosario y formuló una presentación en la secretaria de Violencia Familiar y pidió una orden de restricción, la cual iba a ser notificada al día siguiente.

En este contexto, Flavia C. -tras la insistencia de él- le informó a al asesino que estaba en pareja con Mariano Ceresso. Los tres trabajaban en el club Olimpia, pero hasta ese momento no había conflicto entre el asesino y su víctima.

“Enterarse que su ex había empezado a reconstruir su vida motivó a Gauna a presentarse en el Hospital Alberdi, conociendo que el padre de ella se encontraba internado allí. Su fin fue acometer contra la víctima para causarle la aflicción a su expareja”, entendió la fiscalía.

Según Flavia C, cuando lo conoció “era un buen pibe”. Los problemas de agresión comenzaron al año de haber nacido la hija más grande, y ella tomó la decisión de separarse. Se fue a vivir con su mamá, y una noche en que él fue a ver a la nena le dijo con un cuchillo en la mano: “Si vos no te vas conmigo, yo mato a la nena”. Ahí decidió volver pero la relación siempre estuvo marcada por peleas.

La mujer declaró ante el Ministerio Público de la Acusación que cuando estaban reunidos con otras personas él era "normal" pero cuando estaban solos le hacia de todo, y le echaba la culpa de todo. Agregó que era alcohólico y agresivo. Por ejemplo ella quería levantarse de la mesa antes de que él termine de tomar su botella de vino y no la dejaba. Al querer irse a la habitación, él ese ponía cada vez más violento.

Contó por otro lado que la obligaba a mostrarle el celular, y ella en una oportunidad le preguntó: “¿que quería ver en su teléfono?” y él literalmente se lo estampó contra el suelo.

La palabra de los testigos

Las personas que llamaron al 911 y los que ayudaron a atrapar al asesino coincidieron con el relato de la mujer. Uno de ellos aseguró que: “no hubo discusión, que llegó y directamente lo mató y que nadie pudo hacer nada”. Otro comentó que cuando Flavia C. se acercó Gauna, él le dijo: “vos sabes por qué lo hice”.

Cuando la fiscalía relató lo descrito por los testigos, el imputado- vestido de jean y remera de mangas largas gris oscura- que hasta ese momento había estado inmutable, lloró y pidió un vaso de agua.

Mariano y Flavia estaban enamorados

Una amiga de Mariano Ceresso contó que se habían conocido en marzo de este año y que estaban enamorados, felices y que habían logrado estar juntos. Indicó que Flavia esperó que pasara el cumpleaños de 15 de una de las hijas para poder separarse. De hecho en el auto de Ceresso encontraron los papeles que indicaban que había iniciado los trámites de divorcio.

Imputado y con prisión efectiva

Mauricio Gauna, de 42 años, fue imputado este viernes por la tarde por homicidio calificado en concurso real con lesiones leves agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género. Deberá cumplir con la prisión efectiva por el plazo de ley.

La jueza Silvia Castelli dio lugar a la calificación legal presentada por la fiscal Pairola. En la resolución explicó: “Hubo un interés claro de Gauna de ocasionar un daño. Fue un hecho de características particularmente violentas, y la agresión a Flavia fue una descarga emocional. El imputado fue detenido prácticamente en flagrancia, es decir casi en el momento del asesinato”.

Además hizo hincapié en la “tosquedad del hecho”, teniendo en cuenta la hora y el lugar en donde fue cometido.

Dejá tu comentario