Entretenimiento | Muscari | teatro nacional | Sex Virtual

Cómo es Sex Virtual, la experiencia de estímulos virtuales creada por José María Muscari

Este miércoles comienza la segunda propuesta interactiva sexual llamada "Sex Virtual, una experiencia privada". Su creador, José María Muscari, da detalles que hacen de esta obra –además, cooperativa- una aventura única.

A Muscari no lo frena nada. Hace muchos años que el mapa del teatro nacional lo tiene como protagonista generando obras de teatros, contenidos originales, que a su vez brindan posibilidades laborales a un número importante de actores y actrices. Y a pesar de que la pandemia por Covid 19 dictaminó una cuarentena con aislamiento social, preventivo y obligatorio, su espíritu creativo siguió traccionando y al poco tiempo de haberse frenado la posibilidad laboral convencional, lanzó y lleva adelante una propuesta innovadora que rápidamente se convirtió en un éxito de taquilla virtual.

Se trata de “Sex Virtual, una experiencia privada”. Una obra interactiva que se desarrolla en siete plataformas de habitual uso doméstico en donde, como declara, “te sumergís en el planeta de la fantasía, donde recibís estímulos que hacen repensarte en relación al sexo, al placer, al morbo y a la sexualidad”. Cuenta con un antecedente de obra presencial que se realizó durante diez meses en Buenos Aires, pero la situación actual hizo repensar la propuesta y generar algo acorde a los tiempos que corren. Protagonizan Diego Ramos, Gloria Carrá, Noelia Marzol, Felipe Colombo, Adabel Guerrero y Señorita Bimbo entre otras personas.

Para acceder existen tres precios. Entrada general a quinientos pesos para los cinco días con acceso a todas las plataformas. La de mil pesos, espectador vip, lo que permite acceder además de a todas las plataformas, tener interacción directa por wasap y recibir material por wasap. Y por último una entrada especial, para parejas, que sale mil ochocientos pesos. El atractivo es que se puede ingresar a la experiencia solo una de las dos personas de la pareja, e incluir dos dispositivos, para poder hacer la experiencia a la par o por separado. “Porque justamente la intimidad del proyecto permite que vos, a partir de tu dispositivo, puedas tomar decisiones”, aclara Muscari. “Entonces quizás a las 22 tenés la aventura de ver un zoom con Diego Ramos, un telegram con Gloria Carrá y un instagram con Felipe Colombo. Y tenés que decidir cuál de las tres cosas ver. Si tenés un único dispositivo, o si haces la experiencia con tu pareja desde un solo dispositivo, están obligados a ver las dos personas lo mismo. En cambio, existe la opción de que cada una puede hacer su propia aventura durante la experiencia”, agrega. Una aclaración importante es que la entrada es única para toda la experiencia.

muscari65.JPG

-¿Qué tomaste como referencia para la adaptación deSex, viví tu experiencia” aSex virtual, una experiencia privada”?

-Tomé como referencia la misma obra. Porque no hay antecedentes de un sexting artístico o un objeto artístico virtual como este. Por supuesto que a partir de la obra presencial, que durante diez meses llenó el teatro hasta que apareció el coronavirus. Y esperemos que cuando pase vuelva con la misma fuerza. Había mucha necesidad y demanda de que el espectáculo se trasladara al streaming, y a mí me parecía que la obra era tan atípica y diferente, que simplemente subir al streaming la obra filmada, no era algo que me representara. Estuve un montón de tiempo dando vueltas alrededor de la idea, hasta llegar a esta plataforma, a esta nueva modalidad en la que se convierte la entrega de material a partir de diferentes plataformas y durante cinco días y 24 horas y diferentes estímulos se genera una especie de objeto artístico entre la tropue de sex y los espectadores. Estamos muy contentos porque la primera edición fue absolutamente exitosa y esta segunda va por el mismo lugar. Se agotan las entradas con muchísima facilidad. La empatía del público con la obra es rotunda, y por otro lado, tanto la troupe de artistas que dirijo como el equipo de producción estamos trabajando a full, desafiando nuestras propias leyes y formatos, porque nos lleva a un ligar diferente al que cada uno de notros conocemos.

