Entretenimiento | opinión | Colectividades | Fiesta Nacional de Colectividades

Colectividades 2020: "El fiasco que se volvió fiesta"

El formato online del evento se convirtió en un rotundo éxito y hasta invita a imaginar un posible doble encuentro para el 2021. ¿El encuentro virtual llegó para quedarse?

La pandemia nos ha enseñado mucho sobre nosotros mismos, en forma individual y como sociedad. Los portales de noticias se encuentran plagados de historias desde el comienzo de las distintas etapas de la cuarentena y en muchos casos del reconocimiento de la importancia que cobraron los afectos en tiempos de coronavirus.

Sorprendentemente lo que hasta marzo era quizás un problema vinculado a la cantidad de horas en las que uno pasaba frente a un dispositivo tecnológico, desde el comienzo del aislamiento preventivo, las plataformas y servicios de mensajería, fueron los que pudieron acercarnos un poco de calor en tiempos tan fríos.

En medio de esto la Cultura quedó un poco atrapada con la falta “del vivo” y los artistas y trabajadores culturales se las ingeniaron entre streaming y zoomferencias para poder seguir trabajando y realizando aportes a la sociedad. Claro, si la creatividad no sale desde la Cultura, ¿desde donde iba a venir?

Cuándo comenzaba el mes de octubre y la pandemia seguía entregando números parcos en términos de casos positivos de coronavirus, la noticia de “la primera fiesta de las Colectividades en formato online” parecía tener sabor a poco. La propuesta de gastronomía por delivery y el fuerte trabajo en las redes sociales, prometían ponerle “mucho amor a la camiseta” pero sin embargo, todo parecía quedar bastante lejos de la fiesta que engalana el mes de noviembre, bajo la tutela del Monumento a la Bandera.

Las historias y muros de Instagram y Facebook se poblaron de olores y sabores de los platos típicos de cada colectividad

Este cronista, fue uno de los que pensó en voz baja ¿formato virtual?, que fiasco. Y sin embargo arrancó el lunes de “reservas de platos online” y las historias y muros de Instagram y Facebook se poblaron de olores y sabores que llegaban a nuestros teléfonos mediante la publicación de las mejores imágenes de los platos típicos de cada Colectividad. De repente aquellos que no tenían la posibilidad de caminar las calles del predio, volvieron a ver los manjares preparados por cada agrupación; de repente los equipos de cada Colectividad compartían los preparativos y “las viandas” que con “un cacho de Cultura” viajaban en cantidades a los distintos puntos cardinales de los hogares rosarinos; de repente un torneo de tik tok desplegaba todo el color, el vestuario y la creatividad de los danzarines de cada agrupación. Sin lugar a dudas, con la magia que le puso a esta edición cada Colectividad, “el fiasco” se volvió fiesta, y nos permite soñar con un futuro de nuevas normalidades, en donde vuelvan los abrazos y los bailes en el escenario mayor.

Un torneo de tik tok desplegaba todo el color, el vestuario y la creatividad de los danzarines de cada agrupación

Y ya que estamos, por qué no imaginar un poco más en grande y soñar, que en el 2021 además del tradicional Encuentro de Colectividades de noviembre, agreguemos una segunda fiesta en formato online para mediados de año, como para preparar los estómagos y los corazones para el tradicional encuentro de noviembre.

“Sacar belleza de este caos es virtud”, es algo que Colectividades ha logrado con creces en este 2020, y que seguramente aplauden a rabiar los queridos inmigrantes, que mucho saben de trabajo, esfuerzo y de cosechar siembras.

Dejá tu comentario