Sotto Voce | Hablando Bajo |

¿Casino "on line" por 20 años?: hagan sus apuestas...

Después del tembladeral que vivió la ciudad a raíz de las denuncias de corrupción contra los fiscales Ponce Asahad y Serjal, muchos se preguntan hasta dónde llegarán las consecuencias de del embate iniciado por el empresario del juego, Leonardo Peiti. Es que la intrépida jugada del "arrepentido" dejó en evidencia una red que involucra a policías, políticos, sicarios, mafiosos y sin lugar a dudas integrantes del Poder Judicial.

No obstante esto, queda al descubierto otro gran tema: el incremento del juego clandestino en la provincia de Santa Fe. En los últimos días se allanaron casinos irregulares en Rosario y Villa Gobernador Gálvez, denotando cómo han proliferado este tipo de actividad ilícita.

Hace menos de un mes el vicepresidente ejecutivo de la Caja de Asistencia Social, Rodolfo Cattáneo, se mostró preocupado por el gran porcentaje de juego ilegal en el territorio provincial. El funcionario, con domicilio en Buenos Aires y pasado mediático, recordó que todo el dinero que se va por la vía clandestina desaparece del presupuesto.

Pero “la fuga” no queda toda en una sala o establecimiento con algunos tragamonedas y ruletas. Gran parte del problema que tienen las autoridades a la hora de controlar pasa por la virtualidad, tras la irrupción, sobre todo en este 2020 de los casinos on line. Hay más de una decena de páginas y plataformas web con fuerte presencia en el país y Argentina no cuenta aún con un marco regulatorio de estas nuevas formas de apuesta.

Mientras tanto la recaudación de las loterías provinciales son magras, como en Santa Fe, que con las tres salas de juego cerradas desde hace meses, solo ingresan fondos de la tradicional quiniela y otros juegos como el Quini 6. De esa merma también participan los municipios como Rosario, que reciben una buena tajada de las entradas que se cobran en una de las salas de juego más grandes de Latinoamérica.

A propósito del City Center Rosario, y teniendo en cuenta el contexto, muchos se preguntan: ¿por qué están tan tranquilos sus dueños?, ¿por qué no se los escucha presionar para la reapertura, cuando podría hacerlo cumpliendo protocolos sanitarios como otras actividades? Pareciera que hay una respuesta: el ejecutivo provincial, a través de Lotería, tendría todo aceitado para que a la firma Casino Rosario S.A. se le otorgue la primera licencia de apuestas “en línea” del país, la cual sería por 20 años (mismo plazo de explotación que las presenciales) explicando en parte la tensa calma reinante y que permitiría no sólo garantizar los puestos de trabajo, sino también sumar un socio en el control del juego clandestino virtual y por la que “apostarían” varios intendentes, legisladores y funcionarios provinciales. Les cierra a todos.

Quedará para otro momento la discusión sobre la remanida contradicción del Estado que, procurando resursos para seguridad, educación y salud, mira para otro lado ante, en el caso puntual del juego, la problemática de la adicción o ludopatía.

Dejá tu comentario