Política | Hermes Binner | Socialismo | Partido Socialista

Binner y el homenaje a la militancia

Detrás de la figura política existió un hombre perseverante a una idea de gestión, la cual dotó de confianza a miles de seguidores. Ellos también, como en cualquier proyecto, fueron artífices de la tarea.

Mucho ya se ha dicho de la vida de Hermes Binner por estas horas, desde un repaso biográfico hasta un merecido reconocimiento por cada una de las obras públicas que proyectó y materializó. Quizás sea el momento de valorar también uno de los rasgos que siempre lo caracterizó, aún cuando sus aspiraciones electorales estaban relegadas: ser un militante. Esa palabra vilipendiada infinidad de veces, pero que afortunadamente explica el accionar colectivo por causas que en ocasiones parecen perdidas. Ser un militante nos lleva al llano, nos permite lograr empatía, encontrar un anhelo en común y luchar por conseguirlo. Ese acuerdo en comunidad nos permite soñar, tener utopías y no sentirnos solos. También nos obliga a buscar consensos, organizarnos e intentar mirar un poco más allá del propio ombligo. Más si el sentido de pertenencia está relacionado a la política partidaria, allí el argumento de la solidaridad humana tiene que ser -aunque sea como eslogan- eje de la campaña.

Ver más: Salud pública y descentralización, ejes de los gobiernos de Hermes Binner

La particularidad del exgobernador fue la de ser un militante y al mismo tiempo un líder, contagiar sus ideas a jóvenes y camaradas en los años noventa, la década del fin de las utopías. Seguramente con luces y sombras, con colegas de ruta heridos en el camino e impericias que tuvieron su costo. Pero esa vocación de abrigar desde la salud pública a una ciudad desintegrada por las recetas neoliberales tuvo el mérito de sumar apoyos de personas que hasta ese momento se mostraban desinteresadas en la participación ciudadana. La ofrenda fue para algunos una disrupción tibia y para otros una gesta revolucionaria. Pero sin lugar a dudas fueron transformaciones que siguen vigentes en Rosario y en la provincia de Santa Fe.

Con su ejemplo aprendí que la política es la herramienta para transformar realidades

“Con su ejemplo aprendí que la política es la herramienta para transformar realidades”, así lo recordó una ex colaboradora de los equipos de gestión y, por supuesto, militante del Partido Socialista. El texto lo publicó para saludarlo por su cumpleaños 77 el último 5 de junio, cuando todos ya sabían que su salud estaba muy frágil. Esas palabras fueron el disparador para este homenaje a la militancia. Y aunque existan defectos, se corra el riesgo del sectarismo, la endogamia o el fanatismo; la posibilidad de seguir apostando a cambiar desde lo colectivo tendrá más a favor que en contra. Tal vez la tarea como sociedad sea intentar ampliar las coincidencias, buscar los puntos en común y matizar las diferencias. Independientemente de la afiliación partidaria, sabiendo que hay líderes en otras escuderías y que la pretensión de exclusividad termina expulsando a quien puede estar acompañando.

Embed

Militar es poner el cuerpo, es pasar buenos y malos momentos, es sopesar variables arriesgadas para un fin determinado. Cuando era intendente, y quería llegar a la gobernación, este médico caminante fue uno de los espectadores de una proyección contra su querido PSP. La indómita reacción dejó con la boca abierta a los organizadores del Partido Justicialista, él pasó a ser la figura, Hermes se transformó también en un “incorregible” como cualquier otro peronista. Demostró que meterse en el barro también es una virtud, mal que le pese a algún correligionario santafesino.

El recuerdo no es sólo a un hombre, sino también a todos aquellos que escoltaron los proyectos para hacerlos realidad. Los que sostuvieron una idea para plasmarla, los que se animaron a creer. El homenaje es a la militancia y en su vida Binner supo honrarla.

Dejá tu comentario