Deportes | Central | Kily González | River

Central parecía un equipo competitivo, pero fue una ilusión

El equipo del Kily repitió errores en defensa y volvió a sufrir la falta de peso en el área rival. Además, el esquema táctico dejó de ser fiable. Barajar y dar de nuevo para intentar hacer un buen papel en la zona complementación.

Algunos podrán decir que Central volvió a darle pelea a River con un gol que no le cobraron por offside o bien que el arquero Bologna sacó dos pelotas que pudieron terminar en gol cuando el partido todavía estaba con un tanto de diferencia, pero todo son destellos de una realidad que aparenta una cosa y termina siendo otra.

Ver más: Central eliminado de la zona campeonato tras perder con River

Lo cierto es que este equipo tiene serios problemas en defensa y en ataque, que no son nuevos, porque ante Godoy Cruz -de los rivales más flojos del torneo- también mostró falencias a la hora defender y falta de peso en el área contraria. No les voy a reiterar el gran error que significa es dejar en cancha a Novaretti y Bottinelli, esta vez me voy a enfocar en el esquema defensivo. No se puede pretender jugar con línea de cinco y no tener jugadores aptos para los puestos. Los laterales volantes Blanco y Martínez tuvieron un flojísimo partido, no aportaron nada en defensa ni ataque. El 5, 3, 1, 2 con estos jugadores ya no alcanza, estos jugadores, con esta formación se vuelve insostenible la competitividad, River se lo hizo pagar y ante cada embate de la visita, el equipo sufría a más no poder.

Otro sector donde el Kily parece no encontrarle la vuelta es a la ofensiva, mandar a gamba a correr y aguantar de espalda al arco es darse un tiro en el pie. Aguanta y sale de contra con toques rápidos y jugando por abajo, o pone a un delantero más apto para la función de un nueve que aguante de espalda. La victoria ante el Tomba debía traerle alivio al plantel para corregir errores, pero lejos de eso. Las fallas se acentuaron este sábado y el Kily deberá meter mano en el planteo táctico y en los nombres de la formación.

ORO

Emiliano Vecchio: En un contexto de pobrísimas actuaciones, con dos o tres jugadas terminó siendo el más claro. No obstante, el físico le pasó facturas y debe entender que hay acciones que con 32 años ya no puede realizar tan seguidos.

PLATA

Fabián Rinaudo: Intentó cortar los hilos de juegos del rival, estuvo activo en el mediocampo, pero se nota que físicamente le falta ritmo.

BRONCE

Diego Novaretti: Pese a que tuvo un tiempo para el olvido, el defensor logró ganar varias pelotas en el complemento.

COBRE

Dejá tu comentario