Política | Carlos Del Frade | Marcelo Sain | Legislatura provincial

Del Frade: "quieren sacarlo a Sain del Organismo de Investigaciones, eso sí está mal"

El diputado provincial aseguró que el Gobierno santafesino no tendió puentes con el Frente Progresista y el propio peronismo para evitar los enfrentamientos con el ministro de Seguridad.

El diputado provincial Carlos Del Frade es uno de los referentes políticos que, desde la oposición, siempre apostó a los cambios propuestos por el ministro Marcelo Sain en la cartera de Seguridad. El periodista y escritor desde hace años viene alertando del incremento alarmante de la violencia en la provincia de Santa Fe y reclamando más inversión en gasto social, trabajo, educación y cultura. Después del enfrentamiento declarado el último jueves entre la mayoría de la Legislatura y el gobernador Perotti, las leyes elaboradas por el criminólogo quedaron más guardadas que nunca y las que avanzaron en la última sesión apuntan justamente contra la continuidad del ministro en el cargo. En contacto con Versión Rosario, Del Frade recordó que su reciente voto a favor en la Cámara Baja fue en solidaridad con sus compañeros de Ciudad Futura por la investigación del Caso Trasante: “Las leyes, en líneas generales, no son malas. No estaba de acuerdo con la metodología”.

-¿La Legislatura fue un escollo o un aliado del Gobierno provincial para enfrentar la pandemia?

-La cuestión de lo que significó el intento de darle la mayor cantidad de herramientas desde la Legislatura al Gobierno, más tarde que temprano, se hizo. Yo quería votar rápidamente las leyes de emergencia por lo que significaba esto y ahí empezó un tira y afloje entre el peronismo y el Frente Progresista como principal oposición con Lifschitz como presidente. Terminó el año tal como había empezado, con una gran tensión. Fundamentalmente con sectores conservadores del peronismo muy vinculado a esas estrategias. Un año en donde vimos nosotros que el Gobierno de la provincia estaba muy pendiente de lo que hiciera el Gobierno nacional, no lo vimos con iniciativa. En la Legislatura hubo esta idea permanente de marcar la cancha de la gran mayoría que es del Frente Progresista.

-¿Esta reciente ruptura a los acuerdos entre Ejecutivo y la Legislatura se da por la cercanía con las elecciones del año próximo?

-Igualmente todo empezó mal porque cuando en diciembre Perotti asume y hace ese encendido análisis de la cuestión de la seguridad eso generó muchísimas susceptibilidades dentro del socialismo y el radicalismo y eso no se pudo zanjar de ninguna manera, nosotros hicimos mil intentos y no se pudo zanjar. Por eso los acuerdos tardaban siempre en llegar, por eso tardaron tanto en llegar las leyes de emergencia y eso se ha confirmado especialmente en estos últimos tiempos. Después hay un problema muy grande que tiene el peronismo por dentro, el Senado es un poder conservador muy propio que tampoco le termina respondiendo al gobernador de la provincia y ese es un problema propio del peronismo, casi te diría de la propia historia del peronismo de los últimos 60 años. No lo ha podido resolver y después entonces esas cuestiones son explotadas por los sectores que quieren volver. El 2021 empieza a estar presente ahora claramente, pero desde el principio el Frente Progresista, socialismo y radicalismo, se cruzaron mucho por aquello que dijo Perotti en torno a la seguridad. Pero ahí aparecieron, para mí, más vanidades personales que una discusión de fondo sobre la historia política de la violencia en la provincia de Santa Fe.

-¿Tienen posibilidad de salir las leyes de seguridad propuestas por el ministro Sain?

-Yo creo que sí, que tienen que salir. Tal vez con modificaciones pero tienen que salir. Igualmente el marco de estas leyes no resuelven la seguridad. La seguridad se resuelve, a nuestro entender, con más inversión de desarrollo social, en trabajo, en cultura, en educación. No es una herramienta exclusiva del Ministerio de Seguridad. Por eso es tan interesante también la discusión por el Presupuesto (2021), esa una discusión realmente central.

-¿Te sorprendió la jugada transversal entre el Frente Progresista y los senadores del PJ para arrinconar a Sain? ¿Tu voto a favor estuvo ajeno a la estrategia?

