Actualidad | "Aguas Santafesinas" | Bajante del río | Aguas Santafesinas

Bajante del Paraná y llegada del calor: cómo cuidar el agua y evitar derroches

El agua potable es fundamental para mantener la higiene corporal y de los ambientes. Recomendaciones para cuidarla ante el encarecimiento de costos.

Ante la inminente llegada del calor y la imposibilidad de vacacionar muchos rosarinos ya piensan en cómo pasar este verano en casa de la mejor forma. Las piletas de lona son la opción más accesible y por ello en estos meses se incrementaron las ventas. No obstante, al utilizarse sin filtros, requieren de un recambio constante del agua, por lo que el derroche del suministro preocupa a las autoridades de la empresa Aguas Santafesinas (Assa).

El presidente de la empresa estatal, Hugo Morzán, apeló al “compromiso social de un uso responsable y solidario del agua potable” de cara a la temporada estival que se avecina, en un contexto de pandemia por covid-19 y con una persistente bajante del río Paraná.

Morzán remarcó que es importante que el recambio del agua de las piletas de esparcimiento –en un período donde muchas gente se quedará en su hogar- se haga con una periodicidad lo más amplia posible. Explicó que el mayor inconveniente "es con las piletas de lona, porque se llenan y se renueva el agua en forma constante”, para lo cual recomendó “el agregado de algunas gotas de cloro y taparlas con una lona cuando no se usa, para que el agua de esas piletas de 5.000 litros de capacidad en promedio se pueda mantener en condiciones durante varios días”, concluyó.

Bajante y costos

Un factor determinante para la provisión del servicio es la bajante del río Paraná, que persiste desde hace varios meses, e “incrementa notablemente los costos de producción del agua potable. No es lo mismo levantar el agua dos metros más arriba que dos metros más abajo, sobre todo cuando pensamos en el volumen de agua que producimos en la planta potabilizadora Rosario: son 600 mil toneladas por día que se extraen y elevan del río y se bombean hasta 20 kilómetros de distancia para abastecer a 1.200.000 vecinos”, describió el directivo de Assa.

A eso se suma que “las características del agua hacen que tengamos mayor cantidad de materia disuelta en el río, entonces tenemos que decantar mucha mayor cantidad, y esto implica la utilización de más cantidades de cloro, lo que hace que la producción del metro cúbico sea más cara, sumado a que esos insumos están dolarizados”, añadió.

Morzán recordó que desde el inicio de la pandemia Assa se fijó objetivos claros: asegurar la prestación de un servicio esencial para la prevención del Covid-19, como es el agua potable, que se distribuye a más de dos millones de santafesinos en 40 ciudades; y preservar a sus trabajadores por ser imprescindibles para brindar los servicios.

Dejá tu comentario