Actualidad | Tambo "La Resistencia" | Ciudad Futura | desalojo

Ciudad Futura responde al desalojo del tambo: "No pasarán"

A través de un comunicado, la agrupación política le contestó a la Corte Suprema provincial. "Si hay que llegar a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, se llegará", aseguran en el escrito.

La semana pasada la Corte Suprema de la provincia declaró "inadmisible" el recurso que había presentado Ciudad Futura que buscaba evitar el desalojo del tambo La Resistencia, que la agrupación explota en Nuevo Alberdi.

Desde la agrupación liderada por Juan Monteverde no se hicieron esperar y este lunes emitieron un comunicado en donde adelantan que seguirán los pasos judiciales que sean necesarios para continuar produciendo allí, alimentos caseros.

Aquí, un fragmento del extenso comunicado de Ciudad Futura:

Ya van casi 10 años desde el primer intento de desalojo. La prolongación en el tiempo, el poder de los actores involucrados y las dificultades para encaminar una solución, sólo develan el tamaño de la batalla que el Tambo resume y los valores que como símbolo ya encarna. ¿Quién se queda con las últimas 500 hectáreas de tierra que tiene Rosario para crecer y desarrollarse? ¿A qué modelo de ciudad y de sociedad aporta? ¿Quiénes ganan y quiénes pierden? Desde aquel día que llegamos para socorrer a un pequeño tambo familiar de una topadora ilegal hasta hoy, que el tambo se convirtió en una cooperativa que produce leche fluída y agrega valor en orígen en su propia planta láctea, peleamos con nuestras únicas armas: la palabra y los hechos. Y a eso nos dedicamos desde siempre: a generar trabajo genuino y alimentos sanos, a cuidar la tierra, a hacer alianzas con otras cooperativas como Cotar para bajar el precio de la leche en toda la ciudad. A eso se dedicó el Tambo La Resistencia todo este tiempo. Mientras tanto el poder político y el poder económico se encargaron de perseguirlo y atacarlo. Con todo en contra, el tambo siguió creciendo. Y tan grande como los enemigos que enfrenta es la esperanza que genera, mostrando un modelo posible de desarrollo sustentable para las ciudades con la soberanía alimentaria como eje central.

Embed

“Desde que comenzó el juicio hasta hoy no sólo cambiaron los jueces del juzgado, los concejales, intendentes y gobernadores y hasta los presidentes, sino que también cambió la realidad jurídica: las legislaciones que son producto de las peleas que da la sociedad. Es decir, las leyes con las que se dictaron las primeras sentencias cambiaron y ahora protegen más aún a procesos como los del tambo. Y son esos derechos los que hoy están siendo vulnerados por el poder judicial. Son tres las leyes vigentes que explícitamente dicen que el tambo debe quedarse. La ley provincial 13.334 que protege al pequeño productor rural e impide su desalojo. La ley nacional 27.118 que defiende a la agricultura familiar de los despojos y, por último, la recientemente sancionada ley de barrios populares (27.453), que no solo frena por 4 años los desalojos de los inmuebles que forman parte del registro confeccionado por esa misma ley, sino que declara a esos lotes de interés social sujeto a expropiación. Tanto los lotes del tambo, como los de todas las familias de Nuevo Alberdi están incluidos en el registro que contiene la ley que se aprobó por unanimidad el Congreso de la Nación. Esta ley nacional que peleamos largamente los movimientos populares en Argentina no sólo protege del desalojo sino que además le da nuevos derechos a los poseedores, reconociéndoles su permanencia en un lugar y formalizándolos a través de un registro oficial (el RENABAP). Eso es justamente en lo que venimos insistiendo particularmente en el caso del tambo hace tiempo: que la posesión pacífica, continua e ininterrumpida con ánimo de dueño del tambero desde hace décadas le otorga mejor título que el que aún hoy no pudieron demostrar quienes iniciaron el juicio.

Por eso hoy realizaremos las presentaciones correspondientes para que el poder judicial de la provincia de Santa Fe se atenga al cumplimiento de la ley y ordene la suspensión definitiva del desalojo del tambo La Resistencia. Pero como la legalidad no es una cuestión de justicia sino de poder, nos dedicaremos de ahora en adelante y con todas nuestras fuerzas, a que el caso del tambo sirva para hacer operativa esta ley en todo el territorio nacional. Y si hay que llegar a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, se llegará.

Tambo La Resistencia.jpg

Como decimos siempre, si en la realidad se cumpliera con todas las leyes y derechos que nos asisten (desde la Constitución Nacional hasta la última ordenanza) deberíamos vivir en una sociedad maravillosa. El problema es que muchas veces no existe un poder que haga operativos esos derechos. La lucha no se termina con la sanción de una ley, porque la selectividad del poder judicial sólo hace cumplir algunas leyes, pero otras no.

Lo que empezó como un conflicto de un barrio pasó a ser la lucha de una ciudad y ahora se convertirá en una bandera para todo el país. Para todos los barrios populares de la Argentina que día a día la pelean para salir adelante y exigen dejar de ser ciudadanos de segunda para incorporarse a todos los derechos de la vida en las ciudades. A eso nos dedicamos todo este tiempo y para eso seguiremos trabajando”.

Dejá tu comentario