-¿El elenco es el mismo?

-Es el mismo que estaba en el teatro y sumamos a Adabel Guerrero (que iba a debutar este año y no pudo), Señorita Bimbo, Esteban Prol, y una presencia bastante atípica, que es un actor de porno internacional que se llama Cristian Sam. Me parece que estaba bueno que aparezca el color de un desnudista, que no tenga rollo con la genitalidad. Imaginate que en el elenco está Diego Ramos, Gloria Carrá, Noelia Marzol, Felipe Colombo, Adabel Guerrero, Agustín Sierra, el Tucu López. Estos nombres no llegan a desnudos completos de genitalidad. Me parecía que estaba bueno que en el espectáculo haya un hombre que llegara a ese lugar. En el grupo de las bailarinas y performers, sí tenemos mujeres que llegan a los desnudos, y me parecía que estaba bueno que haya un hombre.

-¿Por qué tendrá una duración de días limitadas?

-La experiencia que comienza este miércoles dura cinco días. La siguiente experiencia que comienza el 19 de mayo, dura tres días. No tienen un formato fijo de cantidad de días. Esta es de cinco como la anterior, pero nos damos cuenta de que la intensidad del material que proponemos y la hiperactividad va a funcionar aún mejor si lo concentramos en menos cantidad de días. Así que la próxima experiencia, que ya está a la venta, va a ser tres días, de jueves a sábado. La idea es que con la entrada, de alguna manera estas comprando un pase a la fantasía. Al planeta de la fantasía en donde durante estos tres días recibís una cantidad de estímulos que hacen repensarte en relación al sexo, al placer, al morbo, a la fantasía, a la sexualidad y a un montón de temas que son neurálgicos de los seres humanos. Creo que por eso también la experiencia se convirtió en el éxito que es.

-¿Cómo surgió la idea de que formen una cooperativa con los artistas involucrados?

-Nosotros somos una cooperativa incluso cuando el espectáculo era presencial. Para esta experiencia por supuesto que seguimos siéndolo. Es un espectáculo muy grande, donde actúan veinticinco personas, más otro montón de personas fuera de las redes, que somos quince. Es una cooperativa muy grande, de cuarenta personas, integrada por muchos famosos. Nos parecía mejor que en un momento tan atípico como este de detención en el mundo del espectáculo, nos podamos poner en movimiento artístico y económico. La verdad que funcionamos muy bien como cooperativa de trabajo, donde todo el dinero que ingresa nos lo podemos dividir y eso también genera en todo el elenco una esperanza no solo artística, sino también económica en un momento donde en el mundo del espectáculo, el dinero es una zona trabada.

-¿Qué diferencia encontrarán los usuarios que vieron la obra en el teatro?

-La gente que vio la obra en el teatro y hace la experiencia virtual va a encontrar una gran diferencia. Porque nosotros no trasladamos la obra de teatro a las redes. Creamos todo un material nuevo para cada nueva experiencia. Por lo cual lo más parecido que van a ver es la formación del elenco y el vínculo que nosotros establecemos con el sexo y el deseo. Pero todo el material es absolutamente nuevo, incluso en cada experiencia el material es nuevo. Esta segunda experiencia, no se parece en nada a la experiencia anterior. Es totalmente diferente, con nuevos tópicos, nuevos momentos, nuevos textos, nuevas coreografías, nuevas intervenciones, nuevas reflexiones, nuevos momentos en vivo, nueva operatividad. O sea, cada experiencia se renueva y se remasteriza usando como aura la energía que manejábamos en el teatro. Pero simplemente eso: un aura que de alguna manera nos da una pátina de entendimiento al elenco después de un año de experiencia juntos.

SEX VIRTUAL placa.jpg

-¿Cuál es el desafío más grande de llevar la obra a lo virtual y generar en los espectadores la adrenalina del vivo?