- Desde el primer momento expresé que voté en solidaridad con mis compañeras y compañeros de ruta, que es la gente de Ciudad Futura que está muy dolida por todo lo que tiene que ver con las consecuencias de la investigación del caso Trasante y cómo se manejó todo, de acuerdo a ellos, desde el Ministerio de Seguridad. Así que voté en solidaridad con ellos. No estaba de acuerdo con la metodología pero sostuve la solidaridad con la muchachada de Ciudad Futura. Después, la discusión de fondo se va a seguir dando porque me da la sensación que Perotti va a vetar esto. Las leyes, en líneas generales, no son malas. Lo que pasa es que quieren sacarlo a Sain del Organismo de Investigaciones, eso sí está mal. A mí me parece que en todo caso lo puede subsanar diciendo que eso no sea retroactivo y que Sain siga manteniendo el cargo que ganó lícitamente a través de un concurso. Me parece que eso se podría solucionar así porque además las leyes, efectivamente, no son retroactivas.

-¿El gobernador podrá sostener al ministro de Seguridad en este contexto legislativo tan desfavorable inclusive dentro del propio peronismo?

-Claro, el problema político más importante que tiene el peronismo es con el propio peronismo y especialmente en el Senado. Me parece que allí tienen que estar todas las cartas para retomar un diálogo que le sirva fundamentalmente a la provincia de Santa Fe. A partir de allí no va a ser sencillo el año que viene, un año electoral muy fuerte, que haya lazos y vínculos muy permanentes entre lo que yo veo del oficialismo y la principal oposición. Me da la sensación que hay que resolver los problemas de casa, los problemas internos que tiene el peronismo.

...el problema político más importante que tiene el peronismo es con el propio peronismo y especialmente en el Senado.

-¿Cómo fueron los idas y vueltas de la relación de tu bloque con el Ejecutivo provincial a lo largo del año?

-Nosotros en los primeros meses con lo de la emergencia estábamos totalmente a favor, queríamos que lo traten los más rápidamente posible y ahí estuvimos en una buena relación. Incluso el gobernador tuvo la deferencia de llamarme y eso siempre lo destaco. Pero después cuando empezó a aparecer el trabajo no remunerativo, esto de pagar en negro, ya ahí empezamos a tener diferencias que se fueron profundizando. Después sí apoyando siempre las políticas de fondo de Marcelo Sain en el Ministerio de Seguridad, a pesar incluso de lo que votamos el otro día, y eso lo sigo manteniendo. Después en otros lugares hemos visto al peronismo, al gobierno de Perotti, como un Gobierno, en términos fútboleros, de la segunda pelota: siempre al rebote del primer impulso que dé el Gobierno nacional y eso lo define como un Gobierno absolutamente conservador. Si algo demostró la pandemia es que si el Estado no pone la plata, no tiene decisión, no la pone nadie.

-En este intento de relanzar la gestión del Gobierno Nacional con leyes como la de legalización del aborto o del impuesto a las grandes fortunas ¿apoyás las iniciativas o te sumás a las críticas de un sector de la izquierda?

-Nosotros nos definimos siempre como izquierda nacional, es una izquierda no gorila, es una izquierda que ve al peronismo como lo que siempre fue: la expresión política de la clase trabajadora y por lo tanto es un sujeto histórico que, por más que tengamos roces muchas veces, sigue siendo un lugar que respetamos muchísimo. El impuesto a las grandes fortunas yo lo hubiera votado con 18 manos y ahí hacemos una diferencia muy grande con otros sectores de la izquierda. Después yo veo cosas muy positivas en la idea del intento de regular desde el Estado. Me había gustado mucho la idea de la expropiación de Vicentin, después lamentablemente cayó, a mi entender, en un gran error Fernández cuando saca ese decreto. Me gusta mucho que impulse lo del aborto, me gusta mucho también que se hagan cargo de lo que está pasando con la destrucción del ambiente por parte del capitalismo desbocado que tenemos en el mundo y en Argentina. Pero después no me gusta que haya 5% de aumento para los jubilados. Lo sigo apoyando, apoyo críticamente porque del otro lado está el macrismo.

Dejá tu comentario