Actualidad | bajante del río Paraná | Assa | Aguas Santafesinas

Por la bajante del río Paraná, la extracción de agua demanda más inversión

Estimaciones dan cuenta que la bajante del río Paraná demandó 350 millones de pesos en infraestructura y otros 100 millones más en energía, insumos y personal.

Aguas Santafesinas (ASSA) puso en marcha en febrero pasado una nueva bomba de captación en su planta del barrio de Arroyito, que reemplazó a otra que tenía 50 años de antigüedad y era empleada para extraer agua del río para generar los 600 millones de litros que consumen más de un millón de persona en la ciudad y localidades del Gran Rosario. La bajante del río Paraná complica las cosas y el costo de generar agua potable aumentó considerablemente.

Entre las inversiones que tuvo que realizar Aguas Santafesinas (ASSA) para generar agua potable en el contexto de bajante, se destacan el refuerzo en la captación de agua, lo que implicó la instalación de nuevas bombas de extracción, extensión de cañerías y tendidos eléctricos; pero también más consumo de energía, insumos para la limpieza del agua y para análisis de laboratorio.

A su vez, desde principios que la compañía de aguas debió realizar varias obras para asegurar la captación de agua en las plantas potabilizadoras. En estos últimos meses en que el caudal del río Paraná no volvió a recuperarse, los esfuerzos se fueron sumando para garantizar la normal prestación del servicio de agua potable a toda la población.

Dejá tu comentario