-Son muchísimos, enormes. En principio, a mi como creador no me resulta lo mismo juntar un elenco y ensayar intensamente tres o cuatro horas -donde puedo bajar toda mi información-, que tener que hacerlo por cámara o por zoom, y después hacer una dirección un seguimientos absolutamente individual y personal con cada actor. Por otro lado, otro gran desafío para generar esa adrenalina, esa intimidad, esa privacidad que el espectáculo generaba y despertaba en vivo, tiene que ver con todo el trabajo de infraestructura, de producción. Para que quienes entran a la experiencia de sex virtual vivan esa adrenalina, a cada momento le llegan alternativas para hacer. Audios, vínculos, videos. Determinados materiales que te generan una interacción directa con la troupe a lo largo de cinco días. Eso genera un trabajo muy arduo desde la producción y artística que, incluso, es mucho más exigente que el trabajo de montar un espectáculo en vivo. Porque para el espectáculo en vivo uno trabaja una determinada cantidad de tiempo y luego lo que hace es remasterizar eso función a función. En este caso no, con la particularidad de que las experiencias son nuevas y diferentes cada vez. Y nos obliga creativamente a estar diferentes.

-La tecnología despierta dudas en cuanto a la intimidad. Quienes accedan a Sex virtual, ¿tienen garantizado el anonimato?

-La gente que accede puede ser absolutamente activa y participar en zooms en donde se ven sus caras y su identidad, o pueden ser absolutamente anónimos. Y que no sepamos quienes están mirando y sean una especia de voyeurs. Sex virtual contempla las dos posibilidades. Espectadores que quieren mostrar quiénes son e incluso interaccionar con la troupe y quienes solo quieren recibir material, ser una especie de cómplices tácitos de toda la situación y estar viendo todo lo que sucede sin que se vea su identidad.

-¿Desde qué plataformas se podrá acceder?

-Trabajamos con Instagram, Twitter, Periscope, Telegram, Zoom y WhatsApp. No necesariamente tenés que tenerlas todas. Si las tienen a todas, tienen mayor acceso a más material. Pero hay gente que hace la experiencia solo por una plataforma y otra que lo hace por multiplataformas. Porque también el gran atractivo de la experiencia es que no se repiten materiales en las plataformas. Hay material exclusivamente creado para cada plataforma.

-¿Los videos filtrados son parte de la propuesta o son pruebas?

-Son parte de la irreverencia del público que nos sigue. Que por suerte se convierte en algo ingenuo, porque la experiencia tiene la característica de lo efímero. O sea, todo lo que se filtra, es material totalmente desactualizado, pertenecen a la experiencia anterior. Esta experiencia ya no cuenta con ese material. Para el público que no conoce la experiencia es una oportunidad de enterarse que está pasando esto; para el público que quizás juzga la experiencia por un material filtrado, lo único que tengo para decirle es que es la punta de un iceberg. Porque imagínense que 24 horas de material de veinticinco artistas en siete plataformas diferentes no hay forma de traducirlo filtrando nada. Porque lo que generamos es una caterva de material que por más que filtres un video o una foto, estás filtrando un 1% de una experiencia que se completa en su totalidad. Así que trato de pensarlo como una irreverencia del público, como una necesidad de una parte de nuestro público que compró la entrada de que se entere otra cantidad de gente de lo que está pasando y también de una publicidad positiva sin que sea nuestra decisión.

-¿Cuántas personas –incluidas las que estén involucradas en el aspecto tecnológico- forman parte de Sex virtual?

-Somos veinticinco personas trabajando artísticamente y quince trabajando en la operatividad. Para la experiencia anterior, mil seiscientos espectadores. Habíamos dicho de vender solo mil entradas por una cuestión de operatividad, porque para que todo pase con la simplicidad planteada, hay un gran trabajo de producción y operatividad detrás. La experiencia pasada pensamos que con mil entradas ya era mucho público para manejar. Esas mil entradas se agotaron y empezamos a estirar de a cien, hasta que llegamos a mil seiscientos. Esta nueva experiencia, en principio, ya superó la venta de la anterior y también nos habíamos puesto un coto de mil ochocientas. Cuando comienza la experiencia, no incluimos más público.

Datos: las entradas se sacan en http://www.alternativateatral.com/obra71939-sex-virtual-una-experiencia-privada y ya están a la venta los espacios para la tercera experiencia que comienza el 19 de mayo. Hay accesos de 500, 1000 y 1800 pesos.

Dejá tu comentario