Sotto Voce | Hablando Bajo

Cocheras subterráneas en Rosario de la mano de Sir William ¿De quién?

Más de una vez se han escrito historias acerca de "los verdaderos dueños del poder" que están lejos de ser la cara política que se vota en las elecciones. Muchas veces en reductos bohemios e intelectuales, cuando se habla de un político influyente suele preguntarse ¿qué empresario o sombra se esconde detrás de él?. En otras palabras lo que se busca dilucidar en estos casos es a quien se le deben favores.

En Rosario existe "Sir William" quien se mueve sigilosamente entre la política y los medios de comunicación desde su guarida/fundación en las calles Santa Fe y Sarmiento. En algún momento hizo un ruido bárbaro como dueño de algunos medios de comunicación; hasta regaló un par de autos antes de "fundir la cuestión".

Sin embargo, luego de ese breve periplo mediático volvió a su lugar tradicional en la ciudad: tras las sombras, y desde allí orquestó una jugada maestra, la que mejor le sale. Sin distinción de credos ni colores políticos más que el dinero, "Sir William" aportó dinero a la campaña de Cambiemos, mientras se abrazaba con la ex intendenta y luego apareció en primera fila en la presentación del libro Sinceramente.

Justamente desde esa heterogeneidad dicen que cuando todos festejaban o lloraban los resultados electorales del año 2019, sobre el final del año realizó su jugada maestra. Cual ajedrecista, juntó a la mesa a miembros de todos los espacios políticos y les propuso un plan "del que todos salen ganando".

Varias idas y vueltas hubo en el Concejo el día en que se definía la presidencia del espacio en Rosario. Muchos se sorprendieron con los resultados, pero sin embargo, todo lo que pasó se había definido 10 días atrás en las oficinas del empresario. Una queda como presidenta, cosa que venía buscando hace tiempo, el otro, como vice, un referente del PJ más cercano a la provincia que a la ciudad, desactiva "la bomba unidad" que se había generado en las huestes locales para no perder poder, otro se queda con cargos importantes del gabinete del Concejo y deja a su ex mujer tranquila con sus reclamos, y los más picantes... algún goteo recibieron con solo ser cómplices de la jugada.

Ahora bien, ¿qué gana Sir Williams con todo esta movida política?

Con todo este movimiento, el empresario se ganó una especie de "mayoría automática en la comisión de planeamiento", por lo cual sus proyectos de construcción en la ciudad dejarían de tener frenos y pasarían a acelerar. No sería de extrañar que a partir de marzo volvamos a escuchar rumores sobre "cocheras subterráneas" y en un breve lapso las máquinas poniéndose a trabajar.

Igual todo esto me lo contó un vecino de la zona que tiene menos fuentes que el Palacio Homónimo que queda frente a su casa. ¿Será?

Dejá tu comentario