Deportes | Rosario Central | Proyecto Juvenil | divisiones inferiores

Central: el "proyecto juvenil" pero con refuerzos de más 30 años

Las divisiones inferiores iban a ser la prioridad según había anunciado la dirigencia, pero las contrataciones en el mercado de pases indican lo opuesto. ¿Cambio de rumbo o doble mensaje?

Desde que Rosario Central anunció en junio la salida del entrenador Diego Cocca, todas las voces oficiales del mundo canalla levantaron la bandera del “proyecto juvenil” casi como un mandato a seguir. Fue tan fuerte el mensaje que terminó siendo el detonante para la no continuidad del DT. La postura de mirar hacia las divisiones inferiores siguió con la llegada a la primera del Kily González, por entonces en la reserva del club. Con el arribo del ídolo auriazul todo parecía estar enfocado a darle protagonismo a los más chicos.

Hasta allí todo iba bien, pero conforme fueron pasando las semanas, las caras que llegaron al club iban en contrapartida con lo apostado.

Las contrataciones de Central en el 2021 Jonathan Botinelli (35 años, viene de Unión), Emiliano Vecchio (32 años, viene de Bolivar de Bolivia) y Fernando Torrent (28 años, viene de Arsenal).

Un defensor de 35 años, un volante con pasado en la institución de 32 y un jugador que explotó de grande y viene con 28 años son hasta el momento los refuerzos canallas de cara a un torneo en el que no se va a pelear por nada, ya que no habrá descensos y los puestos para las copas ya están sorteados. Para analizar lo que sucede en Central con los “proyectos juveniles”, VersiónRosario recabó testimonios de dos directores técnicos que pusieron y bancaron a los más chicos.

CUFFARO, FOTO UNO.jpg

El director técnico Ariel Cuffaro Ruso, quien estuvo en dos procesos y fue asistente de Don Ángel Zof, explicó que el arribo masivo de juveniles a un plantel profesional se da como consecuencia de un problema económico: “Yo creo que se arman los equipos con jugadores juveniles por necesidad, porque el club llega a una situación que no tiene más recursos y entonces sí o sí tiene que recurrir a las inferiores”. Aclaró, en tanto, que es partidario de poner a los más chicos y que es lo que los clubes deberían hacer “e ir mechándolo con hombres de experiencia”. Recordó que esa estrategia “le ha dado resultados” a Central.

Sobre el mercado de pases del club, el entrenador no ve con malos ojos que se traigan jugadores de experiencia, “si tenés un 70 por ciento del plantel con futbolistas de las canteras”. Lo que no comparte Cuffaro es cuando en un libro de pases “se van 10 jugadores y vienen otros 10, que es lo que ha pasado en el último tiempo en el Central”.

El DT contó su experiencia con planteles jóvenes: “En el 2005 con Zof armamos un equipo de juveniles y nos salió muy bien. Hicimos dos campañas de 30 y 32 puntos”, y señaló que la última etapa no fue la esperada porque vendieron varios jugadores. “En 2009 prácticamente subí a todos los chicos de reserva a primera, fue una experiencia que terminó mal porque a mitad de año vendieron a todo el equipo y nos desarmamos, pero ese equipo del 2009 le ganó de local a Boca, River, Racing e Independiente”, expresó.

LEO FERNÁNDEZ, FOTO DOS..jpg

Otro que tuvo que comandar un equipo con juveniles fue Leonardo Fernández que, al igual que el Kily, ascendió de la reserva a la primera en Central. Leo compartió mirada con su par pero diferenció el proyecto entre inferiores y categoría profesional: “Yo creo en los proyectos de divisiones inferiores, hay acabadas muestras de clubes como Vélez y Lanús que proponen un proyecto y lo llevan adelante, pero hay veces que los proyectos de divisiones inferiores no son igual que los proyectos de primera, no van de la mano porque tiene realidades distintas”. El DT amplió que “los trabajos en inferiores lo podés realizar en 2, 4 o 5 años. En primera, en cambio, no tenés esos tiempos, ya que mandan los resultados”.

En cuanto a los futbolistas que llegaron en estos días, el DT campeón con Central en la Copa Santa Fe 2017 expresó que es fundamental saber qué pretende el técnico con los refuerzos. “Hay que ver cómo los va a utilizar el Kily, y si estos jugadores servirán como guía para el resto de juveniles”, reflexionó. Lo ideal, según Fernández, es tener “un 60 o 70 por ciento de juveniles en un plantel y rodearlos con jugadores de experiencia”.

Por el lado del club, quienes ascendieron a la primera plantilla en esta temporada fueron los canteranos Luca Martínez Dupuy (delantero), Mateo Tanlongo (mediocampista), Lautaro Giaccone (mediocampista) y Lautaro Blanco (defensor). Estos nombres se suman a los futbolistas que llegaron y quedará en manos de Kily saber si realmente se vuelve a la esencia de juego con los chicos de la institución, o si los pibes serán solo la imagen decorativa de un marco que se viene repitiendo en las últimas temporadas.

Dejá tu comentario